La dura batalla para salvar el empleo en tiempos de pandemia

La dura batalla para salvar el empleo en tiempos de pandemia

Despedidos dan la pelea. Los que quieren despedir, también. 3.625 peticiones a Mintrabajo. 

TransMilenio

En Colombia de 22 millones de personas ocupadas hay 11 millones que son asalariados. Muchos, empiezan a retornar a sus actividades esta semana.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO

Por: Por: Martha Morales Manchego
29 de abril 2020 , 11:48 a.m.

Los afectados han interpuesto 245 tutelas, muchas de ellas colectivas, invocando el derecho al trabajo. El Ministerio del ramo ha recibido 1.727 solicitudes de empresas que quieren autorización para despedir o suspender contratos, y 1.710 querellas a partir de las cuales ya ha dado apertura a 80 investigaciones por desacato a la orden perentoria de salvar empleos hasta donde sea posible. Pero también hay que destacar que existen empresas que, en medio de la dificultad, se están dando la pela por mantener la mano de obra que –en las buenos tiempos– les permitió crecer y ser productivas.

Se destacan algunos pocos negocios del sector hotelero, que, pese a estar entre los que paralizaron actividades del todo, establecieron acuerdos con sus empleados para que fueran a cuarentena con un salario inferior, pero compensado con el adelanto de las primas y aplazamiento de las obligaciones en créditos de libranzas.

Este es parte del panorama laboral en Colombia, tras un mes largo desde que el coronavirus empezó a deambular entre nosotros. Las cifras son el preámbulo al destape, por parte del Dane, del dato de desempleo de marzo, y a unas horas de conmemorarse el Día Internacional del Trabajo.

(Lea también: Fallecidos por coronavirus ya son 269 ¿Qué revelan las cifras?)

La preocupación por el empleo en Colombia no es para menos. El ministro Ángel Custodio Cabrera calificó como una “desbandada” lo que sucedió aun sin que pasaran muchos días de la declaratoria de emergencia nacional.

“En menos de un mes, unas personas que se llaman entre comillas ‘empresarios’ empezaron a suspender contratos, a mandar a la gente a licencia no remunerada (lo que en condiciones normales solicita el empleado y no se le puede imponer), y a cancelar contratos de trabajo”.

No iban ni 30 días de cuarentena. La economía empieza a reabrirse y piden autorización para suspender hasta por 4 meses

El cálculo oficial de la pérdida de empleo aún es un enigma que se resolverá con los registros que consolide la Pila (Planilla Integrada de Aportes), la que, sin embargo, solo mostrará la baja en el empleo formal, es decir, el que cotiza a la seguridad social.

Pero, además, la pandemia sacó en alto relieve la condición precaria del empleo en el país: de 22 millones de personas ocupadas hay 11 millones que son asalariados (entre estos están los que ponen en la mira para despidos y reducción de salarios), pero 9,5 millones son trabajadores ‘cuenta propia’, donde está la mayoría de los que quedaron sin actividad tras la orden de confinamiento.

(Además: Teletrabajo, difícil para mayoría de personas de bajos ingresos)

“Expedimos varias normas para proteger el empleo. En el sector público no pudimos salvar contratos de prestación de servicios que se vencieron antes de los decretos. Tampoco se pudo proteger a tercerizados, donde hubo despidos sin dolor”, recordó Cabrera en un debate de control político, el martes, en el Congreso de la República.

En menos de un mes, unas personas que se llaman entre comillas ‘empresarios’ empezaron a mandar a la gente a licencia no remunerada y a cancelar contratos de trabajo

Por ejemplo, en total, el Ministerio de Trabajo está tramitando 3.625 intervenciones, 1.070 de las cuales provienen de empresas que piden pista para tomar decisiones en materia laboral, acogiéndose al llamado ‘hecho constitutivo de fuerza mayor’, es decir, la pandemia.

Otra de las solicitudes que –según dijo– lo sorprendió, es la de 645 empleadores que buscan autorización para la suspensión temporal de actividades hasta por 120 días. “No iban ni 30 días de cuarentena. La economía empieza a reabrirse y piden autorización para suspender hasta por 4 meses”.

En cuanto a las querellas tramitadas por presunta violación de los derechos de los trabajadores, el ministro indicó ante el Legislativo que, de 1.710 se ha dado apertura de investigación a 80 casos, otros 10 están en práctica de pruebas, 9 fueron resueltos en beneficio de los trabajadores; 158 aún permanecen en investigación preliminar y, la mayoría, el 75 por ciento, pasa la etapa de agotamiento de la función preventiva.

El efecto de la pandemia sobre el empleo apenas comienza

La preocupación que flotó en el debate virtual, en plenaria de la Cámara de Representantes, es que el efecto de la pandemia sobre el empleo apenas comienza.

Un termómetro inicial de despidos es el que pone la solicitud de subsidios de desempleo a las cajas de compensación familiar. Según los datos expuestos en el Congreso, con corte al 21 de abril se registran 453.577 postulaciones de los que buscan obtener apoyo al cesante.

Tras las respectivas revisiones quedaron 124.835 solicitudes que tendrán posibilidad de obtener el subsidio al desempleo; las cajas han asignado 43.958 y en próximos días se llegaría a 90.000.

Según las sumas iniciales de Mintrabajo, para cubrir el paquete de apoyo que implica el subsidio al cesante a más de 120.000 colombianos se requieren entre 300.000 y 400.000 millones de pesos, recursos que no estarían disponibles en las cajas de compensación, teniendo en cuenta que sus ingresos dependen del aporte parafiscal que hacen las empresas por cada trabajador, y en la actualidad, como estas están funcionando a media marcha, toman la decisión de recortar personal. Es decir, los parafiscales se bajan automáticamente.

A ello se le agrega que, por lo pronto, la perspectiva es que la demanda de subsidios de desempleo aumente, y, aun si la economía empieza a reactivarse, se necesitaría asignar al menos unos 200.000 subsidios.

“En el Gobierno se buscan salidas para apoyar en ese sentido, pero la chequera la tiene el Ministerio de Hacienda”, indicó

Para algunos analistas, la cifra de desempleo de marzo, que se conocerá el próximo jueves, aún no reflejará el impacto del coronavirus, el cual es inevitable, pues el empleo está en manos de las empresas que, sin productividad, no logran absorber toda la mano de obra que tenían.

En ese contexto, el Ministerio de Trabajo estableció tres escenarios para el mercado laboral, que dependen de qué tanto se contraiga la economía. Si cae a - 0,3 por ciento, se perderían entre 70.000 y 100.000 empleos; si la cifra fuera -1,8 por ciento, tendríamos que restar 421.297. Pero si la reducción llega a ser del 5 por ciento, de los números del mercado laboral saldrían 1’170.270 empleos. De ahí que se destaque el papel jugado por muchos empleadores que, acatando el llamado de salvamento del empleo, han permitido proteger 41.000 trabajos, lo que favorece a numerosas familias colombianas.

¿Qué hará el Gobierno por el mercado laboral?
Ángel Custodio Cabrera

El ministro Ángel Custodio Cabrera.

Foto:

Héctor Fabio Zamora. EL TIEMPO

El ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, respondió algunas inquietudes.

¿Cree usted que las empresas han participado lo suficiente en la protección del empleo?

Sí, en su mayoría han atendido el llamado que he hecho desde el ministerio, los empleadores han hecho un esfuerzo desde el comienzo del aislamiento y a su vez el gobierno también ha dispuesto ayudas con un grupo de líneas de crédito, con garantía de la Nación, para contribuir a la subsistencia de las empresas y al pago de nóminas en medio de esta situación.

Existen líneas de crédito para empresas pequeñas, medianas y grandes, de todos lso sectores de la economía, así como para sectores específicos afectados en mayor medida por la emrgencia actuyal, como el turístico, aviación, organizadores de espectáculos públicos, y sus respectivas cadenas de suministros. Así, mismo hay una linea destinada a empresas jóvenes, de entre 6 meses y 5 años de vida. Es un portafolio bastante amplio que incluye plazos amplios, periodos de gracia y tasas de interés compensadas.

En particular estamos haciendo una labor especial con los casos de quejas de trabajadores que manifiestan haber sido obligados a solicitar una licencia no remunerada

Entre los casos que le han llegado al Ministerio hay algunos con mérito para aplicar multas.

Seguramente sí, debemos proteger los derechos del trabajador, y para ello emprendimos la fiscalización rigurosa. Al 27 de abril habíamos recibido 1.899 querellas por violación de derechos de los trabajadores con ocasión de la emergencia sanitaria.

En particular estamos haciendo una labor especial con los casos de quejas de trabajadores que manifiestan haber sido obligados a solicitar una licencia no remunerada. Estamos comprometidos con los derechos del trabajador, y para prevenir abusos se expidió la Circular 27 de 2020, que precisamente advierte sobre la ilegalidad de las licencias no remuneradas coaccionadas.

Cree que se debería condicionar el apoyo estatal que se les otorgue a las compañías con el salvamento de puestos de trabajo. Es decir, que se les ayude con créditos y medidas solo si ellas mantienen los empleos.

Este ministerio apoya esa visión. Muchos están haciendo un esfuerzo importante en medio de la crisis, y el gobierno debe reconocer a quienes hayan mostrado su voluntad de proteger al trabajador.

Las proyecciones del Ministerio sobre pérdidas de trabajo exigen pensar en más recursos para otorgar subsidios al cesante ¿Qué alternativa está buscando el Gobierno en ese sentido?

Estamos trabajando con las cajas de compensación para que maximicen los recursos que ya tienen disponibles por el recaudo del parafiscal, pero sabemos que también se necesitarán recursos del presupuesto general y estamos haciendo la gestión.

Finalmente, ¿qué viene ahora en materia de política laboral para recomponer lo que suceda con el mercado laboral? 

Este gobierno se planteó desde el plan de desarrollo atacar causas estructurales del desempleo y de la informalidad como lo es, de manera significativa, la baja pertinencia en la formación de los colombianos. Es decir, muchos estudian o se forman en cosas que no son las que realmente necesita o busca el aparato productivo.
Por eso creamos el Sistema Nacional de Cualificaciones, para garantizarle a los colombianos que cuando escojan en que se van a formar, sea algo que si tenga futuro en el mercado laboral. Eso en el escenario post covid va a ser aún más relevante, porque las nuevas condiciones sociales y de la economía, van a tener que reflejarse en la formación que ofrecen instituciones como el SENA, o como todas aquellas que formen talento humano para el trabajo.

Asegurar la formación de competencias pertinentes y de calidad para el empleo, que respondan a las necesidades del sector productivo, es una forma de combatir el desempleo estructural.

A su vez, estamos trabajando para facilitar el proceso por el cual los buscadores de trabajo encuentran las vacantes disponibles, y así reducir el componente friccional del desempleo. Para ello estamos en el montaje de una nueva plataforma del Servicio Público de Empleo,

MARTHA MORALES MANCHEGO
REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS
Twitter: @marthamoralesm

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.