La diferencia entre 'estar quebrado' y... 'estar quebrado'

La diferencia entre 'estar quebrado' y... 'estar quebrado'

Las palabras de Roberto Kriete que Avianca salió a aclarar.

Avianca en Capítulo 11 en 2004

Cuando Avianca atravesaba el Capítulo 11, en 2004, entró Germán Efromovich como nuevo dueño. Junto a él, Gabriel Silva (izq,) de la Federación de Cafeteros, y Javier Aguirre (der.) de Valores Bavaria.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

Por: Mauricio Galindo
27 de agosto 2019 , 12:30 p.m.

Si el presidente de la junta directiva de una empresa como Avianca se reúne con otras personas que trabajan para la firma, y les dice que la compañía "está quebrada", es una cosa. Pero es otra cosa, si el representante legal de la empresa acude a un juzgado, por ejemplo, el de Bancarrotas del Distrito Sur de Nueva York, y declara que su empresa está en bancarrota y requiere de la protección frente a los cobros de los acreedores, para un proceso de reestructuración.

Los dos son hechos reales. El primero es una charla en términos coloquiales de Roberto Kriete, cabeza de la junta directiva, con un grupo de empleados, de la que se tomó, de acuerdo con la empresa, un video de manera ilegal, pese a ser una conversación privada.

Lo segundo pasó hace 16 años, cuando la empresa era del Grupo Santo Domingo y de los cafeteros.

¿Cuál es la diferencia entre decir 'estar quebrado' en una arenga a colaboradores  frente a decir lo mismo ante un juez? En la primera, Kriete hace una calificación en lenguaje cotidiano de una situación difícil: la empresa, dice, "no le está pagando a sus acreedores, no le está pagando a las compañías de arrendamiento de los aviones, no le está pagando a los bancos". Por eso, ..."señores, Avianca está quebrada, 'ok'... quebrada".

Pero si la empresa va ante una autoridad y utiliza el mismo calificativo -por ejemplo, en Estados Unidos, a la luz del Capítulo 11 del Código de Bancarrotas, o en Colombia al abrigo de la Ley 1116 de reestructuración- es una declaración formal de la quiebra, con la idea de reorganizar los pagos a los acreedores, y la intención de que la empresa tome un nuevo aire.

El 21 de marzo del 2003, Avianca emprendió ese camino, ante el juez Allan Gropper, del Distrito Sur de Nueva York, y lo logró. Pero en las actuales circunstancias pasan cosas distintas. En el video, Kriete les dice a los colaboradores que "estamos en un proceso de renegociar todo eso y de reestructurar todas las deudas para poder hacer los cambios que se tienen que ejecutar para que esta línea aérea se vuelva rentable". Es decir, se entienden directamente con los acreedores.

Ese proceso, dice la firma en un reporte a los mercados, a través de la Superfinanciera, está "en armonía con el 'Plan Avianca 2021' que fue revelado al mercado en días pasados", y recuerda que se busca el reperfilamiento de la deuda; la optimización de la flota; fortalecer el centro de conexiones de Bogotá; garantizar un flujo de caja que permita llegar a niveles de apalancamiento conservadores, y lograr un crecimiento sostenible y competitivo.

Ahí está pues, la diferencia de decir 'estoy quebrado' frente a una autoridad, y decirlo entre 'amigos'. Formalizarlo ante una autoridad implica que esta puede ordenar una protección que impide el cobro de las obligaciones y se emprenda un camino de reestructuración.

Lo cierto es que la diferencia empezó a ser asimilada por los jugadores de la bolsa de valores, pues, luego de llegar a perder el 14 por ciento en el arranque de negociaciones de este martes, y en medio del escándalo inicial, la pérdida se había reducido a 2,5 por ciento, para el medio día.

Por lo pronto, surge de nuevo una lección que hace rato se volvió recurrente, pero que se aprende de manera lenta. Las reuniones privadas no son privadas. "Aquí entre nos" no existe.

Mauricio Galindo
Editor de Economía

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.