El punto final del inusual rifirrafe en la cúpula económica del país

El punto final del inusual rifirrafe en la cúpula económica del país

El Presidente se refirió a llamada en la que gerente del Emisor reconoce que no hay estancamiento.

Echavarría y Duque

El presidente Iván Duque se encontró frente a frente con el gerente del Banco de la República, Juan José Echavarrí­a, al cierre de la Convencón Bancaria en Cartagena.

Foto:

Cortesía Banco de la República

Por: Economía y Negocios
08 de junio 2019 , 07:50 p.m.

Una diferencia de 5 décimas en la cifra de crecimiento de la economía colombiana en el primer trimestre del presente año enfrascó a la cúpula económica del país en un inusual rifirrafe durante esta semana.

El Banco de la República, entidad técnica que conduce la política monetaria, habló de un estancamiento de la economía, puesto que, desde la perspectiva de Juan José Echavarría, gerente del Emisor, la cifra más limpia sobre los resultados de la producción del país en los tres primeros meses del año no es el 2,8 por ciento de la serie original que calcula el Dane, sino 2,3 por ciento, también elaborada por la misma entidad, de la serie desestacionalizada, es decir, sin el efecto de los días hábiles que sumó en el 2019 el hecho de que la Semana Santa no cayó en el primer trimestre, como sí sucedió el año pasado.

La sustentación de Echavarría para hablar de estancamiento se basó en que el cambio de la producción entre los trimestres terminados en diciembre y marzo fue cero.
En contraste, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, sostuvo que se trata de un rebote de la economía después de haber tocado fondo, lo que puede generar pesimismo entre algunos analistas de mercado, pero “no es común que lo haga un gerente del banco central”.

Si bien reconoció que el primer trimestre no fue tan bueno, dijo que la economía está alzando vuelo, luego de que se supere el freno que le puso el sector construcción, que se va a recuperar a lo largo del año.

La cifra de crecimiento, de 2,3 por ciento y no de 2,8 por ciento, como se ha dicho, fue mala

Las palabras de Echavarría eran contrarias a las del jefe de las finanzas públicas: “La cifra de crecimiento, de 2,3 por ciento y no de 2,8 por ciento, como se ha dicho, fue mala”, lo que para algunos analistas muestra la sorpresa del funcionario frente al 3,2 por ciento que pronosticaba el equipo técnico del Emisor.

“Sorprendió que el Banco de la República, utilizando un lenguaje más propio de gobierno que de banco central independiente, hubiera afirmado un par de semanas atrás que el PIB real alcanzaría esa cifra del 3,2 por ciento anual. Eso ocurrió cuando ya era evidente que el índice de seguimiento a la economía (ISE), del Dane, venía a ritmos de solo un 2,7 por ciento anual a febrero de 2019 y que el mes de marzo había enfrentado los negativos efectos de los paros indígenas en el sur del país”, sostuvo Sergio Clavijo, director del centro de estudios económicos Anif.

El debate se acaloró

El enfrentamiento subió de tono luego de que el gerente del Emisor expresó que –posiblemente– una razón de que no se esté creciendo más es la “polarización política”. Al comentar esa explicación, el ministro de Hacienda utilizó expresiones como “creo que es paja”, pues llevaba tiempo pidiéndole al gerente la información concreta que sustenta esa hipótesis, y no se la había dado.

Pero el punto final del capítulo que generó la discordia entre Hacienda y el Emisor llegó con la intervención del presidente Iván Duque, en la clausura –el viernes– de la 54.° Convención Bancaria en Cartagena, donde comentó sobre una llamada de Echavarría, la mañana de ese día, en la que –dijo el mandatario– “reconoció que la economía no está estancada, sino que se está recuperando, y hay que trabajar para hacerla crecer”.

En un sentido similar opinó el exministro de Hacienda Mauricio Cárdenas, al expresar que “más allá de las cifras del PIB, hay que buscar consensos para la agenda que se viene”.

Y, por los analistas de mercado, Juan David Ballén, de Casa de Bolsa, expresó que “la polarización política sí puede afectar la confianza interna y tener un efecto a largo plazo debido a que, por la falta de acuerdo para poder aprobar las reformas necesarias para el país, estas se demorarían más allá de lo previsto”.

Temperatura de la economía

Todo este debate sucede frente a la foto de la economía colombiana en la que, si bien los principales indicadores que establecen si la producción del país está o no en un buen estado de salud –de forma individual– dan señales de estar alentados, el PIB como tal no crece a los ritmos deseados.

En ese escenario, el ministro de Hacienda es de los que están convencidos del vuelo que tomará la economía en el resto del año. “Estoy totalmente convencido, junto con el Banco Mundial y diversos analistas, de que esta economía, en un escenario neutral, crecerá al 3,6 por ciento este año”, dijo Carrasquilla.

Su convicción la soporta en el hecho de que el producto interno bruto se expandió 2,8 por ciento en el primer trimestre del año, o 2,3 por ciento si se le quita el efecto del trimestre del año pasado, que incluyó la Semana Santa. Esta cifra, para algunos analistas, no es nada escasa, teniendo en cuenta que el país venía desde el 2017 con crecimientos trimestrales que no alcanzaban el 2 por ciento.

A ello se le suma el comportamiento de dos de las ramas gruesas de la economía que están ganando ritmo. Es el caso del comercio, cuyas ventas al por menor se expandieron en 6 por ciento en marzo, lo que, de paso, concuerda con el consumo de los hogares, que puso el 72 por ciento del PIB del primer trimestre.

Con impulso también está la industria, que avanza en terreno positivo y en marzo tuvo una variación real del 3,3 por ciento.

La inversión crece

Por el lado de las exportaciones, en abril crecieron menos frente a las cifras de dos dígitos en el 2018, pero se expandieron en 4,9 por ciento en el cuarto mes del 2019.

En cuanto a la inversión extranjera directa, el mismo Banco de la República divulgó hace unos días el resultado de la llegada de capitales extranjeros en el primer trimestre del año, que logró la mejor cifra, para este periodo, de los últimos tres años, al llegar a 3.335 millones de dólares de enero a marzo, lo que representó un alza del 68,4 por ciento (fue de 1.980 millones de dólares en igual periodo del 2018).

Claramente, el lastre del primer trimestre, como lo señaló Carrasquilla, fue el sector de la construcción residencial y no residencial, que tuvo una caída de 8,8 por ciento, por lo que, sin la rama de edificaciones, la economía, en la serie original, no había crecido 2,8 sino 3,2 por ciento.

De ahí que el encuentro de Duque, Echavarría y la junta en pleno del Emisor –que en principio no estaba agendada para esta Convención Bancaria– pareció ser el punto final a la controversia, tras la cual el mensaje del primer mandatario de los colombianos, tanto a las partes en controversia como a todo el país, fue “trabajar más para llevar el país por la senda del crecimiento”.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.