Secciones
Síguenos en:
D1, Viva Air, Smart Fit y otras ‘low cost’ ganadoras en la pandemia
D1

En las tiendas de consumo masivo de bajo costo están comprando nueve de cada 10 hogares del país, incluso en los sectores de estratos altos.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

D1, Viva Air, Smart Fit y otras ‘low cost’ ganadoras en la pandemia

Según la firma Brandstrat, el indicador de cambio pasó del 14 %  hasta el 27% por el confinamiento.

Si hay un fenómeno económico que tomó mayor vuelo en el país debido a la pandemia del coronavirus, fue el de los llamados negocios de descuentos duros o marcas de bajo costo, toda vez que la tendencia de consumo hacia bienes y servicios más económicos se ha hecho más evidente en los últimos meses con los buenos comportamientos de marcas low cost en distintos sectores.

Le puede interesar:  Iván Duque: la reforma no gravará los alimentos básicos

En el turismo, por ejemplo, si bien ha habido intermitencia en la recuperación por los cierres de inicio de año y las restricciones internacionales, empresas de este segmento vienen aumentado su oferta.

“El modelo de bajo costo ha sido el menos afectado, pues el consumidor le da más valor a cada peso gastado. Y tener tarifas en promedio 30 por ciento más bajas que los competidores, sí nos da una ventaja, es innegable”, expresó Félix Antelo, el presidente de Viva Air.

Esta aerolínea anunció que en junio inicia su expansión internacional con las rutas desde Medellín hacia Ciudad de México, Cancún y Orlando; y desde Bogotá a Ciudad de México.

Por su parte Wingo, aerolínea de bajo costo del grupo Copa Airlines, lanzó recientemente el trayecto Medellín-Cancún, con el que señala que se consolida como “la aerolínea low cost con el mayor número de destinos internacionales servidos desde Colombia”.

Del lado de la hotelería, la cadena Ayenda, que funciona bajo el modelo de “franquicias por conversión”, y que se enfoca en público corporativo en sectores como el de comercio o transporte, cerró el 2020 con un aumento del 50 por ciento en sus ingresos.

A este punto los hoteles vinculados ya superan los 194 que se tenían antes de la pandemia y se proyecta cerrar el año con 320 en Colombia y 80 en Perú.

También le recomendamos:   Colombia hizo cambios al régimen de zonas francas

“Una mayor consciencia tanto de la relación costo-beneficio como a la preocupación por la salud hicieron que los gimnasios de bajo costo al inicio vieran una reducción de usuarios y posteriormente recibiéramos nuevos afiliados”, comentó David Raya, director general de Smart Fit Colombia.

Ante este incremento el plan de expansión de la compañía que se venía gestando en 2020, hizo posible que para este año la empresa inaugurara 6 nuevas sedes, cuatro en Bogotá, una en Bucaramanga y otra más en Santa Marta.

Consumo masivo

Según el reciente estudio Consumer Insights de la División de Consumo Masivo de Kantar, en 2020 los ‘discounters’ o negocios de descuentos duros se destacaron por “su crecimiento y constancia en los momentos de abastecimiento, cuarentena y reapertura”.

Lo que permite afirmar que en la actualidad “nueve de cada diez hogares en Colombia ya compran en estos establecimientos”.

Marcas como D1 tuvieron un crecimiento exponencial el año pasado, no solo porque sus productos son de primera necesidad, sino porque las personas reorientaron el gasto hacia precios más económicos.

En octubre la compañía logró consolidar su tienda número 1.500 en San José del Guaviare, alcanzando presencia en 300 municipios y 26 departamentos. De acuerdo con los últimos reportes Brandstrat, Tiendas D1 tuvo un crecimiento del 12 por ciento durante la pandemia, especialmente en el estrato 3. 

Por su parte Justo & Bueno incrementó un 6 por ciento en este indicador, donde su incidencia en los sectores 4, 5 y 6 llegó hasta el 10 por ciento.

En el caso de restaurantes, marcas ‘low cost’ como la Vera Pizza completaron cuatro franquicias vendidas en Bogotá y Medellín; y buscaban llegar a Cali y Barranquilla.

Seguirá la tendencia por marcas económicas

Para Rafael López, presidente Ejecutivo de Brandstrat, aunque la migración hacia marcas más económicas era una tendencia que se venía presentando desde el 2018, con la pandemia el año pasado el consumidor “mejoró la percepción de calidad en las segundas marcas”.

Esta tendencia se vio reflejada especialmente en productos de aseo para el hogar, lácteos, y alimentos básicos.

Mientras que antes del 2020 el indicador de cambio hacia marcas económicas se ubicaba en apenas el 14 por ciento, entre marzo y agosto, con el confinamiento subió hasta el 27 por ciento, según esta compañía.

Además, vale destacar que aunque la tendencia ha disminuido levemente, después del octavo mes del 2020 y hasta la actualidad el indicador sigue siendo 10 puntos porcentuales superior al de 2019 (24 por ciento).

MARÍA CAMILA PÉREZ GODOY
Periodista de Portafolio

Encuentre también en Economía:

Tener buenos ingresos no es suficiente para acceder a un crédito

Colombia aspira a asegurar más recursos del BID para proyectos en 2021

Una emisión en el FMI debe beneficiar a todos los países en desarrollo

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.