'Rappitenderos no son empleados de Rappi, son usuarios'

'Rappitenderos no son empleados de Rappi, son usuarios'

¿Es viable que esta plataforma tenga que contratar a los domiciliarios?

sds

Alejandro Galvis, Chief Of Staff de Rappi y Sebastián Rúales, Director Comercial Rappi LatAm.

Foto:

MAURICIO LEÓN / EL TIEMPO

Por: Portafolio.co
19 de julio 2019 , 09:40 a.m.

El pasado 8 de junio, la ministra de Trabajo, Alicia Arango, manifestó que en Colombia la contratación de Rappitenderos es legal, declaraciones que le abrieron paso al anuncio de que el Gobierno contempla, en su Plan Nacional de Desarrollo, legalizar el trabajo por horas en el país, como una medida para dinamizar el empleo, ante los cambios que han traído las nuevas tecnologías.

Diez días después de este anuncio, Rappi rompió su silencio y habló por primera vez sobre este y otros polémicos temas.

En entrevista con Portafolio.co, Alejandro Galvis, Chief Of Staff de Rappi y Sebastián Rúales, Director Comercial Rappi LatAm, hablaron del modelo de negocio de la compañía, sobre si existe o no una relación laboral con los Rappitenderos, y qué pasaría en caso de que fueran obligados a pagarles seguridad social.

En este diálogo también manifestaron su interés de seguir manteniendo contacto con el Gobierno con el fin de estructurar un marco legal para las plataformas digitales, que según ellos, serán clave para el futuro inmediato de la economía del país.

¿Para ustedes qué tipo de contrato tienen sus trabajadores: independientes o informales?

Alejandro Galvis: El modelo de negocio de Rappi tiene como gran beneficio ofrecerle a los Rappitenderos una alternativa de generar ingresos complementarios a otras actividades.

Es una buena alternativa para generar ingresos cuando los usuarios crean demanda, pero no es tan buena cuando no hay muchos pedidos de domicilio. Al ser una plataforma basada en la economía de mercados, estamos completamente supeditados a lo que los clientes pidan para poder tener negocio. Ese es un punto muy importante en nuestro modelo.

Explicamos esto porque cuando un Rappitendero se conecta en las noches y los fines de semana tienen muchos pedidos que atender, fuera de esos horarios, las ventas fluctúan mucho.

Entonces, pensar en contrataciones bajo el marco actual es inviable con nuestro modelo. Al ser una plataforma, el modelo permite que se trabaje de manera flexible y no por jornadas. El Rappitendero se conecta y se desconecta a su decisión cuándo y dónde él quiera.

Llevar esto a un modelo de contracción como el que existe ahora no aplica, pues ninguna empresa soportaría tener tantos empleados con largos espacios de baja operación durante el día.

¿Están de acuerdo con la propuesta de la Ministra de Trabajo de implementar el trabajo por horas en Colombia cumpliendo con temas de seguridad social?


Alejandro Galvis: El equipo de Rappi se ha sentado varias veces con el viceministro de Trabajo para participar en sesiones en las que les hemos expuestos nuestros puntos de vista para que el Gobierno estructure un marco de ley que tenga en cuenta el emprendimiento, porque si no se tiene en cuenta es arriesgado ya que le restaría competitividad al país.

El modelo de negocio de Rappi tiene como gran beneficio ofrecerle a los Rappitenderos una alternativa de generar ingresos complementarios a otras actividades

Sebastián Rúales: Es importante aclarar que Rappi es una plataforma que conecta a dos tipos de usuario. Un usuario que está dispuesto a hacer un pago por conveniencia a cambio de un producto o servicio, con un usuario que se conecta a la plataforma para atender órdenes con el fin de generar un ingreso. En ese ejercicio, Rappi como compañía, funciona como un conector, que une a dos tipos de usuarios, y en ese orden de ideas Rappi no funciona como un empleador ni como un generador de la demanda.

En el pasado, las veces de Rappi las hacían las páginas amarillas. Anteriormente, las personas se dirigían a los directorios telefónicos, pedían un servicio a un trabajador independiente y este iba, realizaba su actividad y listo. ¿Qué es distinto en este momento?: el uso de la tecnología. Nada más.

En ese momento nadie le exigía a los directorios que tenían que pagarles seguridad social a esos empleados, ya que ellos asumían como independientes el pago de su seguridad social.

Por otro lado, no se cumplen con condiciones de ley para denominarse como nuestros trabajadores. ¿Cuáles son esas condiciones?

Primero, no tienen subordinación. Segundo, los ingresos por un pedido son en su totalidad de los Rappitenderos, ya que la compañía no toma un porcentaje del domicilio. Por último, esa flexibilidad de la que hablamos les permite a estas personas vincularse a otras plataformas, así que sus ingresos no van a estar supeditados a una sola fuente.

El modelo de Rappi no está hecho para tener contratadas personas, independientemente si son por horas o son periodos más grandes.

Sin embargo, eso no quiere decir que no los tengamos en cuenta ni seamos solidarios. Prueba de eso es que aunque el marco legal no nos obliga a tener que pagar ARL, desde el 2016 la compañía le ofrece a los Rappitenderos 100% de cobertura en ese aspecto y no es algo que hicimos porque nos obligaron sino porque somos solidarios.

El Plan Nacional de Desarrollo que acaban de aprobar habla de legalizar plataformas digitales, ¿Cómo creen que debería ser esa legalización?

Alejandro Galvis: Dentro del marco actual estamos dentro de la legalidad. La ministra de Trabajo ha sido muy clara en eso.

Por otra parte, que el marco legal puede cambiarse para ajustarse a un mercado cambiante sin duda es necesario.

Sebastián Rúales:
Estamos enteramente a disposición de los agentes reguladores, las autoridades y el Gobierno para participar en conversaciones y exponer nuestros puntos con el fin de que no se limite el crecimiento de la tecnología, el emprendimiento y la innovación, y que por el contrario sea un modelo que ayude a que Colombia sea un país mucho más proactivo.

¿Hay ejemplo de otros países en los que se hayan regulado este tipo de plataformas?

Alejandro Galvis: Los sitios donde vemos que hay adelantos en regulación son mercados muy distintos al nuestro.

En Europa hay unas situaciones donde se ha avanzado pero son economías muy diferentes. Yo creo que en Colombia estamos a la vanguardia de escribir cómo debe ser esto para operar dentro de un marco que sea útil para nuestra realidad, pero que además no le reste competitividad a nuestro entorno.

Para nosotros es clave construir un marco que se adapte a las condiciones del mercado actual.

¿Cómo Rappi genera ingresos si ustedes dicen que no cobran comisión a los Rappitenderos?

Sebastián Rúales: La totalidad de los ingresos se reparte a los rappitenderos sin tomar comisión. El 100% de la propina va al rappitendero. Lo que paga el cliente y lo que recibe el rappitendero por concepto del domicilio puede variar levemente, pero Rappi no busca rentabilizar su modelo con los cobros de domicilios, le repito, la totalidad de lo que pagan los clientes es transferido a los rappitenderos.

Una segunda fuente de ingresos está en la monetización de acciones de visibilidad, marketing y media, que las marcas de consumo masivo usan para incrementar sus ventas y hacer estrategias.

¿Por qué entonces algunos Rappitenderos protestaron recientemente asegurando que habían disminuido sus comisiones?

Sebastián Rúales: Nosotros todos los días tenemos un Focus Group con los Rappitenderos en donde ellos nos dicen mejoren esto o aquello…

En una de esas sesiones, ellos nos dijeron que independientemente de la complejidad de la orden, los usuarios estaban pagando el mismo valor.

Por ejemplo, ellos recibían el mismo dinero independientemente si la orden era a una cuadra o a 15.

Entonces nos recomendaban que hiciéramos ajustes porque les parecía injusto que una persona que tenía que llevar una orden a 15 cuadras ganara igual que uno que la llevaba a una cuadra.

Fue ahí cuando nos dijeron que pusiéramos unas órdenes variables, que, según la complejidad de la orden, el cálculo fuera distinto.

Algunos tomaron esto como un cambio en los porcentajes o en 'comisiones', pero lo que se busca con esto es precisamente nivelar a todos los Rappitenderos con condiciones más justas.

Alejandro Galvis: Este modelo lo seguimos ajustando. Incluso, el consumidor paga menos por órdenes más cortas y menos complejas.

¿Entonces podría decirse que fue una falta de comunicación, de parte de ustedes, al no anunciar correctamente estos ajustes?

Sebastián Rúales: La respuesta es sí.

¿Rappi sería financieramente viable si el Gobierno les impusiera condiciones laborales para sus colaboradores?

Esa respuesta tiene una serie de ‘dependes’. Nosotros como empresa no podemos garantizar ingresos cuando no hay demanda. Como plataforma no sería viable.

Si tenemos que asumir costos se pone en riesgo el modelo.

PORTAFOLIO.CO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.