¿En qué consiste el llamado al empresariado para proteger el empleo?

¿En qué consiste el llamado al empresariado para proteger el empleo?

Presidente de la Andi anuncia compromisos en salud, en abastecimiento y lanza bonos de solidaridad.

Bruce Mac Master, presidente de la Andi

El presidente de la Andi, Bruce Mac Master.

Foto:

Héctor Fabio Zamora. EL TIEMPO

Por: María Isabel Rueda
24 de marzo 2020 , 08:02 a.m.

Se requiere un gran compromiso de la clase empresarial con los esfuerzos de Colombia para contener el coronavirus. ¿Ustedes a qué se van a comprometer?

Tenemos un inmenso compromiso y responsabilidad con la sociedad. Estamos trabajando concretamente en 4 frentes, ordenados por prioridades.

¿Cuál es el primer frente?

La salud. No solo pretendemos ser muy fuertes en las medidas de protección de las personas que son parte del sector empresarial, sino estar muy presentes con hospitales, con dispositivos médicos, con medicamentos, e incluso con las entidades prestadoras y aseguradoras de salud.

¿Diría que el sector empresarial, más que el Gobierno, es el gran responsable de que la atención médica del virus cuente con los elementos necesarios?

Todos somos responsables y cada uno tiene que asumir lo que le corresponde. Hay que poder contar con los medicamentos suficientes, pero también con elementos como los escasos respiradores, mascarillas, geles, desinfectantes. El sector empresarial juega un papel fundamental y estamos públicamente comprometidos con ese tema de salud.

Vea aquí cómo apoyar la iniciativa: Convocatoria Nacional #UnidosSomosMásPaís

¿Cómo se encadenan los esfuerzos empresariales con los del Gobierno?

Hemos venido trabajando hace por lo menos 4 semanas en la que se denomina ‘Mesa de salud’, en la cual están todos los actores del Gobierno Nacional y estamos nosotros presentes, para anticiparnos a determinados puntos críticos. Por ejemplo, qué va a pasar cuando la demanda de salud crezca, cuando haya más casos que requieran más intervención en cuidados intensivos, cuando necesitemos más respiradores; y para eso estamos trabajando, incluyendo en el desarrollo de un respirador local, en coordinación con el Gobierno, la Universidad de Antioquia y 20 entidades más. El proyecto está en pruebas finales.

¿Cuántos ventiladores de esos ‘criollos’ permitirá producir esta iniciativa?

La idea es generar una cadena de producción que nos permita producir 200 ventiladores todas las semanas. Eso significa que en el primer mes estaríamos llegando a 800 ventiladores, con miras a ir aumentando la capacidad de producirlos. Tenemos que buscar la forma de financiarlos.

Ya volvemos a eso. ¿Ustedes apoyarían que grandes superficies como la sede de Corferias en Bogotá y cadenas de hoteles en todas las ciudades puedan llegar a ser utilizados como centros de atención hospitalaria?

No se descarta eso. Ha pasado en otros lugares del mundo. Pero el primer paso será convertir habitaciones corrientes de hospitales en cuartos de atención de emergencias respiratorias. Luego hay otras ideas, como trabajar con entidades como Corferias o las cajas de compensación, que tienen también hoteles que podrían utilizarse para ese efecto.

corferias

Se están pensando estrategias para que en caso de emergencia, Colferias sea adecuado como un centro de atención médica.

Foto:

MAURICIO LEÓN. EL TIEMPO

Vamos a otro punto muy importante: el abastecimiento. ¿Cómo se podrá garantizar la accesibilidad a alimentos, medicamentos y demás productos esenciales?

La única manera de poder cuidar a muchas personas en sus casas aisladas es manteniéndolos abastecidos de alimentos, medicamentos y elementos de aseo e higiene. Pero hay también otra cantidad de cosas que se necesitan. Servicios públicos, comunicaciones, atención telefónica y muchos call centers pudiendo operar. Colombia no había vivido un proceso de cuarentena como el que estamos viviendo, y para poder hacerlo, por lo menos hasta el 13 de abril, necesitamos un proceso de infraestructura muy grande que siga trabajando.

¿Cree que tenemos esa infraestructura?

No todos los países la tienen. Colombia sí, rotundamente. Y si mejoramos en unos temas de eficiencia, podremos incluso exportar algunas cosas como alimentos y elementos de aseo a otros países. Pero para eso necesitamos montar muy bien el tema estratégico. Por ejemplo, tener la logística que nos permita traer los alimentos del campo en forma segura. Necesitamos la logística de poder operar las plantas; la de poder operar los sistemas de distribución y comercialización, que incluyen 400.000 tiendas en barrios y 3.900 en grandes superficies. Necesitamos que las compañías que brindan servicio a domicilio estén operando.

Nuestro llamado fundamental es que todas las organizaciones empresariales hagan sus mejores esfuerzos para diseñar estrategias que les permitan tener el mayor número de empleados posibles


¿Y la protección de esas personas?

Pues, esto tiene que darse con toda la protección que requieran quienes están prestando esos servicios. En eso estamos trabajando, para que cuenten con medidas que los mantengan a ellos protegidos de eventuales contagios. Todas las plantas han tenido que ajustarse en muchas cosas: en sistemas de transporte, en cercanía entre uso y otros operarios, en normas de higiene y protección antibacterial y antiséptica.
Un gran tema de fondo: la protección del empleo.

Un gran tema de fondo: la protección del empleo. El ministro de Trabajo anunció que ningún trabajador podrá ser despedido. Ese es el ideal, ¿pero se podrá sostener en la práctica?

Sin duda, el gran reto posterior al tema de salud será el del empleo. Mucha gente en Colombia, cerca del 50 % en el 2019, trabajó en la informalidad. Pero hay mucha otra gente que trabaja en negocios que por ahora no van a poder operar, y no van a tener forma de mantener el empleo. Nuestro llamado fundamental es que todas las organizaciones empresariales hagan sus mejores esfuerzos para tratar de diseñar estrategias que les permitan tener el mayor número de empleados posibles enganchados.

(Le puede interesar: Aislamiento disparó ventas de tiendas de barrio y minimercados)

Es uno de nuestros principales llamados al sector empresarial: hagan todos los esfuerzos posibles por no disminuir empleos. Si no, la cuarentena no va a funcionar, porque la gente tendrá que salir a buscar un modus vivendi. Habrá también compañías, y eso lo tenemos que saber, que no soporten la situación desde el punto de vista financiero y pierdan viabilidad.

¿Cómo puede el Gobierno ayudar ahí?

Le hemos pedido al Gobierno que nos ayude a aliviar la situación de caja de las compañías relacionadas con el tema del empleo. Que se permita hacer cosas que no se permitirían en situaciones normales. Por ejemplo, utilizar las pensiones y cesantías para que sus empleados puedan eventualmente retirarlas. Que si no hay movilización para ir al trabajo, pues, que no se pague subsidio de transporte. Que se permitan licencias no remuneradas que tengan bonos particulares que permitan a las personas seguir recibiendo ingresos. Tenemos que ser muy creativos.

Me atrevería a decir que este año nos tenemos que olvidar ya todos de generar utilidades y rentabilidades, y concentrarnos en la función social de la empresa

¿Y qué hacer en el universo de los informales?

El papel del Estado será fundamental en darles soporte. Pero nosotros estamos haciendo una convocatoria grande, para que se genere una campaña de solidaridad inmensa, como nunca hemos visto en Colombia, a fin de que podamos apoyar a las personas que no tienen sus ingresos garantizados en este momento.

Ese es el cuarto frente, el de la solidaridad, entre los compromisos del empresariado. ¿En qué consiste?

Estamos lanzando un gran paquete de solidaridad que incluye cinco líneas grandes de trabajo. La primera será los bonos de solidaridad Unidos Somos Más País. Serán bonos económicos para que las personas los puedan utilizar en lo que necesiten. Afortunadamente, en Colombia el sistema financiero está funcionando bien, y el de comercio también. Lo que estamos proponiendo son unos bonos solidarios que los colombianos podrán comprar para hacer donaciones a las familias necesitadas que no están recibiendo ingresos. Muy importante el sector de los vendedores ambulantes y de las personas que requieren interacción social para trabajar. Esa es la primera gran línea.

¿De dónde vendrá el apoyo financiero para la construcción de los respiradores?

Cada uno de esos respiradores va a costar cerca de mil dólares. Y necesitamos producir en los próximos dos meses y medio cerca de dos mil respiradores. Se requieren dos millones de dólares muy rápidamente.

¿Eso lo va a poner el sector privado?

Pues, precisamente estamos haciendo una convocatoria al sector privado, e inclusive a personas naturales, para que asuman uno o más respiradores a su costo y nos permitan distribuirlos en la red hospitalaria. Si una persona decide pagar tres, cuatro respiradores, o medio respirador, que tenga la oportunidad de ofrecérselo al sector salud.

Estamos proponiendo bonos solidarios que los colombianos podrán comprar para hacer donaciones a las familias necesitadas que no están recibiendo ingresos


No hablemos solo de las empresas. Muchos colombianos queremos ayudar. Si alguno de nosotros quiere donar bonos o colaborar con respiradores, ¿a quién tiene que contactar?

Estamos suministrando toda la información para que a través de la Fundación Andi, y con la auditoría de Lloyd’s, que nos donará esa ayuda, se canalicen esos recursos y se vayan destinando a lo que las personas digan. Bonos solidarios o respiradores.

Estamos promoviendo que quienes van a seguir teniendo salario durante los próximos meses donen una parte de él para que no solo las empresas como organización, sino los empleados, podamos solidarizarnos con la población más vulnerable.

¿Y los donantes grandes?

En esa campaña hemos decidido apoyar a la Superintendencia de Salud en la dotación de unidades de cuidados intensivos para las entidades que fueron intervenidas por la Superintendencia. Se trata de hospitales presentes en diez municipios: Cartagena, Chiriguaná, Montería, Cereté, Maicao, Tumaco, Villavicencio, Pereira, Ibagué y Sincelejo.

Ellos están pidiendo auxilio. Dicen que tienen esos hospitales, pero que no hay cómo dotarlos en capacidad de cuidados intensivos. Estamos haciendo una convocatoria para empresas con mayor capacidad para que, ya sea en especie o con recursos monetarios, nos acompañen en esta iniciativa.

Pero el compromiso más grande de la clase empresarial colombiana está en el sostenimiento del empleo, hasta donde sea posible…

Así es. Hacemos un firme llamado al empresariado para la defensa del empleo. Hay que entender que algunos no van a poder, pero nos toca hacer un esfuerzo. Incluso me atrevería a decir que este año nos tenemos que olvidar ya todos de generar utilidades y rentabilidades, y concentrarnos en la función social de la empresa, dentro de la cual la generación de empleo es primordial.

MARÍA ISABEL RUEDA
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.