Derecho a la recreación vs salud y tranquilidad

Derecho a la recreación vs salud y tranquilidad

¿Hasta dónde permiten las leyes la recreación en inmuebles residenciales para no perturbar la calma?

edix

Inmuebles residenciales tienen establecido un nivel de ruido permitido para evitar conflictos entre vecinos. 

Foto:

Jaiver Nieto/ EL TIEMPO

Por: Nora Pabón Gómez
07 de agosto 2020 , 09:40 p. m.

Muchos residentes en edificios y conjuntos se pronuncian sobre el uso de artefactos de recreación que provocan ruidos incómodos y alteran la tranquilidad . ¿Qué dictan las normas sobre esto?

Consulta un propietario: "Tengo unos vecinos que se mudaron a la casa de al lado. Instalaron unas bicicletas de carreras y ponen su transmisión con alto volumen. Dichas bicicletas producen un zumbido desagradable que puede durar hasta dos horas. Parece como si tuvieran la lavadora prendida dos horas. Ya le comenté a la administradora para que les solicite por favor que hagan una insonorización de las paredes y el piso de la habitación donde tienen instaladas sus carreras virtuales de bicicleta. Si el llamado no ha funcionado qué puedo hacer, afectan nuestro sueño y tranquilidad".

Otras dos personas exponen su caso en sentido similar, pues unas personas del apartamento vecino adquirieron unos simuladores de motos que ocasionan un ruido excesivo que perturba su tranquilidad. Preguntan cómo deben actuar para no exponerse a cualquier actitud negativa de los infractores.

Respuesta. Aunque en los dos casos consultados los residentes tienen derecho a la recreación y a la intimidad dentro de su casa, deben ejercerlo respetando los derechos de sus vecinos a la salud, a la intimidad, a la tranquilidad y a un ambiente sano.

El procedimiento iniciado por la consultante y afectada, en el primer caso, es correcto, pues está demostrado que es inconveniente en la mayoría de estas situaciones, hacer las reclamaciones directas al infractor y por tanto este tipo de quejas se deben dirigir a la administración para que se apliquen los mecanismos de solución de conflictos determinados en cada reglamento de propiedad horizontal y en la Ley 675 de 2001.

También estoy de acuerdo con que se solicite por parte de la administración, a las personas que además están infringiendo el reglamento, que utilicen medidas para mitigar el ruido, entre estas la insonorización de los muros, pisos y ventanas, ya que por la afirmación del consultante no es un ruido tolerable, pues al parecer supera el nivel permitido en inmuebles residenciales.

De igual manera se puede proceder ante la segunda situación planteada. Si lo anterior no prospera y continúa la perturbación, por iniciativa del administrador y de acuerdo con lo establecido en el reglamento, se deberán imponer las sanciones del caso.

(Le puede interesar: 'Cómo es la protección de datos en las asambleas de copropietarios')

Por otra parte, es posible acudir a las autoridades de Policía, las cuales pueden actuar ordenando la desactivación temporal de la fuente de ruido, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 33 del Código Nacional de Policía y Convivencia (Ley 1801 de 2016).

Precisamente la Corte Constitucional al declarar la exequibilidad (condicionada) de este artículo en cuanto a la citada previsión, hace unas precisiones muy interesantes respecto a los ruidos y a la imposición de esta medida policiva en casos en que las "condiciones de tiempo, modo y lugar indiquen una perturbación evidente de la convivencia o el sosiego".

También hace referencia a "la utilización de implementos de medición auditiva para demostrar el incumplimiento de los niveles de ruido permitidos según la norma vigente." (Sentencia C-308 de 2019. Corte Constitucional).

Si el ruido es permanente y la situación incontrolable directamente, es posible analizar la posibilidad de instaurar una acción de tutela para protección de los derechos de los afectados. Son muchos los pronunciamientos de los jueces en este sentido. 

(Además: 'La construcción de un nuevo piso con todas las de la ley')

Estacionamiento de bicicletas

"Puntualmente, me he visto afectado por cobros indebidos en la administración, por cuenta de una bicicleta eléctrica. Solo fue hasta que entramos en cuarentena que la administradora decidió cobrar el espacio como si fuera una moto. (…) Sé que de ser necesaria una demanda y posteriormente una tutela, no pasaría de un juez de primera instancia. No obstante, sé que existe dicha problemática en otros conjuntos donde no hay un parqueadero adecuado para estás bicis eléctricas". Pregunta si es justo y legal la actitud de la administradora, máxime que en las actuales circunstancias que la bicicleta se ha convertido en un vehículo alternativo muy importante y recomendado.

Respuesta. La regulación de los estacionamientos y demás zonas comunes debe estar establecida en los reglamentos de propiedad horizontal y / o manuales de convivencia de cada edificio o conjunto.

Es posible que en el edificio relacionado con la consulta, los estacionamientos comunes hayan sido reglamentados como bienes comunes de explotación económica fijando una tarifa debidamente autorizada por la asamblea de propietarios o por el consejo de administración según el caso y diferente si se trata de bicicletas, motos o de vehículos automotores.

Considero que, por el hecho de tener la característica de ser una bicicleta eléctrica, definida por la norma como bicicleta con pedaleo asistido, no lo equipara a las motos, en cuanto al espacio ocupado. (Resolución 160 de 2017 del Ministerio de Transporte).

Por tanto, ante este conflicto debe también acudir al procedimiento señalado en el reglamento para solucionar la controversia con la administración. Ya sea ante el comité de convivencia, ante el consejo de administración o en una posible conciliación, el principal argumento es, que si bien estos elementos nuevos de transporte no deben estar mencionados en la mayoría de reglamentos, debe existir una regulación ya aprobada sobre el uso y explotación de estos bienes comunes.

En cuanto a las bicicletas eléctricas, se debe tener en cuenta que no se debe utilizar la energía del edificio para cargarlas, que se deben observar estrictamente los límites de velocidad dentro y fuera de los edificios y observar las normas de bioseguridad de cada edificio o conjunto al acceder con estos elementos a los inmuebles.

(También puede leer: 'Remodelar y respetar los derechos de los vecinos')

NORA PABÓN GÓMEZ
Abogada Consultora del Sector InmobiliarioVivienda & Construcción cuenta con los análisis de la consultora del sector de la construcción y las copropiedades, quien responde en esta página a inquietudes e interrogantes de los lectores enviadas al correo electrónico, redaccioneconomicas@eltiempo.com

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.