Secciones
Síguenos en:
Las gabelas tributarias le costaron al Estado $ 66,3 billones en 2020
IVA

Se estima que en las dos jornadas anteriores del Día sin IVA el comercio obtuvo ventas por encima de los 9 billones de pesos, según reportes de la Dian.

Foto:

El Tiempo / cortesía

Las gabelas tributarias le costaron al Estado $ 66,3 billones en 2020

Por IVA se pierden $ 48,9 billones al año y por renta otros $ 16,8 billones no se recibieron.

El año pasado, el Estado dejó de percibir 66,3 billones de pesos, lo que representa alrededor de 6,6 por ciento del PIB, debido a las denominadas ‘gabelas tributarias’, es decir, todas aquellas deducciones, exenciones y tratamientos especiales que se les conceden a algunos contribuyentes para estimular el crecimiento.

Esa cantidad de dinero que no se pudo recaudar equivale a casi cinco reformas tributarias de 14 billones de pesos, que es el valor que buscará el Gobierno a partir del 20 de julio con el denominado proyecto de inversión social.

(Le puede interesar:  Abecé para entender mejor la reducción de jornada laboral en el país)

Precisamente, una de las recomendaciones que realizó hace unos meses la Comisión de Expertos en Beneficios Tributarios fue la de reducir estos gastos, debido a que no solo han desincentivado las iniciativas empresariales, sino que han facilitado la evasión y la elusión fiscal.

Además, tampoco han logrado reducir las desigualdades en la sociedad.
Sin embargo, para algunos expertos la sola reducción de estos beneficios tributarios no resuelve el problema fiscal.

“Hay que ir mucho más allá y buscar un aumento de la tributación por parte de quienes no pagan hoy en día. Hay muchos beneficios como los de ciencia y tecnología, creación artística o bienes públicos que deben mantenerse. Quitaría los que generan un terreno desnivelado para la competencia en las empresas”, manifestó Jorge Restrepo, profesor de Economía de la Universidad Javeriana.

(También puede leer:  Con edición limitada, Cerveza Andina rinde homenaje e Egan Bernal)

Si bien la cifra de 66,3 billones de pesos es menor que los 68,4 billones de pesos del año anterior (-3,1 por ciento), esta reducción se debe al menor recaudo logrado por los efectos de la pandemia.

En términos de PIB, el costo fiscal de los gastos tributarios tuvo un incremento de 0,2 puntos porcentuales, al pasar de representar el 6,4 por ciento al 6,6 por ciento.
El mayor hueco se da por los tratamientos especiales que existen en el IVA. Estos supusieron 73,8 por ciento del total.

Después, aparecen los beneficios que se concedieron al impuesto sobre la renta (25,4 por ciento del total) y a la gasolina y al carbono (0,7 por ciento).

Lo que se pierde por IVA

Si todos los bienes y servicios que compramos tuvieran una tarifa general de 19 por ciento, el Estado podría llegar a recaudar hasta 48,9 billones de pesos al año (4,9 por ciento del PIB), que es lo que se dejó de percibir el año pasado por este frente.

Dentro del IVA, por lo que más se pierde es por los bienes y servicios que están excluidos (33,5 billones de pesos), seguido de los que están exentos (11,8 billones de pesos) y los que tienen tarifas diferenciales (3,5 billones de pesos).

Por ejemplo, el mayor impacto en las arcas públicas de no gravar con la tarifa general de 19 por ciento a los excluidos se da en los productos de la agricultura y la horticultura (6,3 billones de pesos), seguido de los servicios financieros (3,9 billones de pesos) y de los inmobiliarios (otros 3,9 billones de pesos).

En el rubro de los exentos se destaca el impacto fiscal de 2,4 billones de pesos de los productos farmacéuticos o el de 1,4 billones del biodiésel.

Además, por el grupo de 14 productos exentos del sector lácteo, la carne y los huevos se dejaron de percibir 7,1 billones de pesos en 2020 y por las armas y municiones, otros 24.000 millones de pesos.

Hay que recordar que en la fallida reforma tributaria del exministro Alberto Carrasquilla se buscaba que los bienes que están hoy en día en la categoría de exentos pasaran a ser excluidos.

Entre ellos, iban a estar la leche, el huevo, el queso o la carne de cerdo. Con este cambio, los productores no iban a recibir más la compensación por el impuesto pagado en las cadenas de producción. Con ello, los gremios agropecuarios aseguraron que los costos y los precios al consumidor final aumentarían.

En los bienes que tienen una tarifa diferencial de 5 por ciento, el mayor costo fiscal estuvo en las categorías de gasolina y ACPM (719.000 millones de pesos), en las preparaciones utilizadas en la alimentación de animales (582.000 millones de pesos ) y en la salud prepagada (443.000 millones de pesos).

También se destaca, por ejemplo, que por el aguardiente y el ron se dejaron de percibir 208.000 millones el año pasado.

Beneficios en renta

En materia de renta, el costo fiscal de los gastos tributarios llegó a 16,8 billones de pesos el año pasado, lo que representó una caída de 2,3 por ciento frente a los beneficios concedidos el año anterior.

De este valor, las mayores concesiones se concentran en las rentas exentas (10,4 billones de pesos), seguidas de los descuentos tributarios (4,8 billones de pesos), las tarifas diferenciales (901.000 millones de pesos) y la deducción por inversión de activos fijos (717.000 millones de pesos).

De acuerdo con la información consolidada, las personas jurídicas, es decir, las empresas, son las que más aprovecharon estas gabelas (10,3 billones de pesos) frente a las personas naturales (6,5 billones de pesos).

Mientras que las primeras se benefician en su mayoría de los descuentos tributarios, las segundas lo hacen de las rentas exentas. En total, 41.373 compañías que operan en el país utilizaron estos tratamientos especiales durante el año 2020. Principalmente, eran del comercio y de la manufactura.

Respecto a las tarifas reducidas en renta, cabe destacar que el costo fiscal aumentó 24,3 por ciento debido al mayor número de contribuyentes que hicieron uso del beneficio, como es el caso de las personas jurídicas pertenecientes al régimen de las zonas más afectadas por el conflicto armado (Zomac) y de la entrada en vigor del régimen de las zonas económicas y sociales especiales, conocidas como Zese.

Otras gabelas

Por su parte, el costo fiscal del impuesto nacional a la gasolina y al ACPM fue de 246.000 millones de pesos el año pasado, lo que representó un aumento de 7,7 por ciento más que durante el año 2019.

Y el del tributo al carbono fue de 243.000 millones de pesos, lo que implicó una subida de 47,1 por ciento respecto a 2021.

Este incremento se explicó por el crecimiento de las cantidades de los combustibles fósiles certificados como carbono neutro.

NOELIA CIGÜENZA RIAÑO
Redacción de Economía y Negocios
En Twitter:  @noe_cig

Encuentre también en Economía:

Razones del salto del 28,7 % de la economía en abril, antes del paro

Si lo vacunan en su empresa, ¿le pueden descontar de la nómina?

BBVA abre más de 20 vacantes a profesionales que buscan primer empleo

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.