China se ralentiza en plena guerra comercial con EE. UU.

China se ralentiza en plena guerra comercial con EE. UU.

Enfriamiento del consumo y la inversión la llevan crecer un 6,5 % en el tercer trimestre.

Crecimiento de China y guerra comercial

La inversión en activos fijos se ha desacelerado en lo que va de año hasta el 5,4 %.

Foto:

AFP

Por: Xavier Fontdeglòria- Ediciones EL PAÍS
21 de octubre 2018 , 10:00 p.m.

China no nota aún el impacto de los aranceles impuestos por la administración de Donald Trump, pero la guerra comercial se da en un momento delicado para la segunda economía mundial.

El país creció entre julio y septiembre un 6,5 por ciento interanual, la menor tasa desde el primer trimestre del 2009, cuando sufrió el impacto de la crisis financiera internacional.

Los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas indican que el crecimiento de China, no obstante los vaivenes internos y el cruce de aranceles con Trump, apenas se ha resentido.

El 6,5 por ciento es solamente dos décimas menor a la tasa del segundo trimestre, pero dos décimas son relevantes en un país que lleva tres años creciendo en un intervalo entre el 6,7 por ciento y el 6,9 por ciento.

La economía china, según estadísticas oficiales, lleva años siendo una balsa de aceite a pesar de que durante este periodo se desinfló la burbuja de las materias primas, hubo crisis bursátiles y varias zonas del norte del país, que vivían de la industria pesada, rozaron la recesión por primera vez en décadas.

El toma y dame entre China y EE. UU. no ha tenido efecto negativo alguno en el cuadro macroeconómico de la segunda potencia mundial; más bien, todo lo contrario.
Según datos de aduanas, sus exportaciones se dispararon un 14,5 por ciento interanual en septiembre, el mismo mes que entró en vigor la segunda gran ronda de aranceles.

Y el superávit comercial con EE. UU., la gran pesadilla de Trump, tocó un máximo histórico de 34.130 millones de dólares. Los analistas atribuyen este súbito aumento al adelanto de pedidos de muchas empresas para evitar las tasas, con lo que los efectos reales se deberían notar este último trimestre y en el 2019.

Pero la guerra comercial es una máquina de generar incertidumbre.

Las bolsas se han resentido muchísimo (Shanghái pierde un 23,5 por ciento en lo que va de año, Shenzhen, un 35 por ciento) y los índices de confianza empresarial tocan mínimos.

La inversión en activos fijos se ha desacelerado en lo que va de año hasta el 5,4 por ciento, una caída causada principalmente por la intensa campaña de Pekín destinada a controlar el crecimiento de la deuda y la actividad del sector bancario en la sombra.

“La banca en la sombra, una de las principales vías de financiación para las pequeñas y medianas empresas, ha sido literalmente aplastada. Esto ha tenido un impacto enorme en estas compañías, que se están quedando sin fondos. En estas condiciones es normal que no se invierta, y precisamente ese debilitamiento del sector privado es un motivo de preocupación que no va a revertirse próximamente”, explica Li Wei, profesor de Economía de la escuela de negocios Cheung Kong.

XAVIER FONTDEGLÒRIA
Ediciones EL PAÍS, SL 2018
En twitter: @el_pais

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.