Secciones
Síguenos en:
El negocio de las oficinas, trabajando para ajustarse a los cambios
cowo

Las oficinas ajustan sus protocolos para la nueva etapa de la pandemia.

Foto:

Diego Santacruz. EL TIEMPO

El negocio de las oficinas, trabajando para ajustarse a los cambios

Aunque la pandemia impulsó el trabajo en casa, hay sectores que requieren espacios laborales. 

Al hablar o escribir de tendencias en el negocio corporativo o de oficinas, antes del covid- 19, siempre había menciones sobre la flexibilidad, la conectividad y el trabajo colaborativo como respuestas a las exigencias de los empresarios, varios de ellos pertenecientes a las nuevas generaciones.

También se hacía alusión a algunos directivos más conservadores que habían aplazado esos cambios en sus espacios laborales o que estaban en camino de hacerlos.

Sin embargo, la emergencia y el aislamiento obligatorio preventivo aceleraron esos procesos en Colombia y en el mundo. Así lo advierte un informe de McKinsey & Company sobre el impacto del coronavirus en el mercado inmobiliario, en el cual señala que “el distanciamiento físico ha cambiado directamente la forma en que las personas habitan e interactúan con el espacio físico”. Además, agrega que “los efectos colaterales del virus han reducido la demanda de muchos tipos de espacio, quizás por primera vez en la historia moderna”.

(Le puede interesar leer: Estas son las profesiones que están en riesgo tras el coronavirus)

Confirma, incluso, cómo esto ha creado una crisis sin precedentes para la industria de bienes raíces. Sin embargo, anota que "más allá del desafío inmediato, cuanto más persista esta crisis, más probabilidades tendremos de ver cambios de comportamiento transformadores y duraderos". Ya está sucediendo, y aunque es un hecho que las oficinas no se acabarán, también es cierto que muchas de ellas no volverán a operar como lo hacían hasta mediados y finales de marzo pasado.

El trabajo remoto no es nuevo, eso es claro, pero en este escenario de pandemia se consolidó y ha sido una actividad a la que nos hemos tenido que adaptar; sin embargo, todavía hay personas que creen que los espacios laborales son indispensables. Por ejemplo, datos de la firma JLL Colombia señalan que "el 44 por ciento de los trabajadores extrañan la interacción humana y socializar con los colegas". De estos, "el 37 por ciento tiene menos de 35 años y 54 por ciento, más de 50".

(Le puede interesar: 'Vivienda campestre, en un escenario de nueva virtualidad')

En este punto, el concepto del coworking sería una de las respuestas a las tendencias reveladas por JLL Colombia. Incluso, tras dialogar con varios empresarios, las opiniones apuntan a que las oficinas tendrán que acelerar una renovación que deberá incluir, precisamente, oferta para las pequeñas y medianas empresas, en muchos casos conformadas por emprendedores que buscarán encontrarse con otros, pero en ambientes menos 'acartonados' y tradicionales. Es decir, los nuevos espacios corporativos serán para trabajar, pero también para reunir a personas de diferentes disciplinas interesadas en sellar alianzas y hacer negocios.

Y, claro, es cierto que la confluencia de muchas personas en un mismo lugar podría resultar inconveniente antes de que se desarrolle un tratamiento para el covid- 19, según advierte la multinacional. Sin embargo, una vez haya vacuna o baje radicalmente el riesgo de contagio, las oficinas no solo no morirán, sino que continuarán su transformación (…) de la mano con la oferta de valor de los espacios flexibles", anota.

(Siga leyendo: Aislamiento selectivo: La nueva realidad de las copropiedades)

Juan Carlos Delgado, gerente en Colombia de Cushman & Wakefield, coincide en que los espacios colaborativos serán determinantes para las empresas que quieran algo muy flexible y sin contratos a largo plazo, pero algo clave, sin duda, será el cumplimiento de estrictos protocolos de seguridad, porque, tal como lo reveló una reciente encuesta de la compañía en el mundo, "la gente quiere retornar a sus lugares de trabajo". La cuestión es que ahora, además de servicios y buena arquitectura, el cuidado a la salud será otro valor agregado para los inversionistas e inquilinos; algo en lo que, incluso, la construcción sostenible ya tiene un camino recorrido.

GABRIEL E. FLÓREZ G.
Twitter: @GabrielFlorezG

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.