Las empresas que exportan suben sus ventas hasta 41% más
CONTENIDO PATROCINADO

Las empresas que exportan suben sus ventas hasta 41% más

Las más favorecidas con los envíos al exterior son las compañías medianas: estudio de ProColombia.

Macrorrueda Estambul 2018

Las macrorruedas con distintos países han sido exitosas como mecanismo para impulsar las exportaciones. Este aviso anuncia una con Turquía.

Foto:

Cortesía Procolombia

Por: CONTENIDO PATROCINADO
30 de octubre 2018 , 01:39 p.m.

Las empresas colombianas que exportan logran ventas hasta un 41 % más en comparación con las que no lo hacen. Y las que más se favorecen con alcanzar este porcentaje son las compañías medianas, según un estudio sobre la prima de exportación por tamaño de la empresa, que acaba de terminar ProColombia.

Las empresas medianas tienen activos de entre 3.906’210.000 y 23.437’260.000 pesos, según el Registro Único Empresarial (RUE).

Para el estudio, los especialistas revisaron 32.005 compañías que reportaron estados financieros a la Superintendencia de Sociedades y a la Supersolidaria entre el 2015 y el 2017. Luego, sobre una muestra de 4.346 firmas, clasificaron como exportadoras aquellas que registraron ventas anuales superiores a los 10.000 dólares (30 millones de pesos).

Pero las industrias medianas no son las únicas que se favorecen al exportar. El estudio arrojó que las grandes exportadoras (con activos superiores a los 23.437’260.000 pesos) tuvieron hasta un 26 % más de ventas y un 85 % más de utilidades operacionales respecto de las que no comercializaron en el exterior.
Las exportadoras pequeñas (cuyos activos oscilan entre 390.621 millones y 3.906 millones de pesos) no se quedaron atrás: contabilizaron ventas hasta un 33 % más frente a pares que operan solo en el mercado local.

Otro factor que los expertos analizaron fue el impacto del desempeño exportador de las empresas en tres años. En una muestra de 3.699 compañías observaron que, en la medida que aprendieron a exportar, adquirieron experiencia y fueron constantes en las ventas al exterior, sus rendimientos fueron mayores.

Por ejemplo, cuando la compañía llegó a exportar montos superiores a los 10.000 dólares por tres años consecutivos o un tiempo mayor, sus ventas crecieron 1,5 veces más que al inicio. Y si las exportaciones fueron constantes y lograron comercializar más de 6 millones de dólares en un año, pudieron aumentar ese valor 1,7 veces más.
Estos resultados se conocen en momentos en que el 62,2 % de las exportaciones del país se concentran en las mineras (petróleo y carbón) y apenas el 37,8 % restante son productos no mineros (como agroalimentos, manufacturas, metalmecánica, químicos y prendas), que generaron ventas externas por 10.476 millones de dólares (ver gráfico).

La meta para el 2022 es elevar las exportaciones no minero-energéticas a 27.000 millones de dólares. Ello implica, según la viceministra de Comercio Exterior, Laura Valdivieso, que el crecimiento promedio anual de las exportaciones de bienes y servicios no mineros sea del 3 % anual, en un escenario de comercio ralentizado.
De ahí que la apuesta del Gobierno Nacional sea aumentar la diversificación de la canasta exportable, con planes como el impulso a la exportaciones de la economía naranja (industria creativa, bienes y servicios culturales), agilización de trámites y alistamiento de empresas para que incursionen en mercados externos.

Las estrategias para cumplir la meta ya se lanzaron: aprovechamiento de los 16 acuerdos comerciales vigentes, que dan acceso a 1.500 millones de consumidores en el mundo, con estudios de los productos que tengan mayor potencial exportador; mesas de facilitación del comercio para agilizar procesos de exportación –se han hecho cinco en los principales puertos, y la próxima será en el aeropuerto El Dorado– y reducción de trámites. Hasta el momento se han intervenido 40, dijo Valdivieso.
La mira está puesta en que exporten más y, sobre todo, las empresas medianas y pequeñas. “El efecto positivo exportador es como una bola de nieve, crece”, afirmaron especialistas. Y es lo que espera el Gobierno Nacional.

Anímese para ofrecer nuevos productos en el mercado exterior

En el último año, Colombia exportó 3.521 productos no mineros, como alimentos, maquinaria, productos químicos, confecciones y otros. Pero la riqueza productiva nacional es superior y muy variada.

Para que nuevos productos den el salto internacional, el Gobierno Nacional alista una oferta institucional alineada.

La viceministra de Comercio Exterior, Laura Valdivieso, informó que ProColombia seguirá jugando un papel fundamental en la promoción de las exportaciones y la transformación productiva, siendo clave en la estrategia de alistamiento de empresas para llegar a esos mercados; y en esa vía estará con el brazo financiero de Bancóldex, Fiducóldex y el Fondo Nacional de Garantías.

Hoy, para exportar se puede acudir a la asesoría de ProColombia, que viene ofreciendo una decena de programas y servicios gratuitos que guían el proceso de exportación y expansión internacional.

Uno de los programas es Futurexpo, que realiza jornadas de capacitación en 20 ciudades. Las próximas se harán en Neiva (1.° de noviembre) y Riohacha (15 de noviembre).

Otro es el proyecto Comex, la asesoría especializada inhouse que orienta la creación o adecuación del área de comercio y el plan de trabajo para optimizar los procesos. Así se han beneficiado 268 empresas.

También está el plan Mentor Exportador, por el que compañías experimentadas enseñan a otras con potencial exportador cómo hacerlo. Ahí están, por ejemplo, Fundación Alpina, Coomeva y Dollarcity.

Para ampliar el mercado externo existe el servicio de Expansión Internacional. El modelo más usado para el negocio es la oficina comercial.

Con otra estrategia, la de los Consorcios para Exportación, se promueven las alianzas entre empresarios, que sirven para reforzar la oferta exportable, disminuir riesgos y compartir costos logísticos. Ahí están compañías de Bogotá, Antioquia, Norte de Santander y Cartagena.

Para conocer más sobre los requisitos no arancelarios (sanitarios, etiquetados, etc.), se puede consultar Export Access, un portal abierto por el BID, Fomin y ProColombia.

Quizás lo que más se conoce son las ruedas de negocios especializados por productos y las macrorruedas, que reúnen a exportadores nacionales y compradores internacionales. La nueva macrorrueda 75 se hará del 3 al 5 de abril del 2019, en Corferias.

cultivos de palma en Putumayo

En los cultivos de palma y su fruto acai, en Putumayo, trabajan unas 1.200 familias.

Foto:

Procolombia

Frutos de las selvas del Putumayo están en el mercado mundial

Desde niño, Édgar Montenegro vivió en medio de la selva del Putumayo. Entre las dificultades propias de la manigua y el ambiente agreste, él conoció las propiedades y características de la gran variedad de plantas y árboles exóticos que crecen en los terrenos. Este conocimiento lo llevó a que, con el paso de los años, se convirtiera en un exitoso empresario y exportador de frutos.

Lo ha hecho a través de Corpocampo, empresa que creó en el 2003, dedicada a la producción y comercialización de palmitos y su fruto, el açai. Son productos que hoy exporta a Francia, Estados Unidos, Chile, México, Líbano, Holanda, Alemania, Inglaterra y otros países.

La fuerza y el espíritu luchador que lo caracterizan los heredó de su padre, un campesino y aserrador que se internó en la manigua, en zona rural de Puerto Asís, en la década de los setenta, en busca de un sustento para su esposa y nueve hijos, que vivían en una choza rodeada de animales salvajes.

"Con mi papá teníamos que caminar un día para llegar al río Putumayo, tomar una canoa y llevar la madera a Puerto Asís. Muchas veces, la creciente se llevaba la carga y llegábamos sin nada al pueblo”, recuerda Montenegro.

A pesar de las dificultades, la familia se abrió paso en la montaña espesa y se dedicó a la agricultura. Sin embargo, era muy difícil comercializar los productos debido a la falta de carreteras y de compradores.

Llegaron los años ochenta y no pudo esquivar la bonanza de la coca, que le ayudó a conseguir algunos ingresos. Pero quedó atrapado en la violencia que esos cultivos generaron en la región.

“Ante el temor de que nos pasara algo, mi mamá decidió que nos fuéramos a Puerto Asís con la idea de que estudiáramos mientras ella trabajaba en un restaurante y nosotros, en lo que saliera”, dice el empresario.

De esta forma, Édgar llegó a estudiar bachillerato y luego, en la Universidad Central, en Bogotá, se graduó en Comercio Internacional.

"Yo siempre soñaba con tener algún día mi propia compañía y que exportara. En el 2006 fui a la primera macrorrueda de negocios de ProColombia y ahí hice mis primeras negociaciones y exportaciones para Francia, Alemania, Estados Unidos y Holanda”, recordó.

Después de estos primeros contactos con el mercado internacional, la empresa ha venido creciendo año tras año en las exportaciones de palmitos, que para este año se calculan en 120.000 cajas.

Pero no se limitó a trabajar este producto. En el 2009 empezó un proyecto nuevo, que fue la venta del fruto de la misma palma, el açai, que exporta en forma de pulpa. Es una fruta exótica a la cual se le atribuyen propiedades benéficas para la salud.
En el 2016 exportó 10 toneladas de açai, 50 en 2017, y al final de año espera llegar a la cifra de 120 toneladas.

Ahora la empresa cuenta con cuatro plantas, ubicadas en Guapi, Tumaco, Puerto Asís y Buenaventura. Hoy trabaja con 1.200 familias campesinas y 200 empleados en fábrica, de los cuales el 70 por ciento son mujeres cabeza de familia.
Como lo contó Luz Marina Hoyos, una de las operarias de producción en la planta de Puerto Asís, dejó los cultivos de coca para “después trabajar 14 años con los palmitos, que me han dado para hacer la casa y la universidad de mi hija”.

“Para nosotros es muy importante exportar. Le dio vida a la compañía, credibilidad, ingresos, y ha generado trabajo, expresó Montenegro, quien este año fue reconocido por la Fundación Business for Peace, de Noruega, como un empresario que aporta valor económico y social a comunidades vulnerables, contribuyendo a la paz.

Cumbia Films exportadora

Cumbia Films exporta desde Cartagena producciones audiovisuales de alta calidad a EE.UU. y otros mercados internacionales.

Foto:

Procolombia

Producciones de Cumbia Films se ven en cine y TV internacionales

María Teresa Gaviria y Felipe Holguín tienen algo en común que los une desde hace más de diez años: su amor por el cine y el deseo de desarrollar contenidos positivos sobre la cultura colombiana.

La idea de crear una empresa dedicada al séptimo arte surgió en el 2009, cuando Felipe realizó el cortometraje Mañana como tesis de grado en la maestría de Dirección de Cine en Nueva York y María Teresa, artista plástica especializada en Cine y Dirección de Arte, hizo la preproducción de la cinta en Cartagena.

Con este corto se conformó un equipo de producción que se consolidó. La pareja se radicó en Estados Unidos y creó Cumbia Films, con sede en Los Ángeles y Cartagena.

En el 2012 regresaron al país, y desde Cartagena exportan producciones de alta calidad como documentales, videos musicales, reality shows e investigaciones periodísticas a Estados Unidos, Canadá, México, España, Chile, Israel y otras naciones.

“La primera exportación grande la hicimos en 2015 con The Amazing Race para EE. UU.; en el 2016 realizamos The Challenge, para MTV, recuerda María Teresa, productora ejecutiva de Cumbia Films.

Desde hace dos años reciben asesoría de ProColombia, que les ha servido para tocar diferentes puertas con mayor facilidad en la conquista de nuevos mercados.

“Exportar nos permite una oportunidad de aprendizaje con la industria internacional y el manejo de tarifas que son buenas para el equipo local y el cliente extranjero”, manifestó Gaviria.

Podría pensarse que la industria de Hollywood es una fuerte competencia para las exportaciones que realiza Cumbia Films. Sin embargo, la cineasta advierte que el tipo de reality shows a los que están acostumbrados los estadounidenses rara vez se graban en ese país, mas sí en diferentes partes del mundo, y es lo que venden en los contenidos.

“Lo que buscan los realizadores es un equipo a nivel internacional. Entonces, lo realmente interesante, el reto, lo atractivo para nosotros, es estar a la medida de ese nivel de experiencia”, puntualizó María Teresa Gaviria.

Adicionalmente, la experiencia de haber trabajado en Estados Unidos, de tener un portafolio de contactos con empresas de ese país a nivel internacional, son componentes que les permiten ofrecer servicios de realización y logística de alta calidad a producciones de cine y televisión a nivel mundial.

Este año, su más reciente producción, La suerte del Salao, recibió dos premios a mejor cortometraje de ficción en el San Antonio Film Festival (Estados Unidos) y el Festival Internacional de Cine de Gibara (Cuba).

Motos en Centroamérica y el Caribe lucen accesorios criollos

Del caballo a las motos. Así, literalmente, fue el salto que dio la empresa familiar de los hermanos Juan Francisco y Luis Jacob Muñoz cuando, en 1990, fundaron Jacob’s Products S. A. en Bucaramanga, Santander.

Antes de la creación de esta nueva industria especializada en el diseño, la manufactura y comercialización de accesorios para motocicletas, el padre de estos dos empresarios sostenía a la familia con el arte de la talabartería, que consiste en la elaboración de artículos de cuero para caballerías, especialmente, las sillas de montar.

Sin embargo, en la década de los 90 ya se comenzaba a vislumbrar el crecimiento de la demanda de las motos. Por este motivo, los hermanos Muñoz dejaron atrás las manufacturas de cuero y desde hace 28 años abrieron un pequeño taller en el centro de la capital santandereana, con seis empleados, y empezaron a confeccionar forros y sillas para estos vehículos.

“Hacia el año 2000 al 2009, la empresa ya era reconocida, y se nos abrieron las puertas de ensambladoras de motocicletas en Colombia, como Yamaha, Suzuki, Kawasaki y Auteco”, señala Sebastián Muñoz, coordinador de comercio exterior de la empresa que fundaron su padre y su tío.

Sebastián, administrador de negocios internacionales, ya forma parte de la segunda generación de esta compañía familiar que en el 2016, ante la competencia del sector, buscó nuevos ingresos en mercados por medio de las exportaciones.
Hace dos años se inscribieron en el programa gubernamental Comex, y exportaron al Perú, Nicaragua y Honduras. Se le sumaron luego los mercados de Guatemala, El Salvador, República Dominicana y Ecuador. Próximamente entrarán a Costa Rica y Chile, puntualizó Muñoz animado.

Ante la apertura de estos nuevos negocios, la empresa se trasladó a la Zona Industrial de Girón, Santander, a una planta de 4.000 metros cuadrados, con aproximadamente 60 empleados que en la máxima producción podrían aumentar a 150.

Sus metas no se detienen, porque quiere abrirse en otros mercados. El joven empresario se propone ahora llegar a Estados Unidos y Europa, por lo que asistirá el próximo 7 de noviembre a la Feria Internacional de la Motocicleta en Milán, donde espera hacer contactos comerciales.​

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.