El avance de Colombia y la región en medio de la turbulencia

El avance de Colombia y la región en medio de la turbulencia

Así logran crecer Latinoamérica y el Caribe, y el ritmo de Colombia supera el promedio. 

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal

La secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, durante la presentación del informe sobre América Latina y el Caribe.

Foto:

José Méndez / EFE

25 de agosto 2018 , 09:54 p.m.

Hecho número uno: América Latina y el Caribe lograrán crecer este año más que el año pasado. Hecho número dos: sin embargo, no será tanto como se estimaba en abril. Hecho número tres: mientras que a toda la región la Cepal le acaba de recortar el pronóstico de crecimiento, a Colombia se lo subió (una décima, pero subió). Y un cuarto hecho: lo que se espera que crezca Colombia será más de lo que se calcula para toda la región.

Esos cuatro puntos son un primer resumen del Estudio Económico de América Latina y el Caribe que presentó este jueves la Cepal.

Para Alicia Bárcena, secretaria de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de las Naciones Unidas, el hecho de que la región siga creciendo, pese a las turbulencias internacionales, pero menos de lo proyectado hace unos meses, “nos insta a redoblar esfuerzos para generar una reactivación, sin caer en ajustes fiscales excesivos. Aquí la integración regional puede jugar un papel fundamental, y hacia allá debemos apuntar”.

De acuerdo con el informe, en el que se hace un primer balance del año y se revisan las perspectivas, América Latina y el Caribe crecerán 1,5 % en promedio este año, por encima del 1,2 % que se creció el año pasado, pero no el 2,2 % que la misma Cepal estimaba en su cálculo anterior, en abril.

En cambio, en las nuevas estimaciones, la Cepal ve a Colombia creciendo en el 2018 2,7 %, un poco más del 2,6 % que pronosticaba en su informe de abril.

¿Cuáles son los factores que están determinando estos ritmos de crecimiento en los países de la región?

Por supuesto que, para cada economía, siempre son claves los factores globales, pero esta vez lucen más influyentes por un entorno internacional más enrarecido. El informe destaca los efectos de la guerra comercial que inició el presidente de Estados Unidos, Donald Trump; riesgos geopolíticos crecientes; una caída en los flujos de capitales hacia los mercados emergentes en los últimos meses; un alza en los niveles de riesgos soberanos; depreciaciones de las monedas locales frente al dólar, y una expansión económica mundial que tiende a desacelerar. No sobra comentar que tras casi todas estas variables hay un factor común: los Estados Unidos de los tiempos de Trump.

De otro lado, en aquellas economías en las que la perspectiva mejoró, desafiando la tendencia regional, son importantes algunos factores internos como el consumo, o las expectativas de que se conserve el terreno recuperado por los precios de las materias primas.

América Latina y el Caribe crecerán 1,5 % en promedio este año, por encima del 1,2 % que se creció el año pasado, pero no el 2,2 % que la misma Cepal estimaba en su cálculo anterior, en abril

En Colombia, justamente, están presentes esos dos factores. Así, al igual que analistas de otras organizaciones, en la Cepal ven que un importante sustento para el crecimiento viene de un repunte de la demanda interna, que, en el caso de Colombia, se expresa en que el consumo de los hogares tuvo un crecimiento de 2,7 % en el segundo trimestre, pero, más significativo, el consumo del Gobierno aumentó en 5,6 %, lo que no deja de generar preguntas sobre la sostenibilidad de ese aporte a la expansión, cuando, desde el Gobierno, se menciona tanto la idea de austeridad.

En el caso del gasto de los hogares, ha sido relevante un mayor clima de confianza, el cual, de acuerdo con un informe similar presentado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), ha sido estimulado por un mayor valor de las exportaciones. Colombia es parte del grupo de naciones beneficiadas por los mejores precios de las materias primas que se envían al exterior, especialmente, del petróleo, junto a otras como Perú o México.

Cuando la Cepal habla de riesgos geopolíticos, Colombia termina siendo un beneficiario. El informe se refiere, por ejemplo, a las sanciones de Trump contra Irán luego de retirar a Estados Unidos del acuerdo nuclear. Gracias a ese episodio, ahora se proyecta que el precio del petróleo sea, a lo largo de este año, 30 % superior al de 2017.

El panorama que pinta esta vez la Cepal muestra varios terrenos en los que Colombia luce bien, como el comercio exterior o los precios, pero particularmente uno en el que sigue flojo, el empleo.

En inflación, por ejemplo, en Colombia los precios suben 3,1 % al año, menos de la mitad del promedio de la región, que es 6,5 % a junio. Por supuesto, este cálculo no incluye a Venezuela, en donde la medición del proyecto Inflación Verdadera del MIT y la Universidad de Harvard registraba un incremento anual de los precios de más de 12.500 % hasta finales de julio. Junto a Colombia, los otros países de Suramérica donde la inflación viene cediendo son Ecuador y Perú.

Un efecto positivo para la gente en el país derivado de la reducción de la inflación es el incremento de los salarios reales, es decir, el aumento del poder de compra de los sueldos de los trabajadores, que también se ha sentido en Brasil, Chile y Uruguay.

Otro punto en el que Colombia se ha destacado es la tasa de cambio. La Cepal resalta que entre diciembre de 2017 y junio de 2018, solo dos monedas de la región se han apreciado, el peso colombiano y el colón costarricense. Si bien vale la pena anotar que una apreciación también puede llegar a ser traumática, los cambios en la moneda colombiana no han sido bruscos. En el mismo período, hubo depreciación en las monedas de 16 economías de la región.

En los países donde ha habido apreciación de la moneda, como Colombia, comenta la Cepal, el fenómeno ha contribuido a bajar la inflación. Los otros países en donde ocurrió son Chile, Perú, Surinam y Brasil. No sobra observar que en este último país ahora el real está debilitándose, y dependiendo de cuánto se deprecie y durante cuánto tiempo, tendría los efectos contrarios en la inflación.

Uno de los hechos que presionan las monedas y las debilitan es el flujo de capitales que se van de las economías emergentes hacia Estados Unidos, ahora que la Reserva Federal (el banco central de este país) viene subiendo su tasa de interés y los mercados bursátiles allí continúan acumulando ganancias.

En otras palabras, se están endureciendo las condiciones internacionales de financiación para los países de la región. Este hecho ha llevado a caídas abruptas de las monedas en las economías con fundamentos más débiles, como Argentina, y, fuera de la región, en Turquía, pero el peso colombiano hasta el momento resiste.

Las remesas recibidas en Colombia están en sus máximos históricos, y, hasta junio, habían crecido 14,8 % en comparación con el mismo periodo de 2017

En Argentina, por el estallido de la tasa de cambio, en abril, vino una defensa de la moneda que implicó aumentos en las tasas de interés y una política fiscal más dura, lo que genera efectos en la inversión. Además, se logró un acuerdo con el FMI para un respaldo de 50.000 millones de dólares. Así, de un crecimiento en el arranque del año se pasó a una contracción de la producción en el segundo semestre. Para el año completo, ahora la Cepal estima una pequeña caída de 0,3 % en el PIB.

Luego de Argentina, los espasmos monetarios siguieron, y a mediados de agosto se presentó el episodio de la caída de la lira turca. Cómo no: de nuevo estuvo Trump detrás. Vinieron las sanciones a Turquía por mantener en prisión a un estadounidense acusado de terrorismo y la lira se derrumbó, el dólar se fortaleció en todo el mundo, en Colombia subió más de cien pesos, pero en la semana siguiente se devolvió.

Otra área en la que la Cepal ve un desempeño favorable en Colombia es la de las exportaciones. Claro, con el papel que juega el valor del petróleo vendido al exterior. No se puede desconocer que el volumen exportado no ha crecido, pero los precios han sido fundamentales para traer más divisas. El buen desempeño exportador ha sido destacable en toda América del Sur, liderado por Perú y Brasil, con crecimientos de 21 y 18 %. La excepción fue Argentina, con un crecimiento de solo 1 %.

En los giros que se reciben de trabajadores en el exterior también hay una dinámica positiva en el país, y es otro de los factores relacionados con el desempeño económico en Estados Unidos. Las remesas recibidas en Colombia están en sus máximos históricos, y, hasta junio, habían crecido 14,8 % en comparación con el mismo periodo de 2017. Otros países beneficiados son México, Guatemala, Honduras, la República Dominicana, El Salvador y Nicaragua.

Pero el lunar, para Colombia, sigue siendo el empleo. No obstante que ha habido alivios en la desocupación en la última década, el flagelo ha repuntado recientemente, y la tasa de desempleo del país sigue superando al promedio de América Latina y el Caribe. La Cepal subraya que de los 11 países que tienen información interanual, en Colombia, Chile, Costa Rica, Ecuador y Uruguay ha aumentado el desempleo urbano, en Argentina se mantiene estable y hay alivios en Brasil, Jamaica, México, Perú y la República Dominicana

MAURICIO GALINDO
Editor de Economía
En Twitter: @galmau

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.