Firmas comisionistas: se fusionan, se transforman o desaparecen

Firmas comisionistas: se fusionan, se transforman o desaparecen

Voceros dicen que urge misión del mercado de valores y subsidios a empresas que se listen en bolsa.

Comisionistas

Las firmas pequeñas tienen hoy la obligación de enfocar sus negocios en nichos o productos puntuales, deben especializarse para aprovechar las oportunidades del mercado.

Foto:

EL TIEMPO

16 de agosto 2018 , 09:16 p.m.

La baja rentabilidad, producto de un mercado pequeño y poco dinámico; la revolución tecnológica, que está cambiando la forma de invertir y de hacer negocios, así como los efectos negativos, derivados de los escándalos recientes de algunos agentes y firmas del mercado, tienen contra las cuerdas a las comisionistas.

La situación es tal, que algunos empresarios del sector consultados por EL TIEMPO, coincidieron en que si no hay un cambio de fondo, varias de esas firmas podrían desaparecer.

El menú de supervivencia no es muy amplio: se fusionan, se capitalizan, se especializan en un nicho o adoptan un esquema de operación más digital, es decir, se transforman, dicen.

“La industria de las comisionistas ha venido en un proceso de reacomodo que debe continuar. Las firmas pequeñas tienen hoy la obligación de enfocar sus negocios en nichos o productos puntuales, deben especializarse para aprovechar las oportunidades del mercado. El proceso de especialización o de integración de ciertos jugadores debe continuar, puede que se junten varias pequeñas o se consigan un socio grande, pero debe seguir”, advierte Luis Miguel González, presidente de Credicorp Capital.

Cifras del sector muestran que las ganancias que obtienen hoy las comisionistas, son poco menos de la mitad de lo que conseguían una década atrás.

Hasta mayo pasado, lograron utilidades por 35.218 millones de pesos, monto que desluce frente a los cerca de 80.000 millones de pesos del 2009. Además, de las 20 comisionistas existentes, ocho dieron pérdidas en los primeros cinco meses del 2018, según la Superintendencia Financiera.

Voceros del sector destacan además, que los niveles de rentabilidad del renglón tampoco ayudan. Solo la rentabilidad del patrimonio (ROE) al cierre de mayo pasado fue 8,8 por ciento, cerca de 3 puntos porcentuales menos del promedio del sector financiero.

Por ejemplo, en los establecimientos de crédito dicha rentabilidad fue 11,4 por ciento, en las aseguradoras, 14,3 por ciento; en los fondos de pensiones privados (AFP) 19 por ciento y en las fiduciarias 26,8 por ciento.

“Llevamos dos o tres años muy difíciles, con utilidades muy precarias porque también han pasado muchas cosas, desde aspectos desagradables (escándalos) hasta temas internacionales que han creado incertidumbre en el mundo financiero”, sostiene Jaime Humberto López, presidente de Asobolsa.

A eso se suman los altos costos de operación de las firmas, pese a que se han venido ajustando con la Bolsa de Valores, Deceval y otros proveedores de infraestructura para tratar de superar esta coyuntura.

Quienes se mueven en este mercado son conscientes de que más temprano que tarde las comisionistas deben dar ese gran salto que les permita transformarse en entidades mucho más especializadas, pues si bien hoy las licencias que tiene les permite atender varios frentes del negocio, también saben que la capacidad y músculo de algunos no les alcanzará para tanto, por lo que deben cambiar para ser eficientes y sobrevivir.

Algunas firmas ya están en esa ruta de transformación, una de las más avanzadas es Afín Comisionista, que desarrolló Ualet, una aplicación que permite, desde el celular invertir montos mínimos en diversos fondos del mercado.

Leopoldo Forero, su presidente y quien lidera esa transformación, dice que “Afin tomó una visión de futuro e hizo una transformación digital al pasar de un negocio off line a otro ciento por ciento digital; se salió de los negocios tradicionales y se convirtió en un distribuidor digital puro de fondos”.

Añade que el fin de la regla es la especialización, por eso dejaron los otros negocios y que las firmas grandes o pequeñas que no ven que les está llegando el mundo digital tienen que tener capacidad de transformación, que al principio duele, pero al final beneficia al cliente.

Por eso, lo primero que hay que hacer es recuperar la confianza en el mercado, mucha de la cual se ha perdido con los recientes escándalos del mercado, coinciden los expertos.

“Soy optimista de que el mercado de capitales tendrá un rebote y un nuevo aire que llevará a algunas firmas a fusionarse, pero también que se vendan a inversionistas que están listos con el pie en el acelerador para entrar al país”, dice López, de Asobolsa.

González, de Credicorp, cree, a su vez, que los primeros efectos importantes de esta evolución se darán en la forma como las firmas interactúan con los clientes, procesos en los que hay un apoyo decidido del ente regulador del mercado.

Mercado de valores a examen

El presidente de Asobolsa, Jaime Humberto López, dijo que hace falta una nueva misión del mercado de valores, un análisis profundo de qué hay en el mundo, qué debe haber en Colombia y por qué; si hay barreras regulatorias o si se requieren normas para fomentar más este mercado. Por ejemplo, dice debería haber subsidio para emisores que se en listen en bolsa.

CARLOS ARTURO GARCÍA M.
En Twitter: @CarlosGarciaM66

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.