Guía práctica para compartir vivienda con un desconocido

Guía práctica para compartir vivienda con un desconocido

¿Sabe qué se debe tener en cuenta al buscar el inmueble y al elegir al nuevo 'roomie'?

Compartir vivienda

Al tomar en arriendo una habitación y convivir con otros se bajan costos; además, la zona es clave para reducir desplazamientos.

Foto:

iStock

Por: Julio C. Galeano G. 
05 de julio 2019 , 07:07 p.m.

Alquilar una habitación, dividir gastos y compartir un apartamento son prácticas cada vez más comunes entre las personas que quieren independizarse o que llegan a estudiar o a trabajar a una nueva ciudad.

A estas se suman quienes no pueden costear el arriendo de una vivienda, e, incluso, quienes viven lejos y deciden estar más cerca de su lugar de actividad.

Con esta dinámica no solo se ha consolidado una forma de habitar los espacios, sino una posibilidad de negocio para quienes tienen un inmueble, les sobran habitaciones y necesitan un ingreso adicional, que les sirve para bajar los costos que implica ser propietarios de una vivienda.

(Lea también: Familias, a comprar vivienda más fácil con doble subsidio)

Algo muy común de esta práctica es que quienes comparten no siempre se conocen. De hecho, el contacto se puede lograr a través de algunos familiares, amigos o personas de su entorno que saben de alguien que está arrendando una habitación.

Es una de las formas que genera mayor confianza, pues resulta ser casi que una recomendación directa para compartir la vivienda. Aun así, es importante tener en cuenta algunas reglas no solo para dar con el "roomie" o compañero de cuarto correcto, sino para encontrar el espacio indicado.

Correos electrónicos y teléfonos se validan para luego poder ubicarlos fácilmente

¿Dónde buscar?

Por ejemplo, en los sectores universitarios es más frecuente encontrar este tipo de oferta, que –vale aclarar– no solo es para estudiantes, sino que atrae a todo tipo de personas que quieren una habitación, por ejemplo, cerca a su lugar de trabajo.

A los avisos en las ventanas se suman, para el caso de la oferta cerca de las universidades, páginas de compra y venta que se publican en las redes sociales, y que manejan un inventario creciente de inmuebles para alquiler, y, de paso, perfiles para encontrar el "roomie" ideal. En este caso es importante saber que cualquiera puede publicar en estas páginas, no importa si está o no vinculado a la universidad.

(Le puede interesar: Créditos del 90% y otras medidas que podrían ayudarlo a comprar casa)

Vale desatacar que hay empresas que incursionan de una manera más formal en el negocio, con el fin de ofrecer respaldo y seguridad. Es el caso de Saúl Ramírez, cofundador de la plataforma Rumis.co, quien explica: “Nosotros validamos los correos electrónicos y los teléfonos de los contactos de las personas que acceden a nuestro portal para luego poder ubicarlos fácilmente”.

“También tenemos varios canales por los que estamos intentando educarlos para que no sean estafados y cumplan con los requisitos de seguridad. Por esos mismos medios, todo el tiempo los escuchamos y atendemos sus solicitudes y dudas, que, obviamente, también incluyen la elección del espacio físico”.

(Además¿Busca vivienda usada en Bogotá en estratos 3 y 4? Así está el mercado)

Eligiendo la habitación

En este punto, lo primero es conocer si se trata de un espacio completo, un cuarto privado o –como se ha destacado– uno compartido. Esto significa verificar si ya hay otras personas habitando el inmueble, el tamaño de la propiedad y del cuarto, las comodidades y servicios que ofrece, como, por ejemplo, wifi, baño propio o mobiliario. Durante la elección del lugar también es importante tener claro si hay gastos adicionales, además del pago mensual tradicional.

Al margen de lo económico, y no menos importante, es indispensable mirar cuáles son las normas básicas de convivencia, entre ellas, si se permite o no fumar o tener mascotas, horarios, etc.

Para hacerse una idea y evitar sorpresas en el futuro, esto incluye, en algunos casos, una breve presentación de quienes van a compartir el espacio, e incluso, uno o dos párrafos de lo que el dueño del inmueble busca del inquilino, y, claro, de lo que este quiere del lugar al que llega y del tipo de compañía. Por ejemplo, si prefiere compartir con hombre o mujer, el rango de edades, y qué actividad tiene.

Consejos para la convivencia

Si noviazgos de siete o más años se acaban cuando se van a vivir juntos, irse con alguien recién conocido podría resultar muy complicado si no se siguen, de parte y parte, algunos consejos básicos de convivencia:

Desde el principio hay que dejar claro si en el pago del arriendo va incluido el costo de servicios públicos. Si no es así se debe pactar el valor. También es importante que cada persona mantenga aseada y ordenada su habitación, así como los espacios que utiliza, con el fin de incomodar al otro lo menos posible, por esto mismo, es mejor no tomar ‘prestadas’ las cosas ajenas y que cada uno tenga su propio mercado y sus propios elementos. 

Una relación cordial es clave. No significa ser los mejores amigos, pero sí es necesario tener una buena comunicación. En términos generales, el éxito del proceso incluye establecer normas conocidas por todos los residentes de la vivienda.

Si noviazgos de siete se acaban cuando se van a vivir juntos, irse con alguien recién conocido podría ser peor

Las normas habituales

Aunque las personas cada vez pasan menos tiempo en sus viviendas y los momentos en que se comparte con otros dentro del lugar no son muchos, Ramírez señala que las normas internas de convivencia son indispensables. Sin olvidar que también se deben respetar las normas del edifico al que llega, en caso de que sea un apartamento.

Sobre esto, el presidente del Colegio de Administradores de Propiedad Horizontal de Bogotá, Germán Molano, explica que cuando se constituye un edificio es obligatorio tener un reglamento que todos los habitantes deben cumplir por igual.

“Uno de los capítulos de ese reglamento es el que trata los derechos, las obligaciones y las prohibiciones; dentro de estas últimas, la más común es la de no perturbar la tranquilidad de los demás”, anota el directivo, quien agrega que si este reglamento se incumple el administrador debe informarle lo sucedido, en primera instancia, al consejo de administración.

En línea con esto, Ximena Montaño, quien ha utilizado estas plataformas de alquiler, cuenta algunas de sus experiencias. Por ejemplo, comenta que en el lugar que habita actualmente no puede hacer fiestas, mientras que en otro era permitido, pero con una hora límite.

Otra de las normas que Montaño debe cumplir donde vive es no llevar a dormir a nadie. Incluso, tampoco le permiten el ingreso de personas que no vivan en la casa.
Así, lo cierto es que cada caso es particular y el inquilino es el que decide qué es lo que más se adapta a sus necesidades, claro, teniendo como regla de oro la convivencia.

JULIO C. GALEANO G..
Vivienda y Construcción
Twitter: @JulioCsarGalea7

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.