La empresa de bikinis y las 40 más que se reconvirtieron y son éxito

La empresa de bikinis y las 40 más que se reconvirtieron y son éxito

Fábricas de 'panties' y armas, entre otras, elaboran productos impensables en tiempos de normalidad.

Empresas reinventadas en la pandemia

Maaji pasó de fabricar vestidos de baño a ropa y tapabocas con todas las normas de bioseguridad y con diseños propios.

Foto:

Tomado de la web de Maaji

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de abril 2020 , 08:26 a.m.

Ya es común escuchar que los empresarios andan con los pelos de punta por la caída de las ventas por cuenta del coronavirus.

Quizá es menos usual saber de compañías que están toreando la crisis, con innovación y capacidad de respuesta oportuna. Y son esas voces, según comentaristas, las que necesitamos para reaccionar y ver las oportunidades en donde otros solo ven lo negativo.

En el ámbito mundial, un reciente informe de la revista ‘The Economist’ destaca que las empresas que logren sobrevivir en medio de esta pandemia mundial, deberán adoptar nuevas tecnologías, hacer ajustes drásticos en las cadenas de suministro globales y sobre todo, contar con la capacidad de asimilación a lo que será un nuevo mundo.

La crisis sanitaria y económica, que es de alcance mundial y que podría llevar al mundo a una depresión como la registrada desde 1929 y en buena parte de los años 30, también podría representar a futuro una oportunidad de negocio para las organizaciones, dada la duración prevista de la pandemia y un mayor uso de productos de cuidado personal, aseo y protección, con el fin de contrarrestar la propagación de enfermedades contagiosas.

(Le puede interesar: ‘Hay espacio suficiente para que la banca baje aún más sus intereses’)

Los ejemplos abundan: LVMH, el dueño del perfume Dior, hoy destila desinfectante de manos; General Motors quiere entrar en el negocio de fabricación de ventiladores y en el de máscaras quirúrgicas; y el fundador de Alibaba, distribuye tapabocas por todo el mundo.

Aunque es prematuro concluir que se está ya ante una fase de reconversión o reinvención de las compañías debido al coronavirus, son varias las empresas y organizaciones que se están transformando en la emergencia sanitaria y aportando innovación al nuevo entorno:

Universidad de Antioquia. Cedió sus diseños a las compañías Auteco y Haceb, para que produzcan respiradores mecánicos en serie.

Maaji. Se trata de una marca de una compañía antioqueña con 25 empleados, que pasó de fabricar vestidos de baño a ropa y tapabocas con todas las normas de bioseguridad y con diseños propios.

Empresas reinventadas en la pandemia

La confección de prendas y tapabocas está en auge.

Foto:

Archivo particular

L’oréal. Esta compañía francesa de belleza adecuó en Colombia una línea en una fábrica para elaborar 50.000 botellas de gel antibacterial y donarlas a instituciones médicas y población vulnerable. Además, anunció que fabricará desinfectante de manos.

Miguel Caballero Ltda. Esta compañía fabrica ropa de protección personal y cascos con blindaje, y amplió su portafolio de productos hacia la elaboración de trajes para personal médico y tapabocas.

(También lea: ‘Hay que trabajar por la salud y el sustento’: gremios)

Mar a Mar. El emprendimiento colombiano pasó de fabricar ropa para la playa a overoles con diseños para enfrentar la pandemia.

Manufacturas Bajo Cero. El fabricante colombiano de ropa térmica se está enfocando en las actuales circunstancias en el diseño, confección y comercialización de prendas para la protección de personas expuestas a condiciones de contaminación.

Tostao. La cadena de cafeterías, abrió un servicio para expender en sus puntos de venta y a domicilio no solo productos tradicionales de sus establecimientos como el café, sino además arroz, pastas alimenticias, gel antibacterial, frijoles y crema dental, entre los principales.

Bacardí. Este fabricante de ron cambió la producción de varias plantas para producir desinfectantes de manos y donar miles de botellas a comunidades en Estados Unidos, México, Francia, Inglaterra, Italia y Escocia.

Universidad de la Sabana. Entregó a la comunidad la patente para fabricar respiradores mecánicos con base en su prototipo. Por ahora, se conoce que lo hará Industria Militar (Indumil), organismo del Estado que tiene en el país el monopolio de producción de armas y explosivos.

Empresas reinventadas en la pandemia

Ventilador mecánico para covid-19 diseñado por grupo de investigación de la Universidad de La Sabana.

Foto:

Universidad de La Sabana

Cotecmar. Esta compañía estatal también se sumará a la fabricación de los respiradores artificiales, así como la de lanchas ambulancias y plataformas para atender personas afectadas por el Covid-19 y otras enfermedades en zonas sin infraestructura hospitalaria.

Confecciones Asmodel S.A.S y Hogar y Telas S.A.S. Estas son dos de las 50 compañías que confeccionan para el Grupo Éxito marcas como la ropa interior y de pijamas Bronzini, en los departamentos de Antioquia, Valle del Cauca, Caldas y Tolima. Ahora, dedicaron sus máquinas de confección para elaborar en serie y comercialmente tapabocas y otros tipos de mascarillas faciales.

(Además lea: Con petróleo a US$ 35, impacto fiscal es de $ 12 billones: petroleras)

Carolina Herrera. La reconocida marca de lujo ha puesto a disposición de los gobiernos, en sus centros internacionales, la producción de material sanitario como mascarillas y batas médicas.

Puig. Esta compañía española – que en Colombia es dueña del 35 por ciento de la cadena de productos de belleza y fragancias Loto del Sur y es la matriz mundial de la marca Carolina Herrera – envasará geles hidroalcohólicos.

Seat. La firma automovilística anunció que retomaría la fabricación de respiradores artificiales en su planta de Barcelona (España), si recibe nuevas peticiones por parte de los hospitales.

Grupo Phoenix. Esta multilatina colombiana – con plantas en nuestro país, EE. UU, Argentina, México, Uruguay y Venezuela – creó una línea producción de mascarillas de protección en plástico para el personal médico, que son ciento por ciento reciclables.

Cronamed. Esta compañía es controlada por la canadiense Flora Growth y tras la pandemia empezó a producir en Colombia desinfectantes para manos y toallitas antibacteriales, al tiempo que aumentó la producción y ventas de suplementos de vitamina C y zinc y antibióticos. Estos tres últimos productos tienen una gran demanda para el tratamiento de resfriados, gripas e infecciones.

Empresa de Licores de Cundinamarca (ELC). Esta compañía, que es controlada por el departamento de Cundinamarca, diversificó la producción tradicional de bebidas alcohólicas e inició la fabricación de gel antibacterial para el comercio, así como de alcohol antiséptico dirigido a centros médicos y hospitalarios.

Fábrica de Licores de Antioquia (FLA). La licorera paisa también está produciendo alcohol antiséptico para la venta en las cadenas comerciales.
CABIFY. La empresa lanzó en España un servicio (Cabify Envíos) para el envío de paquetes en los vehículos durante la vigencia del confinamiento.

Empresas reinventadas en la pandemia

La Fábrica de Licores de Antioquia empezó la producción del producto desde finales de marzo.

Foto:

Cortesía Fábrica de Licores de Antioquia

Alcohol Group. Esta firma – que es filial de la Empresa de Licores & Alcoholes de Bolívar, que por su lado fabrica las marcas de ron Gobernador y Tricorner en Cartagena de Indias – lanzó al mercado alcohol glicerinado bajo la marca A 70 Shine. El objetivo de Alcohol Group es ofrecer a futuro la nueva línea de negocio.

Bodytech. Aunque las empresas dedicadas a la promoción de la actividad física no están en su mejor momento, la cadena decidió, además de llevar clases gratuitas a sus afiliados, ofrecer un entrenador personalizado virtual a los usuarios. El plan incluye: entrenamiento personalizado, acceso al ‘app’ de la empresa y cita semanal de control.

Auteco Mobility y Haceb. Tras un aporte de 9.000 millones de pesos, por parte del grupo de bebidas Postobón, y un capital semilla de 200 millones de pesos de Bancolombia, el fabricante de motocicletas Auteco y el de electrodomésticos Haceb iniciarán la producción de unos 1.500 ventiladores mecánicos. Esto con el objetivo de la atención de pacientes de cuidados extensivos en el país. Los diseños fueron hechos por la Universidad de Antioquia, la Universidad EIA e Industrias Médicas Sampedro.

Sura, Crystal (Punto Blanco) y Compañía de Empaques. Estas empresas desarrollan un traje para protección del personal médico, a base de una tela especial, sin poros y sobre medidas. El plan es iniciar pronto la producción en escala.

Productos Familia. Algunas de sus fábricas producirán mascarillas con filtros respiradores reemplazables. El producto además será lavable y con componentes reciclables.

Parasoles Tropicales. Esta tradicional compañía fabricante de carpas, toldos y soluciones al aire libre anunció la producción de cubiertas para campamentos tipo hospitalario de emergencia y camillas de atención médica.

La Montañita. Se trata de una fábrica de confecciones integradas por desmovilizados de la guerrilla y que se ubica en Anorí (Antioquia). Antes de la crisis producía morrales, pantalones y camisas y ahora enfoca en la producción de mascarillas.

Grupo Takami. Este conglomerado – dueño de restaurantes como Osaki, Central Cevichería y La Fama, entre otros – lanzó la ‘Despensa Takami’. Se trata de conectar el consumidor con su red de proveedores y que adquieran productos naturales y que pagan precios justos a los agricultores.

Restaurante La Subienda. Este pequeño establecimiento, que está ubicado al suroccidente de Bogotá, optó por abrir la línea de domicilios, como solución temporal a la situación de cuarentena en el país y no tener que cerrar y despedir a sus 10 trabajadores.

Señor Coco. Esta microempresa de Bogotá – que ocupa 10 empleados y se enfoca en la comercialización a distribuidores de crema de coco, leche de coco, coco deshidratado y bálsamo de coco – optó por vender directamente a los hogares y restaurantes pulpas congeladas de la tropical fruta.

(Le recomendamos: Campaña para que las tiendas de barrio también vendan)

Color Siete. Es una de las cadenas de ropa que a pesar que tuvo que cerrar sus locales por el aislamiento, optó por no despedir empleados y decidió enviarlos de vacaciones anticipadas o vencidas. Se dedica a la producción y comercialización nacional e internacional de prendas de vestir y accesorios, y ahora produce también tapabocas para los empleados y venderlos a través de los canales de comercio electrónico.

Fábrica de Brassieres Haby. Esta empresa de ropa interior, que nació en 1965 en Medellín, sumó a su línea de confecciones tres modelos de tapabocas reutilizables, los cuales comercializa en paquetes de 20 unidades.

Nikolukas. La pastelería bogotana abrió su servicio de domicilio, a través de las plataformas Rappi y Uber Eats, para seguir vendiendo las tortas de cumpleaños a los clientes. También vende en la puerta de los locales sus productos para llevar a casa. Es muy activa en redes como Instagram.

Wok. Esta cadena de restaurantes de comida asiática también le vende a sus clientes las comidas para llevar a casa si van a las puertas de los locales, o a través de las plataformas de domiciliarios. Pero no sólo eso: comparte recetas a través de su cuenta en Instagram, en donde busca la fidelización de 13.000 seguidores.

Supermercado Naturista. La disminución de visitantes en sus locales de los centros comerciales bogotanos la sortea tomando los pedidos de los clientes desde el día anterior. El pan lo elabora temprano en la mañana y el cliente lo retira durante el día. Así, evita que se quede el producto en las tiendas (reducción inteligente de la producción) por la disminución de la circulación de público en dichos complejos. También optó por su propio servicio de domicilios.

La Ballena Azul. Este establecimiento de venta de productos de mar de Barranquilla abrió el servicio a domicilio, con pequeños carros acondicionados con un sistema de refrigeración para que estos lleguen a las casas de los clientes sin romperse la cadena de frío.

Empresas no serán las mismas

La firma Stefanini señala en un reporte, que una mayor inversión por parte de las empresas, en frentes como investigación, desarrollo e infraestructura tecnológica para mantener la productividad desde los puestos remotos, es lo que se ve a futuro.

“El capital privado también podrá sufrir migraciones, donde el área tecnológica vendrá a ser una de las de mayor flujo”, señala la compañía, al tiempo que agrega que sistemas, como la inteligencia artificial y la robotización, que hoy se presentan como ‘nice’, serán necesarias a futuro para mantener y mejorar la productividad en entornos de aislamiento laboral.

Tenemos que poner mayor énfasis a nuevas formas de trabajo, en donde el lugar físico no sea condición indispensable para sacar adelante las funciones...

“La mirada y el enfoque de los proyectos organizacionales van a transformarse por lo que se debe, y hay que estar listos. Tenemos que poner mayor énfasis a nuevas formas de trabajo, en donde el lugar físico no sea condición indispensable para sacar adelante las funciones, ser más creativos y versátiles con el fin de implementar programas de formación y desarrollo de talentos; y además incluir en la agenda proyectos especiales orientados a la salud pública”, asevera la compañía.

Cristina Rubio, directiva de Stefanini, considera que las empresas no serán las mismas tras la covid-19. “La mirada y el enfoque de los proyectos organizacionales van a transformarse por lo que se debe, y hay que estar listos. Tenemos que poner mayor énfasis a nuevas formas de trabajo, donde el lugar físico no sea condición indispensable para llevar adelante las funciones, ser más creativos y versátiles con el fin de implementar programas de formación y desarrollo de talentos; y además incluir en la agenda proyectos especiales orientados a la salud pública”.

Categorías más demandadas

De hecho, un informe de la consultora global Deloitte señala que entre las categorías cuyas ventas se elevan más del 50 y 100 por ciento en el hogar en Colombia durante el aislamiento son comida envasada, aceite, arroz, huevos, legumbres, leche, agua embotellada, detergentes, papel higiénico, toallas desechables, guantes, geles desinfectantes, libros, videojuegos y computadores portátiles.

También destaca que a la tercera semana de aislamiento se incrementaron de manera importante los consumos de alcohol antiséptico, ropa de casa, ropa interior, utensilios de cocina y vestidos para deporte, por ejemplo.

A su vez, proyecta que estas categorías ganarán peso en la canasta familiar no solo en 2020 sino en el 2021, al tiempo que prevé la consolidación del canal ‘on line’ .
¿Qué dicen las grandes empresas? el presidente de Solla – organización colombiana que produce concentrados para la producción de proteína animal y distribuye alimentos – Mauricio Campillo Orozco, dice que el cambio por la pandemia ha sido fuerte, pues el país vive un proceso de mayor urbanización y de alza en la demanda de comidas y diversión fuera de casa, y repentinamente hubo cambios de la noche a la mañana.

Colombia era un país que venía de un aceleramiento de consumo fuera del hogar, por el nivel de desarrollo de las ciudades

“Colombia era un país que venía de un aceleramiento de consumo fuera del hogar, por el nivel de desarrollo de las ciudades. Además, en un cerrar de ojos la mayoría de restaurantes, bares, hoteles y tiendas especializadas y cafés, entre otros, no pueden vender en el sitio y deben ofrecer productos a domicilio, en el mostrador, de manera remota o clausurar temporalmente los locales”, explica el ejecutivo.

Dice que si bien el sector de alimentos no está cerrado, porque es esencial para la seguridad alimentaria, de todas maneras se afecta en razón a que tiene clientes y estos tienen otros que adquieren sus productos y servicios.

Destaca que tiene sentido pasar en Colombia a una etapa de ‘producción inteligente’ (acorde con la nueva demanda en un entorno de aislamiento social y post aislamiento), y así evitar grandes pérdidas a las compañías industriales.

Sin embargo, el canal de las tiendas, por fortuna sigue funcionado porque en gran parte del país los hogares no pueden comprar sino pequeñas cantidades de los alimentos”, enfatiza Mauricio Campillo, el presidente de la Organización Solla.

Igualmente, el ejecutivo considera que el canal de domicilios ahora sí va quedar por vida entre los hogares porque hacia adelante salir a comprar puede convertirse en exigentes protocolos de higiene, tanto a la salida como a la vuelta a la casa.

“Centenares de empresarios tenían entre sus aspiraciones probar la venta digital, ya sea a través de su propia ‘website’ o ‘market place’. Para muchos ya se les cumplió, porque con el aislamiento obligatorio este paso no es opcional. Y los comerciantes y propietarios de restaurantes, cafeterías y panaderías encontraron el incentivo para hacer lo que no había hecho, equivocarse productivamente y develar aprendizajes que ya comienzan a monetizarse”, puntualiza la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco).

*Informe para ELTIEMPO.COM de la consultora en comunicaciones Posicionare S.A. S. (www.posicionare.com).

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.