Secciones
Síguenos en:
¿Por qué el vehículo usado volvió a convertirse en un 'cheque al portador'?
Comprar carro en pandemia

El usado está en auge. La necesidad de medio de transporte seguro produjo escasez de carros baratos.

Foto:

iStock

¿Por qué el vehículo usado volvió a convertirse en un 'cheque al portador'?

El usado está en auge. La necesidad de medio de transporte seguro produjo escasez de carros baratos.

FOTO:

iStock

Precio de estos carros se disparó. Esta es una guía para saber comprar y vender autos usados.

Los carros usados están viviendo una ‘subienda’ como pocas veces en la historia de la industria nacional. Sus precios están por las nubes y, a pesar de ello, más se están demorando los propietarios en ofrecerlos que los ávidos buscadores en comprarlos.

Basta con una rápida revisión a la oferta de algunos de los modelos de mayor demanda en la actualidad, sobre todo para los que se convertirán en el ‘segundo carro’ de la casa, para darse cuenta de que los precios de la mayoría subieron entre el 25 y el 45 por ciento frente a los que tenían en 2020.

Claro, ese es el promedio, pues dependiendo de la marca, el modelo, el año y el recorrido, los precios pueden estar ligeramente por debajo, en casos particulares, o muy por encima de ese estimativo al punto de que parece un escándalo. Pero, aun así, la queja de quienes están buscando carro usado es que no hay, que los que tienen vistos se los llevan a las horas de estar publicados y que la especulación está en bonanza.

Ante esta ‘burbuja’ sobre ruedas no sobra explicar por qué el precio de los usados está y seguirá al alza por varios meses más y, además, hacer un repaso por los principales consejos para comprar o vender un carro en estos momentos.

(Le puede interesar: Nace aplicación para resolver en 11 minutos choques simples de automóviles)

Carros usados versus nuevos

La razón de la ‘disparada’ de los carros usados y sus precios en Colombia se explica por varias razones que se dieron casi al mismo tiempo para crear la actual bonanza. En primer lugar, como consecuencia de la pandemia por el covid-19 se generó una escasez global de chips que tiene a la industria atorada en las entregas de carros nuevos, al punto de que muchas marcas han tenido que retrasar lanzamientos de algunos carros, pues su tecnología depende de ese diminuto pero concienzudo elemento.

De esos fangosos terrenos están tratando de salir casi todas las marcas, algunas hasta con planes de no depender de proveedores externos de chips, sino para ‘hacerlos en casa’, y en otros casos dando paliativos a compradores que están sometidos a largas listas de espera para recibir los modelos ‘cero kilómetros’.

Hay una escasez global de chips que tiene a la industria atorada en las entregas de carros nuevos.

Foto:

iStock

A este panorama, que ya llevaba varios kilómetros de recorrido, se sumó el alza en el dólar para nuestro mercado que, a la incipiente problemática de inventarios de un principio, hizo que los precios de los nuevos también se ‘treparan’.

Y para completar el cuadro, en el horizonte empieza a vislumbrarse un problema global de logística que al parecer le pondrá más meses y dinero encima a las entregas y próximos lanzamientos. Por eso, la demanda del carro usado es el termómetro que está midiendo la necesidad actual de compra de carro.

Por esta razón, el carro usado volvió a convertirse en un ‘cheque al portador’ como en épocas bastante remotas.

(Además: Las ‘mejoras’ de la mecánica nacional en el transporte público)

Compra inteligente

Precisamente, en estos momentos, la compra de un carro usado tiene que ser conducida por la razón más que por los sentimientos y no se puede dejar arrastrar por la corriente de la ‘ganga’ o ante el desespero por subirse en lo que sea, antes que ‘botar’ la plata.

Entonces, en primer lugar, tiene que saber cuáles son sus necesidades de transporte y determinar cuál marca, carro y año del modelo quiere, pues de esta elección y después de un rastreo por vía telefónica o en internet de la oferta dependerá el presupuesto.

Una vez visto el vehículo acuerde una revisión profesional o peritaje, cuyo costo corre por su cuenta y que determinará si el vehículo es asegurable y por qué monto. Este servicio lo ofrecen en la actualidad muchas compañías de seguros a través de diversos canales o entidades como Colserauto o Autolab, entre otras, que ofrecen este servicio entre los 80.000 y los 150.000 pesos.

(Siga leyendo: Las cuentas para renovar las licencias no cuadran)

En ese peritaje, básicamente, le dirán el estado del chasis, que es la parte más importante que debe tener un vehículo usado. Sin la salud del esqueleto, lo único que está comprando es un enorme problema. Y si requiere estar más seguro, ahora también estas firmas le ofrecen la revisión del estado mecánico de partes como el motor, la suspensión, luces y frenos.

Una buena señal para esta revisión más profunda puede ser la vigencia de la revisión técnico-mecánica, pero no se fíe solo de este requisito.

Si el armazón y toda la mecánica están aprobadas, el paso siguiente es la revisión de antecedentes del automotor, un proceso que hace de forma presencial ante la Dijín, en la calle 12 n.º 79A-25, en Bogotá, de lunes a viernes, de 7 a. m. a 12 m., y de 2 a 4 de la tarde, y los sábados y domingos, de 8 a 12.

Acuerde una revisión profesional o peritaje para determinar el estado del vehículo.

Foto:

iStock

Esta certificación técnica de automotores tiene un costo de 60.600 pesos, que se deben consignar en el Banco Popular, y allí verifican todos los sistemas de identificación (número de serie, chasis, motor y VIN y documentación) que lo amparan desde su matrícula inicial. Este servicio también se encuentra en las principales capitales del país.

También se puede hacer una consulta en línea y un poco menos exhaustiva, pero también válida, en la página del Runt, que entrega el histórico vehicular según la placa por un valor de 36.400 pesos con diferentes medios de pago, incluido PSE.

En esta última consulta aparecerán la lista y tipo de accidentes registrados, embargos o prendas inscritas, el histórico de propietarios, la vigencia del Soat y de la revisión y si el vehículo cuenta con limitaciones judiciales.

Confirmado que el automotor no tenga problemas legales y determinada su asegurabilidad, ya puede usted realizar la compraventa con el dueño. Sospeche si a este le parece demasiado demorado este proceso, pues igual se pueden pactar unas ‘arras’ para separar el vehículo mientras se hace todo el proceso de certificación, pero especifique que si no hay negocio por algún inconveniente con el estado del vehículo, sus papeles u otro ‘vicio oculto’, se deben devolver.

Por último, no olvide hacer efectivo el traspaso para que su ‘nuevo’ carro usado quede tan legal como eficiente.

(En otras noticias: Conductores multados por manejar borrachos no pagan las multas)

Para tener en cuenta

Algunas señales le pueden dar un rápido anticipo de lo que podrá encontrar en el usado. No las olvide.

Fíjese en los kilómetros recorridos, pues de ellos también depende el precio de un carro, pero no olvide mirar el año de la matrícula.

Ni tan tan, ni muy muy. Poco recorrido o demasiado pueden ser indicativos de problemas mecánicos o desgastes prematuros.

Número de dueños. Un carro con un solo dueño durante varios años puede ser una joya o un ‘cariño verdadero’, depende de la marca y línea del carro. Muchos dueños tampoco son buenos.

Estado de la pintura. No se deje opacar por el brillo. Busque el mismo tono en toda la carrocería y que las piezas plásticas o metálicas no estén manchadas.

Esté atento a todas las señales para determinar el estado del carro usado.

Foto:

Archivo

Uniones entre los paneles deben ser simétricas. Por ejemplo, al revisar la unión del capó con los costados, las líneas deben ser iguales a ambos lados. La misma medida funciona para toda la carrocería.

Otra señal es abrir y cerrar todas las puertas. Un mal arreglo que deja descuadrada una puerta o portón no facilita su cierre o hay que darle más duro de lo normal.

La limpieza del motor es importante, pero más que ella son los cauchos, pegantes y el estado de las torres de las puntas sobre las que se soportan las llantas. Si no son originales, seguro hubo un choque.

En el interior también se cuentan historias. El estado del volante, de la palanca de cambios, del tablero y de la tapicería y su originalidad, por lo general, confirman la edad y trato que ha recibido el carro.

(Lea también: ¿En qué está Colombia en seguridad vehicular?)

¿Está pensando en vender?

Es muy difícil determinar qué precio puede tener un carro usado pues son múltiples factores los que influyen en este, incluido el cariño que se le tiene. Sin embargo, un rastreo por la oferta existente aterrizará sus posibilidades y también puede tener algunos factores adicionales en cuenta.

-La marca hará que tenga más o menos valor y también la línea del carro. No es lo mismo un Mazda 2 que una Mazda 5. Tampoco se pueden tasar de la misma forma un Kia Picanto que un Hyundai Atos o i10, a pesar de que ‘por debajo’ sean el mismo carro.

-El equipamiento es importante, pero ojo. Los accesorios que tenga su carro y por los que usted pagó con creces en su momento con el tiempo valen menos.

-Lo anterior también quiere decir que si usted tiene una edición especial que no tuviera mayor equipamiento, lo ‘especial’ puede ser superfluo. Ahí es mejor que compare con carros iguales de equipos similares.

-Por último. El año de modelo, los kilómetros recorridos, si no ha sido estrellado nunca, si le lleva una carpeta con los mantenimientos o reparaciones, y el estado y limpieza del vano motor y del habitáculo pueden hacer que suba o baje su precio.

GIOVANNI AVENDAÑO
Editor Motor.com.co

Más noticias

¿Los carros cada vez son más caros en Colombia?

Esto es lo que debe saber para conducir en el exterior

¿Cómo convertir su viejo carro de gasolina en un moderno auto eléctrico?

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.