Razones por las que el euro no ha superado el dólar

Razones por las que el euro no ha superado el dólar

Solo el 20 % de las reservas internacionales del mundo están colocadas en euros, según el FMI.

Euro

Si bien a la fecha el euro es la segunda divisa más utilizada, su cuota en las transacciones internacionales (36 por ciento) no supera a la del dólar, que acapara poco más del 40 por ciento.

Foto:

Dado Ruvic / REUTERS

Por: REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS
02 de enero 2019 , 08:46 p.m.

En sus primeras dos décadas de existencia, el euro no la ha tenido fácil como nueva moneda oficial de un conjunto de 19 países que hacen parte de la llamada eurozona, integrada por 28 Estados miembros, ni para consolidarse como divisa de alta referencia, uno de los propósitos.

Quizás porque su llegada se dio en una coyuntura mundial particular (1999), ad portas del inicio de un nuevo siglo. Tanto que en sus primeros años de estrene perdió un 30 por ciento de su valor frente a su más aguerrido competidor, el dólar. Dos años después de su incursión en la economía global, su cotización se vino abajo y llegó a valer 0,825 dólares por euro (26 de octubre del 2000).

Pero sería en medio de otra difícil coyuntura económica mundial (2007-2008), la quiebra de Lehman Brothers en Estados Unidos, la que lo llevaría a tocar su máximo histórico de 1,6 dólares, luego de que cientos de inversionistas buscaran refugio en el euro y así escapar de la tormenta desatada por ese banco.

Con la ayuda de los bancos centrales de los países de la comunidad de naciones que la acogió como moneda, el euro logró reponerse y en estos últimos 20 años escaló en el competido mercado de las divisas
, hasta convertirse en la segunda moneda más importante del planeta después del dólar, claro, después de superar su segunda crisis financiera mundial (2010-2012).

Para Camilo Pérez, gerente de Investigaciones Económicas del Banco de Bogotá, el euro sí es una moneda dura, solo que no ha superado al dólar, y difícilmente lo hará. Y explica que la razón es que “la mayoría de transacciones en el mundo se siguen haciendo en dólares, y esto no es solo por convención y practicidad, sino porque muchos de los productos y transacciones en el mundo lo han acogido, por ejemplo, el petróleo. Además, la banca global siempre opera con líneas en dólares por facilidad operativa”.

Otro aspecto que no se puede desconocer es el hecho de que un volumen importante de las reservas internacionales de los países en el mundo está colocado en dólares
, por encima de otras divisas de mayor poder adquisitivo.

De los cerca de 11,4 billones de dólares que sumaban dichas reservas al cierre del segundo trimestre del 2018, cerca del 62 por ciento estaba en dólares, 20,5 por ciento en euros, 5 por ciento en yenes y un porcentaje igual en libras esterlinas, según el Fondo Monetario Internacional.

Pero, si bien a la fecha es la segunda divisa más utilizada, su cuota en las transacciones internaciones (36 por ciento) no supera a la del dólar, que acapara poco más del 40 por ciento.

¿Qué ha impedido que el euro, una moneda concebida el 16 de diciembre de 1995 con el fin de posicionarla como divisa más fuerte del planeta, no haya conseguido su objetivo?


Para los analistas, varios factores han jugado en su contra. El más relevante –quizá– la falta de unidad y sincronía entre las economías que lo usan como moneda oficial.
“Ese es el problema de fondo. Las uniones monetarias solo funcionan cuando sus economías tienen el mismo ciclo económico, permitiendo así la existencia de una sola moneda (y una sola tasa de interés)”, sostiene Pérez.

Esto fue evidente durante la crisis de deuda soberana, cuando la eurozona lució fragmentada y se evidenciaron múltiples focos de preocupación
: sistema financiero sin respaldo unificado, deuda pública excediendo límites autoimpuestos, institucionalidad incompleta y divisiones políticas, entre otras, explica.

Sin embargo, esto no ha impedido que los usuarios diarios del euro sientan que su llegada haya traído beneficios para sus países. Y así lo evidenció la más reciente encuesta de la Comunidad Europea (noviembre de 2018), que indicó que el 64 por ciento de los consultados de la eurozona respondió que el euro era algo bueno para su país, mientras que para tres cuartas partes era bueno para Europa.

Los países que adoptaron el euro como su moneda

El nacimiento del euro tuvo varias etapas. Se institucionalizó el 16 de diciembre de 1995 y su circulación se previó para el 1.° de enero de 1999. Hoy es la moneda oficial de más de 340 millones de personas de la eurozona, formada por 19 de los 28 Estados miembros de la Unión Europea (UE): Alemania, Austria, Bélgica, Eslovenia, Eslovaquia, Chipre, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia –que amenazó con renunciar a este tras su quiebra (2010-2012)–, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos y Portugal. Además, 4 microestados tienen acuerdos con la UE para el uso del euro como moneda: Andorra, Ciudad del Vaticano, Mónaco y San Marino.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.