Seguros de vida no reflejan más muertes en 2020 por covid-19

Seguros de vida no reflejan más muertes en 2020 por covid-19

En la crisis los ramos exequiales, educación, desempleo y riesgos laborales, los que más perdieron.

Desempleo en la población joven

Además del alto nivel de desempleo, la población joven se enfrenta a la desigualdad educativa en la pandemia.

Foto:

Jaime Moreno. Archivo EL TIEMPO

Por: Carlos Arturo García M.
20 de febrero 2021 , 01:00 a. m.

El bajo nivel de aseguramiento en Colombia paradójicamente jugó a favor de esta industria, que, en medio de una de las crisis económicas, ambientales y sociales más agudas, generada por la pandemia del covid-19, tuvo una leve disminución en los siniestros pagados en 800.000 millones de pesos, mientras que la emisión de primas tuvo una caída del 0,6 por ciento real anual en el 2020.

Si bien según el Dane los fallecimientos superaron en 28 por ciento el nivel esperado, las reclamaciones en pólizas de vida sólo subieron 4 por ciento.

(En otras noticias: Seis consejos para buscar prácticas empresariales de manera efectiva)

El gremio de las aseguradoras explica que, debido a las cláusulas de confidencialidad de las pólizas, no pueden determinar qué porcentaje de esos siniestros corresponden a efectos del coronavirus. Pero si se asume que el exceso de mortalidad y el aumento de reclamaciones se explican por el covid, seis de cada siete víctimas de la pandemia no contaban con seguro de vida.

Se estima que en el país menos de 3 millones de personas tienen un seguro de vida voluntario, mientras que el número de copropiedades aseguradas solo en Bogotá llegan a 20.000, de las cuales 10.735 son residenciales, según Fasecolda, gremio que calcula, además, que solo el 8,2 por ciento de los hogares cuentan con un seguro voluntario.

Entre tanto, en el mundo Swiss Re estima sus pérdidas relacionadas con el covid-19 (reclamos y reservas) en 3.900 millones de dólares en 2020, y según el Reporte Global de Riesgos 2021, elaborado por Zurich y Marsh, en términos generales, hay un incremento significativo en el nivel de reclamos a las aseguradoras.

“Pueden haber más de 100.000 procesos iniciados, donde más del 70 por ciento pueden estar relacionados con recuperaciones por interrupción del negocio, reclamos por viajes y compensación para trabajadores”, advierte Gerardo Herrera, líder de Riesgos Marsh Latam.

(Le sugerimos: ‘Recuperación de Colombia estaría entre las mejores de América Latina’)

En todo caso, la industria aseguradora colombiana no fue ajena a los efectos de la pandemia, solo que hubo ramos, como salud, vida, riesgos laborales, arrendamiento, exequiales, educación y desempleo, que sintieron más los impactos.

Y si bien todavía no hay un cálculo definitivo de cuánto costaron los siniestros asociados a la pandemia, se sabe que por algunos siniestros, como en el caso de arrendamientos, entrega de implementos a personal del sector salud, compensaciones a los asegurados por menores riesgos y siniestralidad de sus pólizas, como en coberturas a trabajadores de la salud víctimas del covid-19, el monto es cercano a los 1,1 billones de pesos.

Miguel Gómez Martínez, presidente de Fasecolda, señala que, sin duda, el seguro les ha permitido a miles de empresas y personas en Colombia enfrentar de una mejor manera esta crisis.

“Solo por el seguro de arrendamiento, las compañías han cubierto unos 183.000 millones de pesos en cánones a quienes contaban con esta póliza y que no pudieron cumplir con sus obligaciones, lo cual representó un incremento de más de 50 puntos porcentuales en la siniestralidad del ramo de cumplimiento”, dijo.

A lo anterior, se suman los 144.000 millones de pesos invertidos por las administradoras de riesgos laborales (ARL) en implementos de seguridad entregados al personal de la salud y los 274.000 millones cancelados en prestaciones a trabajadores colombianos durante la pandemia.

En las cuentas también están cerca de 266.000 millones de pesos desembolsados por las aseguradoras para pagar compensaciones a sus clientes por menores riesgos y siniestralidad en sus pólizas derivados de las medidas de confinamiento, así como cerca de 214.000 millones girados a la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (Adres), dinero que dejaron de utilizar las compañías por la caída de la siniestralidad en el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat) en esa misma coyuntura.

(Puede ser de su interés: ¿Sin trabajo? Aquí puede consultar ofertas de empleo vigentes)

Gómez recalcó que, como por la pandemia, en la industria se creó una cobertura gratuita para cerca de 585.000 trabajadores de la salud, desde personas que atienden las cafeterías de clínicas y hospitales en todos los niveles, profesional, técnico y tecnológico.

Dicha cobertura, explicó el vocero gremial, ofrece una protección de 10 millones de pesos para cada familia del trabajador de salud que fallezca por covid-19, la cual en principio iba hasta diciembre, pero se decidió ampliar hasta finales de junio del 2021.

“Tenemos 180 casos reconocidos con ayuda del Ministerio de la Salud. Hemos llegado a 121, pero nos faltan 60 a quienes queremos entregarles ese beneficio, porque esas familias se lo merecen”, dijo.

Ramos más golpeados

Mientras que las medidas de confinamiento favorecieron a ramos como el de automóviles, Soat, transporte y accidentes personales, otros recibieron los mayores impactos de esta coyuntura, elevando la siniestralidad.

Por ejemplo, en las pólizas exequiales, la siniestralidad pasó de 34 por ciento en 2019 a 45 por ciento un año después; en las de desempleo, el salto fue de 17 a 29 por ciento, mientras que la emisión de primas se contrajo 16 por ciento.

Por su parte, la siniestralidad en pólizas colectivas y vida grupo se incrementó en 4 puntos porcentuales, al pasar de 36 por ciento a 43 por ciento un año después. También se dio un aumento de cuatro puntos en la siniestralidad del ramo vida individual en el mismo periodo, la cual llegó al 27 por ciento anual al cierre del año.

En riesgos laborales, el impacto no solo ha sido por una mayor siniestralidad, que pasó de 65 a 69 por ciento el año pasado, sino también por la menor expedición de pólizas, que cayó 2 por ciento anual. Cerca de 310.000 personas dejaron de tener cobertura en riesgos laborales el año pasado, debido al disparo en el desempleo, según datos de la Superintendencia Financiera.

(Le recomendamos: Las nuevas rutas de American Airlines y el aumento de oferta de Wingo)

En total, los siniestros costaron a las aseguradoras, durante el año pasado, unos 14,6 billones de pesos, 0,3 por ciento menos que en el 2019, mientras que la venta de seguros, que sumó 27,1 billones, se redujo 0,6 por ciento real. Ese balance llevó a que la industria en Colombia viera caer sus ganancias en 33,2 por ciento, pues de los cerca de 2,25 billones de pesos reportados en 2019 paso en el 2020 a 1,5 billones, según Fasecolda.

Carlos Arturo García M
En Twitter:  CarlosGarciaM66
artgar@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.