Secciones
Síguenos en:
Qué hacer si el empleador no paga el salario a tiempo
Remodelación

El pago del salario en las fechas acordadas es una obligación del empleador.

Foto:

¡Stock

Qué hacer si el empleador no paga el salario a tiempo

El pago del salario en las fechas acordadas es una obligación del empleador.

FOTO:

¡Stock

Se pueden tomar algunas decisiones al respecto que puede analizar en tal caso.

Debido al efecto y consecuencias de la pandemia, algunas empresas no han podido pagar oportunamente el salario a los trabajadores, o en otras situaciones deciden simplemente no pagar a tiempo. Frente a esta situación el empleado puede tomar la decisión de renunciar lo que conlleva a ser debidamente indemnizado, como lo ordena la ley.

(Le puede interesar: ¿Busca empleo? Multinacional Comdata anuncia más de 800 vacantes cada mes)

El plazo para pagar el salario depende del periodo de pago acordado entre las partes, que puede ser semanal, quincenal o como mensual, según el artículo 134 del código sustantivo del trabajo.

Luego de definir el periodo de pago, en el contrato de trabajo se suele definir el plazo para pagarlo, que puede ser el día 15, o el último día del mes, o también los primeros 5 días del mes siguiente, de acuerdo con lo establecido en dicho contrato laboral.
La demora en el pago de salarios se genera cuando el plazo que tenía el empleador para pagarlo se ha vencido.

(No deje de leer: ¡Trabajo sí hay! Aerolínea Emirates abre convocatoria con 3.500 vacantes)

El artículo 57 del código sustantivo del trabajo en su numeral 4 señala como obligación especial del empleador “pagar la remuneración pactada en las condiciones, períodos y lugares convenidos”.

Si en el contrato de trabajo se acordó pagar el salario el 15 de cada mes y el pago se hace el 16, el empleador ya habrá incurrido en mora

Si en el contrato de trabajo se acordó pagar el salario el 15 de cada mes y el pago se hace el 16, el empleador ya habrá incurrido en mora.

La consecuencia inicial puede ser la renuncia del trabajador por una justa causa.

El numeral 6 del literal B del artículo 62 del código sustantivo del trabajo señala que es justa causa para que el trabajador termine el contrato de trabajo: “El incumplimiento sistemático sin razones válidas por parte del empleador, de sus obligaciones convencionales o legales”.

El pago del salario en las fechas acordadas es una obligación del empleador, y su incumplimiento de lugar a que el trabajador termine el contrato de trabajo.

(Además lea: Elon Musk: ¿Qué se necesita para trabajar con el magnate?)

Recuerde que es indiferente el monto del salario cuyo pago se ha incumplido, no hace falta que el tiempo de mora sea de meses y que el pago posterior a la terminación de contrato no subsana la causal de terminación.

Es claro que el trabajador puede renunciar con justa causa, y ello configura el despido indirecto. Y el despido indirecto tiene como consecuencia para el empleador el pago de la respectiva indemnización por despido injustificado.

Si el trabajador decide renunciar alegando como razón la mora en el pago del salario, debe indicarlo en la carta de renuncia, pues si no lo hace luego no podrá alegar el despido indirecto.

La carta de renuncia es fundamental y necesario para que el trabajador pueda luego demandar a su empleador para que le pague la indemnización por despido injusto, por lo cual debe asegurarse de que se haga en los términos correctos.

Para que el empleado renuncie por mora en el pago de salarios y sea justa causa se debe cumplir que el empleador incumpla sistemáticamente con sus obligaciones, es decir, que su incumplimiento sea continuado como lo reitera la sala laboral de la Corte suprema de justicia en sentencia 52043 del 6 de marzo de 2019.

(Le recomendamos: Alerta por estafas y fraudes en procesos de selección)

Pero cuando el empleador se retrasa uno o dos días de vez en cuando en el pago del salario no se configura el incumplimiento sistemático y grave de sus obligaciones, lo que impide que el trabajador pueda renunciar con justa causa.

Sin embargo, cuando el retraso es superior a un periodo de pago o más, por ejemplo dos meses o más sin recibir salario, sí se considera un incumplimiento grave.

Debido a que el empleado suele ser la parte débil de la relación laboral, se ve en la obligación de tolerar los reiterados incumplimientos del empleador, y esa tolerancia no se puede interpretar como una aceptación del trabajador.

El trabajador cuenta con pocas herramientas diferentes a la renuncia para conseguir que el empleador cumpla con su obligación de pagar oportunamente el salario.
Si bien el empleado puede denunciar al empleador ante el Ministerio del Trabajo por incumplimiento de sus obligaciones laborales, no es la opción ideal para el trabajador, ya que se empeorará la relación de las partes.

(No deje de leer: Jóvenes en Acción: cómo recibir el cuarto ciclo de pagos)

Finalmente, si el empleado renuncia y el empleador sigue sin pagarle su salario se puede alegar el pago de la sanción o indemnización moratoria. La renuncia puede justificarse por el no pago de salarios, y por el no pago de otras acreencias laborales como prestaciones sociales o aportes a seguridad social.

Hay que reiterar en las dos alternativas que tiene el trabajador: presentar una queja por el incumplimiento de las obligaciones o conciliar con su empleador los plazos de pago e indemnizaciones.

ELTIEMPO.COM

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.