El reto de la construcción informal en Bogotá

El reto de la construcción informal en Bogotá

Más de 19.000 unidades informales con bajas especificaciones técnicas de construcción.

Colina Campestre

Hoy Bogotá solo cuenta con el 3,5 por ciento de hectáreas disponibles para construir.

Foto:

Abel Cárdenas

Por: Metrocuadrado.com 
06 de diciembre 2019 , 07:46 p.m.

Actualmente el área de suelo disponible que se puede desarrollar de forma efectiva en Bogotá es apenas del 3,5 por ciento (1.334 hectáreas), mientras que en el año 2000, el espacio útil representaba el 21,2 por ciento (8.050 hectáreas) del total del área urbana.

En este sentido, la construcción indiscriminada que se presenta en Bogotá obedece a dos fenómenos que corresponden a dos escalas claramente diferenciadas: el fenómeno de la construcción informal, de escala barrial sobre barrios ya legalizados; y el fenómeno de la ocupación de la Sabana de Bogotá para ofrecer vivienda a población expulsada de Bogotá, el cual corresponde a la escala regional.

La sobredensificación de barrios de origen informal en localidades periféricas como Suba, Kennedy, Bosa o Ciudad Bolívar genera alrededor de 1,5 millones de metros cuadrados que equivalen a más de 19.000 unidades nuevas de vivienda informal en altura.

El peligro de estas construcciones es que se realizan con bajas especificaciones técnicas de construcción, sin cumplir con normas de sismo-resistencia para proteger la vida humana, facilitando el hacinamiento humano y sin la generación de nuevo espacio público o equipamientos cercanos para la oferta de servicios sociales como jardines infantiles, centros de salud, o centros de atención al adulto mayor.

De otro lado, la ocupación en la sabana de Bogotá implica a tres grandes grupos de los estratos sociales de la ciudad: al sur, en Soacha y Sibaté, se desplazan familias de estratos bajos; al occidente, en Funza, Mosquera y Madrid, familias de estratos medios; y al norte, Chía, Cota, Calera, Sopó, etc., familias de estratos medios altos y altos.

La mayor parte de estos nuevos desarrollos urbanos se construye con la generación de una oferta suficiente y de calidad de nuevos espacios públicos, de equipamientos de servicios sociales básicos (como salud, educación media y superior, bienestar social, cultura, recreación, etc.) y de centros de empleo.

No obstante, si se sigue construyendo de forma indiscriminada, tanto las periferias urbanas como las regionales van a seguir un proceso progresivo de deterioro de la calidad de vida urbana que se va a reflejar en el consumo de gran cantidad de tiempo para el desplazamiento cotidiano, en la disminución de la calidad de las construcciones, en la ocupación de suelos con valor ambiental y en sobrecostos para las administraciones municipales regionales en términos de extensión de redes de servicios públicos y de nuevas rutas de transporte público.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS
EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.