España se la jugó con el trayecto entre Medina y La Meca

España se la jugó con el trayecto entre Medina y La Meca

Consorcio ferroviario cerró la primera prueba con pasajeros en medio de fuertes dificultades.

Foto:
01 de enero 2018 , 06:33 p.m.

El primer viaje de demostración se retrasó hasta el último día del año, y, aunque completó todo el trayecto de 450 kilómetros entre las dos ciudades santas del islam, no lo hizo a la velocidad de un tren de alta velocidad.

El consorcio español se defendió asegurando que la prueba se pospuso del 29 al 31 de diciembre por la petición expresa de las autoridades saudíes, ya que el 29 cayó en viernes, día de oración, y había dificultades para las invitaciones.

En cuanto a la velocidad, las mismas fuentes afirmaron que el contrato no trazó ningún compromiso de velocidad media, por lo que fueron normales tramos en el que el tren circuló a 150 o 175 kilómetros por hora (km/h) y en otros a 300 km/h, “como ocurre en una línea convencional española del AVE (servicio ferroviario de larga distancia)”, dijeron las fuentes.

La velocidad está ligada a los sistemas de seguridad y señalización (ERTMS), encargados a Siemens e Indra, que no funcionan aún en toda la línea, y a la homologación por los reguladores saudíes de los trenes Talgo, que también está pendiente. El fabricante señaló que las pruebas están yendo según lo previsto.

No obstante, fuentes del consorcio como Renfe, Adif, Ineco, OHL, Indra, Talgo, Copasa, Consultrans, Imathia, Cobra, Abengoa y Dimetronic-Siemens enfatizaron que se trata de un hito, y que el proyecto se está cumpliendo según el acuerdo al que llegaron en mayo del 2017 con la SRO, en el cual se solucionaron todos los litigios que habían mantenido durante años por los retrasos y el incumplimiento de los pagos. De hecho, el contratista se ha puesto al día con todos los pagos, incluido el de Talgo, que era el más considerable.

Según ese acuerdo, habrá una primera fase no comercial con viajes, que pueden incluir pasajeros invitados, todos los viernes y sábados hasta el 15 de marzo del 2018, con dos viajes por sentido y día entre La Meca y Medina.

Después se iniciaría la fase comercial. Esa última y definitiva fase está en entredicho, y resulta complicado que AVE lleve pasajeros en la primavera del próximo año debido a los problemas financieros de las empresas saudíes adjudicatarias. La estación de La Meca, encargada a Binladin, la mayor constructora del reino saudí, de propiedad de la familia del fallecido líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, acumula fuertes retrasos. Y la estación de Jeddah ni siquiera se ha iniciado tras la quiebra de la constructora Oger.

Al primer viaje del AVE entre Medina y La Meca asistieron Rumaih Mohamed Al-Rumaih, el presidente de la Saudi Railways Organization (SRO); el presidente del consorcio Al Shoula, Jorge Segrelles; el embajador de España en el país, Álvaro Iranzo, y representantes de las firmas españolas.

RAMÓN MUÑOZ
EDICIONES EL PAÍS, SL 2017

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.