Fuerte polémica por regulación para firmas de tecnología financiera

Fuerte polémica por regulación para firmas de tecnología financiera

Mientras sector pide marco jurídico para su desarrollo, autoridades dicen que no se necesita. 

Aplicaciones del 2016

Las aplicaciones están disponibles en Google Play y en App Store.

Foto:

123rf

10 de septiembre 2018 , 09:56 p.m.

Con más de 215 startup en operación y un número similar en desarrollo; inversiones de 10 millones de dólares al año y un crecimiento potencial enorme, el llamado negocio de tecnología financiera (fintech) toma cada vez más visos de industria en Colombia.

El país ocupa el tercer lugar en Latinoamérica, después de Brasil y México en esta materia con aplicaciones para pagos, crédito y seguros, hasta asesorías financieras y de inversión.

Pero, a pesar del impulso del sector, hay quienes piensan que Colombia está en mora de tener un marco regulatorio que facilite su desarrollo y permita destrabar algunos temas que se mantienen a la expectativa sobre los límites de lo que se puede o no hacer ahora que esta tecnología está llamada a apoyar la inclusión financiera, a reducir el uso del efectivo y a mejorar la trazabilidad de las operaciones bancarias.

Ese es, precisamente, el punto que ha generado toda una polémica entre quienes abogan por un marco regulatorio para esta naciente industria y quienes insisten en que las fintech tienen el camino despejado en Colombia para consolidarse.

Quienes exigen el marco normativo claro advierten que hay más de una veintena de desarrollos frenados a la espera de este,
aunque reconocen los esfuerzos del regulador en la expedición de normas en temas de pagos, transacciones electrónicas, crowdfunding y seguridad.

Pero también hay quienes critican esas medidas y advierten que no solo son insuficientes, sino que se sigue legislando a favor del sistema financiero y obstaculizando la llegada de nuevos jugadores al mercado.

“Las fintech ayudarán a dar ese paso definitivo para avanzar en materia de inclusión financiera y a que haya mayores ecosistemas de pagos que empujen el desarrollo que se necesita en materia financiera y económica, pero se requiere eliminar las barreras que obstaculizan sus avances y que protegen aún al sistema tradicional”, señala Jorge Noguera, presidente para América Latina y el Caribe de Mastercard.

Señala que se deben crear condiciones para que haya competencia entre ambos sistemas y mayores jugadores, se generen ecosistemas y se expandan esos nuevos modelos.

De las fintech que se han desarrollado en Latinoamérica (unas 800), el 29 por ciento son mecanismos para pagos y remesas; 25 por ciento corresponde a gestión financiera y de patrimonio; 17 por ciento son de préstamos; 9 por ciento crowdfunding y 7 por ciento de comparación y educación financiera, según Finnovista.

La discusión

En Colombia el régimen de capital privado no incentiva para nada el capital emprendedor y esta es una de las causas para que no llegue más inversión, por lo que se requieren esquemas tributarios que incentiven estos vehículos y que haya estabilidad jurídica; también mayor protección al consumidor y a sus recursos, así como estabilidad del sistema financiero, eso no es negociable, dicen voceros de Colombia Fintech, gremio que reúne a más de 80 firmas del sector.

“Esta industria es muy heterogénea. Hay segmentos que se deben regular, otros autorregular; unos que hay que desregular y otros regular, controlar y vigilar, sobre todo los que tienen que ver con recursos del público, por eso estamos definiendo qué queremos como política pública”, dice Edwin Zacipa, director del gremio.

Y aunque reconoce que se han dado pasos importantes, es enfático al señalar que sin un marco jurídico será difícil que esta industria se desarrolle.


Dentro del grupo que aboga por ese marco jurídico propio hay un ala más radical que argumenta que el mismo regulador tiene miedo de echarse más gente encima (entidades para vigilar) pero, sobre todo, cree que detrás de ese temor está el hecho de que no quieren casar peleas con el sector financiero.

“La Superfinanciera no quiere meterse en problemas con los bancos, por eso asume una posición tibia, pero resulta que los empresarios fintech sí necesitan un marco regulatorio, porque cada vez que intentan hacer algo aparecen la Dian, el Banco de la República, el Ministerio de Hacienda y la misma Superfinanciera a decirles que eso no se puede hacer, que es un riesgo”, dice Mauricio Toro, representante a la Cámara.

Y aclara que no pide una regulación profunda, porque la sobrerregulación también es dañina, pero sí que se diga cuál es esa caja donde se puede jugar, porque más que haber cosas que se pueden hacer, hay muchas que no se pueden hacer.

El Gobierno difiere de esto, defiende la normativa existente y lo que muchos empresarios están haciendo bajo esta.

La defensa

Jorge Castaño, superintendente Financiero, es tajante al señalar que Colombia no necesita un marco regulatorio para fintech, puesto que el existente es flexible, a lo que se suma que haya un único supervisor, a diferencia de otros países, como México, donde hay cuatro, lo cual dificulta todo.

“Lo que hemos hecho experimentando solos (Sedpes, crowdfunding, mecanismos de seguridad y sistemas de pago de bajo valor) dándole viabilidad a cada una de las iniciativas es una realidad. Las normas ya están montadas, el Gobierno está sacando los decretos y la Súper tiene una discrecionalidad grande para darles entrada a muchos jugadores. No necesitamos más leyes”, insiste.

El área de innovación de la entidad ha recibido 40 solicitudes de productos fintech, de los cuales cuatro están autorizados: dos son robo-advisor, uno de vinculación de clientes y distribución de fondos de inversión y uno más de pagos.

El funcionario advierte que el asunto de las aplicaciones para administrar ahorro del público por fuera del sistema es una discusión que se debe llevar a todo el país, porque habría que cambiar el concepto de captación masiva y habitual del dinero y demandaría no una ley, sino ajustar la existente.

Edwin Zacipa señala que no hay articulación institucional y tampoco se ve un frente claro de apoyo sobre la industria. Falta mucho, dice, en capital para las fintech, en criptoactivos, insurtech, neobancos crowdfunding y blockchain.

Toro también coincide en que hay restricciones en financiación de capital de riesgo para pymes porque la ley ve todo como captación masiva
y señala que el crowdfunding quedó mal regulado, pues se hizo para que solo lo pudieran hacer los bancos. También aboga por una regulación de criptoactivos que abarate los costos para las personas, pues los de la banca son muy elevados.

Pero Castaño insiste en que el sanbox regulatorio del país permite muchas innovaciones, varias de las cuales están andando. “Las licencias están, desde la más liviana hasta la más compleja, para hacer de todo en todos los frentes. No creo que se necesite una ley para eso”.

CARLOS ARTURO GARCÍA M.
En Twitter: @CarlosGarciaM66​

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.