Los Beps para los que no logran pensionarse, una ilusión: Anif

Los Beps para los que no logran pensionarse, una ilusión: Anif

Centro de estudios propone usar los recursos del Fondo de Garantía de Pensión Mínima, $ 20 billones.

Herencia de padres adultos mayores

Ancianos vinculados al programa de Colombia Mayor reciben subsidio de 75.000 pesos mensuales. 

Foto:

Jhon Jairo Bonilla / Archivo EL TIEMPO

Por: Redacción Economía y Negocios
24 de abril 2019 , 10:11 p.m.

Mientras que el Gobierno, a través del Plan Nacional de Desarrollo (PND), se dispone a fortalecer el programa de los Beneficios Económicos Periódicos (Beps), para quienes no alcanzan ya a cotizar a una pensión, hay sectores que creen que lo mejor es acabar con este programa, porque bajo su esquema actual no se está incentivando a que las personas de bajos ingresos ahorren para su retiro en la vejez, lo que debería ser, en esencia, un pilar fundamental.

Para el centro de estudios económicos Anif, de hecho, no se necesita inventar nuevas fórmulas para mejorar la cobertura de las pensiones de menor monto, pues el país ya cuenta con un esquema, el Fondo de Garantía de Pensión Mínima (FGPM), el cual se creó con ese fin, solo que es necesario optimizarlo.

En la actualidad, dicho fondo, manejado por el régimen privado, administra recursos del orden de los 20 billones de pesos (2 por ciento del PIB).

La propuesta de la Anif está encaminada a que haya una optimización de esos recursos y se utilicen para completar las pensiones de aquellas personas que no logran el lleno de los requisitos de tiempo o recursos, con el fin de obtener una pensión de salario mínimo.

Para conseguir una pensión de esa condición, por Constitución Nacional ninguna pensión en el país puede estar por debajo de ese tope, se estima que una persona debe contar con un ahorro de entre 180 y 220 millones de pesos, el cual se puede acumular en un horizonte de 23 años, ahorrando en un fondo privado, o 26, en el régimen público.

Pero la propuesta del centro de estudios va más allá, al sugerir que “Colpensiones también empiece a construir su propio FGPM (con base en las cotizaciones existentes del 1,3 por ciento del PIB, como lo han hecho las AFP), en vez de diluir sus recursos en regresivas pensiones (...)”.

Y agrega que ese esquema tendría la virtud de actuar sin alterar las reglas del juego del origen y propósito inicial de los recursos de dicho Fondo, una competencia entre ambos regímenes (AFP vs. Colpensiones), la cual sería equitativa una vez se reduzcan los generosos subsidios que hoy se dan en el régimen público a pensiones superiores a un salario mínimo.

Cifras oficiales muestran que mientras una pensión de tres salarios mínimos en Colpensiones recibe un subsidio de 147 millones de pesos, en otras más altas ese beneficio alcanza los 800 millones.

Lo que busca el Gobierno es muy distinto. Según lo planteado por Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda, en el pasado congreso de Asofondos, es mejorar las condiciones de programas como los Beps y Colombia Mayor, y para ello, propone una reasignación más eficiente de los recursos destinados a subsidios.

El funcionario dijo, en su momento, que esa mejor reasignación de los subsidios permitirá que el actual beneficio por 75.000 pesos mensuales que recibe cada persona vinculada en el programa Colombia Mayor, pase a 265.000 pesos, lo cual permitiría situarlos, al menos, en la línea de pobreza, mientras se puede ampliar su cobertura a otras 1,1 millones de personas que hoy no reciben ese recurso.

Mientras tanto, se mantiene el estímulo sobre el subsidio del 20 por ciento que otorga el Estado sobre el ahorro acumulado de los afiliados a los Beps. No obstante, se estima que solo unas 200.000 personas de esos vinculados (1,1 millones) ahorran, aunque muy poco: unos 18.000 pesos mensuales, en promedio, por persona.

Por eso, las directivas de Anif consideran que lo que se debería hacer es destinar los recursos del FGPM a “completar las pensiones de las AFP” que no alcancen el ahorro o el tiempo suficiente, cuando la diferencia no sea tan grande, pues lo clave es que la persona haga un verdadero esfuerzo para acumular el mayor ahorro posible.

Así, si un ahorrador tan solo dispone de, por ejemplo, 150 millones de pesos y la renta vitalicia cuesta en el mercado 180 millones, el FGPM podría completarle el faltante de 30 millones para complementar el costo de dicho seguro (RV).

Sin embargo, como el mercado de las rentas vitalicias en Colombia se mantiene frenado por cuenta de la falta de seguridad jurídica para su expedición, el Estado, a través de Positiva Seguros, podría expedir estas pólizas de rentas vitalicias para suplir la carencia de oferta de las aseguradoras privadas.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sal de la rutina

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.