Iluminación led, gran amiga de la eficiencia energética

Iluminación led, gran amiga de la eficiencia energética

Esta tecnología evoluciona y se convierte en una de las alternativas con el medio ambiente.

df

La tecnología led ayuda a ahorrar energía, ya que su consumo es menor en casi un 80 por ciento, comparándolo con el consumo de una bombilla.

Foto:

David Osorio / EL TIEMPO

Por: Economía y Negocios
30 de agosto 2019 , 06:51 p.m.

Desde que en el 2008 se prohibió el uso de bombillas incandescentes halógenas en Colombia, por su baja eficiencia lumínica, las alternativas de iluminación se centran en el uso de bombillos ahorradores fluorescentes o la iluminación con luces LED, donde estas últimas ganan terreno gracias a su eficiencia.

“La tecnología LED (Light Emitting Diode, por sus siglas en inglés) o diodo emisor de luz es un pequeño dispositivo recubierto de plástico con un ‘hilo’ semiconductor de gran resistencia, que al recibir una corriente eléctrica de muy baja intensidad, emite luz de forma eficiente y con alto rendimiento”, señala David Martínez, del área de mercadeo de Ecolite, compañía especializada en iluminación.

LED, agrega Martínez, es muy eficiente, pues el diodo emite luz monocromática directamente en la longitud de onda de color requerido, transformando la energía en luz y no en calor, por lo que las fuentes de luz diseñadas con esta tecnología ofrecen muchas ventajas sobre las otras fuentes de luz existentes.

Para Tomás Rada Crespo, profesor asociado del Departamento de Física y Geociencias de Uninorte, uno de los atributos de LED, “consiste en que se usan cantidades extremadamente pequeñas de óxido de aluminio en itrio, que luego se combinan con cantidades más pequeñas de fósforos para variar el color de lo que se quiere emitir, en contraposición de las lámparas fluorescentes, que en ocasiones usan mercurio, o las bombillas incandescentes que usan filamento de tungsteno, escaso en la naturaleza”.

Adicional a ello, ayuda a ahorrar energía, ya que su consumo es menor en casi un 80 por ciento, comparándolo con el consumo de una bombilla ahorradora de energía; tienen mayor rendimiento de flujo luminoso y calidad del color y su mantenimiento es mínimo. También se estima que su vida útil es superior a la bombilla, llegando hasta 50.000 horas de uso, según explica José Daniel Soto, profesor investigador del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de Uninorte.

Amiga del medio ambiente

Uno de los mayores retos en el mundo es lograr una disminución en consumo energético, tanto así que en septiembre del 2018, el Parlamento Europeo prohibió la fabricación de bombillas halógenas, que deben ser reemplazadas por lámparas LED, teniendo como base el protocolo de Kioto que, en el 2005, estableció medidas para disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero con el fin de lograr una iluminación más sostenible.

Frente a ello, la tecnología LED brinda grandes aportes, como indica el profesor Rada Crespo, de Uninorte, “primero en la disminución energética, que puede ser entre un 70 a 80 por ciento, lo que reduce la demanda de electricidad que se genera por fuentes no renovables; segundo, la disminución de elementos que pueden causar algunos daños ambientales, como el mercurio de las lámparas fluorescentes”.

Al cambiar dichas lámparas por leds, añade el experto, se requiere de menor cantidad de elementos perjudiciales y se disminuye la basura, ya que tienen una larga duración, “y aunque las partes para cubrirlos pueden contener algún material un poco contaminante (como plástico para su recubrimiento), se usan bastante menos cantidades”.

Esta reducción de energía para la emisión de luz, de alta eficiencia energética, conlleva a la disminución de emisiones de CO2 al medio ambiente. Adicionalmente, “esta tecnología no emite luz ultravioleta, y es libre de elementos tóxicos como el vapor de mercurio y diversos gases inertes como el argón o el neón, componentes básicos para el funcionamiento de los bombillos ahorradores o fluorescentes; además la tecnología LED implementa materiales altamente reciclables”, afirma David Martínez, de Ecolite.

Otros expertos señalan que tienen baja emisión de calor y no generan campos magnéticos altos contaminantes y nocivos como sucede con la tecnología de inducción magnética.

Sin embargo, comenta el profesor José Daniel Soto, de Uninorte, “es necesario utilizar el tipo de iluminación LED adecuada para cada instalación, de acuerdo con la actividad que se va a realizar. Utilizar LED con temperatura de luz de 5000K, o superior, puede generar incomodidades para los usuarios en los dormitorios, mientras que en las zonas de oficina, es conveniente su uso”.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.