Líos por cambios en fachadas y ventanas sin permiso de la asamblea

Líos por cambios en fachadas y ventanas sin permiso de la asamblea

En los edificios y conjuntos las infracciones que cometen unos pueden afectar a los demás.

Propiedad horizontal

Cambios en las fachadas, sin regirse por la ley vigente, puede acarrear problemas en las copropiedades.

Foto:

Foto: 123rf

Por: Nora Pabón
24 de agosto 2018 , 11:44 p.m.

Un consultante explica que en un conjunto ubicado en Bogotá, integrado por casas y apartamentos, se hicieron variaciones al diseño inicial de las fachadas y cambios en las ventanas.

Y agrega que “unos propietarios realizaron modificaciones internas en sus unidades privadas; sin embargo, ninguno ha obtenido el permiso de la asamblea, tal como lo estipulan las normas vigentes.

Ante estas infracciones, dos miembros del consejo de administración advirtieron que por tratarse de alteraciones en los bienes comunes, no solo existe la posibilidad de que el complejo residencial sea sancionado por la respectiva alcaldía, sino que la falta de uniformidad en la parte externa desvaloriza las casas y los apartamentos que componen dicho conjunto”.

El consultante –quien es propietario de un inmueble en dicha urbanización–, pregunta: “¿Es cierto que podrían resultar afectados los que han mantenido sus unidades privadas en su estado original?
De ser así, ¿cómo pueden afrontar esta situación para que no se vean afectados?”.

Respuesta. Según la Ley 675 del 2001 o de Propiedad Horizontal, las fachadas de las edificaciones sometidas a este régimen se consideran bienes comunes esenciales.
En consecuencia, cualquier alteración requiere de la aprobación de la asamblea de propietarios, de acuerdo con lo establecido en cada reglamento.

De igual manera, tanto en los planos arquitectónicos de la construcción como en los de la propiedad horizontal se determinan las fachadas (incluyendo las ventanas).

Cualquier alteración requiere de la aprobación de la asamblea de propietarios, de acuerdo con lo establecido en cada reglamento

Por esa razón, para legalizar las reformas, tanto de los bienes comunes como de los privados, se exige la aprobación de la asamblea, en lo que se refiere a las obras efectuadas, y también la reforma del reglamento de propiedad horizontal.

En este último caso, la norma advierte que debe hacerse con un quórum calificado de propietarios que represente el 70 por ciento de los respectivos coeficientes.

Tras evaluar la consulta, vale destacar que los consejeros tienen razón cuando dicen que la alteración de la fachada, sin cumplir con las exigencias del reglamento y con las normas de rigor, genera no solo la obligación de todos los propietarios de sujetarse a estas, sino el riesgo de ser sancionados por los órganos de administración, e incluso, por las autoridades policivas.

En el primer caso, la situación se presenta por el incumplimiento del reglamento; en el segundo, porque se realizaron las obras sin la licencia urbanística expedida en este evento por una de las curadurías urbanas.

NORA PABÓN GÓMEZ
Abogada, asesora externa
​_En Twitter: @norapabong

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.