Edificaciones, el empujón extra que espera la economía

Edificaciones, el empujón extra que espera la economía

El sector impulsa el 54% de los sectores productivos y genera 1,5 millones de empleos.

Construcción

Edificaciones, el empujón extra que espera la economía.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Por: Vivienda
08 de noviembre 2019 , 09:32 p.m.

La economía colombiana está a punto de concluir un año con uno de los mayores crecimientos de Latinoamérica y por encima del promedio mundial. Y lo logrará aún con una de las principales actividades, las edificaciones, frenada.

Mientras todo el producto interno bruto (PIB) parece superar un ritmo de expansión de 3 por ciento, las edificaciones se habían contraído 7,1 por ciento en el primer semestre.

El próximo jueves, el Dane dará a conocer el resultado del PIB para el tercer trimestre, y hay numerosas razones para pensar que el crecimiento del país, que logra destacarse este año, tendría un importante empujón adicional si las edificaciones reaccionaran.

El sector es considerado el tercero más grande de América Latina; su porcentaje de participación en el PIB es superior al de otras economías de la región; jalona por lo menos 36 sectores económicos por su encadenamiento con ellos; gracias a su dinamismo atrae grandes inversiones y cada vez es más visible su papel en la atención a la demanda externa.

Sandra Forero, presidente ejecutiva de Camacol, recuerda que la construcción de edificaciones aporta directamente el 3,2 por ciento del PIB del país. Sin embargo, este dato corresponde al segundo trimestre de este año, pues cabe anotar que dos años atrás era el 3,7 por ciento, lo que muestra un retroceso por la debilidad que el sector ha tenido.

(Le puede interesar: Edificadores y finca raíz instan a revivir la ley tributaria)

Por eso, la importancia de una recuperación del sector, pues como lo anota Forero, además del aporte directo, las actividades asociadas con la construcción contribuyen con el 1,3 por ciento del PIB, y sus encadenamientos productivos con alrededor de 36 sectores económicos ponen 4,7 por ciento del PIB, un aspecto vital para el crecimiento de la economía colombiana, que además, según ProColombia, es superior a otras economías grandes de la región.

Otro aporte del sector es la generación de empleo, poniendo parte de los 1,5 millones de trabajos del sector construcción, que también incluye las obras civiles. Se trata de más de 80 diferentes oficios de todo nivel de cualificación y experiencia, siendo a su vez un sector que absorbe población migrante y atiende las necesidades de trabajo prioritarias de diferentes grupos sociales.

Para septiembre de 2019 el sector generó 71 mil nuevos empleos frente al mismo mes del año 2018, llegando a un nivel de ocupación directa de 1’513.598 personas, lo que representa el 7 por ciento del total de la fuerza laboral del país, anota Camacol.

También, la construcción es un actor esencial en la lucha contra la pobreza multidimensional, ya que juega un papel central la reducción del déficit habitacional. Esto teniendo en cuenta que la vivienda tiene la capacidad de explicar 5 de las 15 condiciones que determinan si un hogar es pobre en Colombia.

Y a nivel de inversionistas, según ProColombia, este sector despierta cada vez más el interés para atender la demanda externa. Ejemplo de esto, es que en 2018 las exportaciones de materiales de construcción alcanzaron su valor más alto desde 2012 con ventas por más de 365,7 millones de dólares.

(Lea también: 12 proyectos de ley que van tras la plata de las cajas de compensación)

De acuerdo a esa agencia gubernamental, factores como el tamaño del mercado, el crecimiento de la clase media y el desarrollo de proyectos de infraestructura en el país, como la modernización de aeropuertos, la red vial y férrea del país, han incidido para que lleguen inversionistas a este sector, pero también ha despertado su interés las oportunidades que ofrece el mercado colombiano, frente al panorama de un 60 por ciento de los hogares, sin vivienda propia, demanda potencial en el futuro.

En los últimos años, varios han sido los retos que ha tenido que enfrentar el sector. Unos de ellos, el creciente proceso de urbanización del país y el aumento de las necesidades de vivienda de la población.

Así, la construcción de vivienda se ha multiplicado por 5 en 18 años, de acuerdo a Sandra Forero, pues se ha pasado de construir 1,5 viviendas por cada mil habitantes a comienzos de la década pasada, a 6 en 2018; y la participación del valor agregado del sector en la economía se ha multiplicado por más de tres veces en ese periodo.

Incluso ha tenido que responder al desarrollo de nuevos mercados regionales, ya que hace algunos años la actividad edificadora se centraba en cinco ciudades capitales, y actualmente, de acuerdo con Camacol, siete de cada diez viviendas, se construyen en las ciudades intermedias o municipios aledaños a ciudades.

Además, el sector tiene oportunidades servidas en la integración tecnológica para hacer edificios más inteligentes, ambientalmente responsables y eficientes en cuanto a los recursos, convirtiéndolo en un estándar para las próximas décadas, así como continuar la consolidación del país como un proveedor de materiales de construcción para mercados en América y la expansión hacia Europa y Asia, de acuerdo con ProColombia.

Las perspectivas por tanto son buenas para los próximos años. Según los cálculos de Asogravas, se estima que la producción de materiales de construcción alcanzará 186 millones de toneladas para el año 2023.

De hecho, en el arranque del año, Fedesarrollo en su informe de Tendencia Económica, planteaba que dentro de las actividades productivas que sustentarán el mayor crecimiento en 2019, estaba la construcción.

La senda hacia una recuperación debe afrontar ciertos obstáculos. Según el estudio Productividad y Riesgos Sectoriales desarrollado entre Camacol y McKinsey (2018), el principal peligro para la sostenibilidad sectorial está relacionado con la incertidumbre normativa, la discontinuidad de políticas y la subjetividad en las actuaciones sobre el ordenamiento territorial.

Hoy hay más de 40 trámites y procedimientos que generan ineficiencias por tres billones de pesos anuales; se requiere habilitar suelo urbanizable en donde solo para los próximos cuatro años, según el Plan Nacional de desarrollo, se requerirían para VIS, 16 mil hectáreas de suelo o 4 mil hectáreas por año y hasta la certidumbre necesaria sobre la política de vivienda en el largo plazo, con programas de acceso como Mi Casa Ya.

REDACCIÓN VIVIENDA

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.