Cuando la creatividad y lo novedoso van de la mano

Cuando la creatividad y lo novedoso van de la mano

Expertos coinciden en que la innovación debe ser resultado de un proceso que rompa lo establecido.

Steve Jobs presente el primer iPhone

Steve Jobs, cofundador de Apple y fallecido en 2011, es recordado como uno de los principales innovadores y emprendedores de los últimos años.

Foto:

JOHN G. MABANGLO/ EFE

Por: Redacción Domingo
28 de octubre 2018 , 10:40 a.m.

La innovación es creatividad aplicada ”es, según varios expertos, la mejor frase para definir esta palabra de la que tanto se habla, pero en torno a la que hay mucha confusión sobre qué es y qué no es. Algunos dicen que solo mejorar es innovar y otros malinterpretan que cualquier uso de tecnología en una anterior actividad análoga también lo es.

Jorge Hernández, director de Innovandes, el laboratorio de innovación academia-empresa de la Universidad de los Andes, resume la disyuntiva diciendo: “nada es cierto en innovación porque depende de quién lo valora y por qué lo hace”.

Para armar el rompecabezas de la innovación dentro de esta subjetividad conceptual, se recomienda partir de la etimología de la misma palabra, proveniente del latín innovatio, que significa “acción y efecto de crear algo nuevo”, de acuerdo con la RAE. Sus componentes léxicos son el prefijo in- (estar en), novus (nuevo) y el sufijo -ción (acción y efecto).

Esa es la primera pista: innovar tiene una estrecha relación con lo inédito, lo novedoso. Sin embargo, hay que ir todavía más allá para entender la importancia del concepto. Según Guillermo Solano, director del Centro de Innovación y fundador de la Red Iberoamericana de Innovación, es ahí donde entra en juego la creatividad. “No hay nada que uno pueda llamar innovador sino es nuevo. Y para eso se tuvo que haber usado la creatividad”. Pero aclara que la creatividad por sí sola no es innovación, tiene que ser aplicada. “La innovación es muy utilitaria: necesito solucionar un problema y me toca hacerlo de una forma distinta a como se ha venido haciendo, porque hasta ahora no ha funcionado. Ahí comienzo a desarrollar ideas desde la creatividad”, señala el experto.

La innovación es muy utilitaria: necesito solucionar un problema y me toca hacerlo de una forma distinta a como se ha venido haciendo

La innovación no se queda solo en eso. De acuerdo con Hernández, también es la capacidad de generar valor de manera diferenciada antes que otros, y que impacta en la vida de otro ser humano que quiere aceptar ese valor y está dispuesto a pagar por eso. “Una invención no es innovación hasta que no impacta en la vida de otro ser humano”, resume el experto.

Para poner un ejemplo, dice: “Yo soy medio calvo. Si un científico me dice que descubrió un shampoo que me puede ayudar y lo uso y, efectivamente, me crece el pelo, podría pensar que es una innovación. Sin embargo, no lo es si resulta que el pelo que yo tengo es rizado y este shampoo me saca pelo liso. Esto no me sirve, no es lo que yo estaba esperando y, por lo tanto, no tiene el impacto que deseaba. Ahí deja de ser innovador”.

Además, hay otro factor importante, señala Hernández, y es que la innovación debe destinarse a un grupo de personas específico con unas necesidades particulares. Es decir, no es para todo el mundo. “Transformar sectores”, dice. Alguien podría decir que una tablet es un dispositivo para todo el mundo, y, aunque lo emplea un rango grande de población, está enfocado a solucionar problemas específicos de un grupo determinado.

De acuerdo con el Manual de Oslo sobre Innovación, elaborado en 2005 por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (Ocde), innovación es la introducción al uso de un producto (bien o servicio) o de un proceso, nuevo o significativamente mejorado, o la introducción de un método de comercialización o de organización nuevo aplicado a las prácticas de negocio, a la organización del trabajo o a las relaciones externas. “Para que haya innovación hace falta, como mínimo, que el producto, el proceso, el método de comercialización o el método de organización sean nuevos (o significativamente mejorados) para la empresa”, continúa el documento en el que se abordan los criterios básicos de los procesos innovadores.

Solano, en cambio, asegura que una mejora no es una innovación. “Las mejoras tratan de conservar lo que hay, conserva su esencia. La innovación trata inclusive de destruir lo que había, de reemplazar lo pasado. Es disruptiva”, explica.
De ahí que lleve implícito cierto riesgo: es como lanzarse al vacío. Solano lo resume: “La probabilidad de que una innovación funcione es muy baja. Mientras que con una mejora no es tanto el riesgo porque ya se conoce”.

En el informe La innovación como fuente de desarrollo, del Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones, se afirma que, sea cual sea el caso, el riesgo que implica la innovación es un argumento de peso que suele frenar los procesos de innovación, dados los temores de los diferentes actores a asumirlo. “Para fomentar y crear un contexto propicio para innovar, son necesarias políticas públicas adecuadas en materia de regulación financiera, tributaria, contractual y de propiedad intelectual”, recoge.

Otra cosa que los expertos consideran importante aclarar es que no necesariamente por usar tecnología se está innovando. Inclusive, hay casos en los que es al contrario.
En el mismo informe del MinTIC se subraya que la innovación también puede ser de base no tecnológica, relacionada con la organización y el marquetin.

En esencia, innovar comprende la noción de ‘novedad’, y su efecto puede manifestarse en una escala micro, en la empresa, por ejemplo, o en una escala macro, en el mercado, o incluso, en el mundo. Solano concluye: “No se puede reemplazar la creatividad y la ejecución por tecnología”.

¿Por qué Apple es innovador?

El ejemplo más frecuente que usan los expertos en innovación para hablar del tema es Apple. Según la investigación Innovación del modelo de negocio: creación de valor en tiempos de cambio a través del desarrollo del iPod y del negocio asociado de descarga de música de iTunes, Apple fomentó en sus clientes actividades secundarias de descarga legal de música, con lo que se evitaban o reducían costos adicionales para la empresa, al tiempo que se ofrecía un nuevo servicio. Es decir, no solo sacó al mercado un nuevo producto, sino que, más bien, transformó su modelo de negocio para incluir una relación continuada con sus clientes de hardware y, por lo tanto, aumentó sus ingresos y conservó los márgenes de beneficios.

REDACCIÓN DOMINGO
EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.