La familia Gilinski y su entrada al sector de los medios en el país

La familia Gilinski y su entrada al sector de los medios en el país

Jaime Gilinski es el cuarto magnate de Colombia y uno de los nacionales del escalafón de ‘Forbes’.

Grupos

Banco GNB Sudameris es el principal activo en Colombia de la familia Gilinski.

Foto:

Cortesía de Banco GNB Sudameris

Por: Economía y Negocios
04 de febrero 2019 , 05:08 p.m.

El negocio más sonado en el país en los últimos días fue el acuerdo de compra del 50 por ciento de Publicaciones Semana –editora de las revistas Semana y Dinero, entre otras– por Jaime Gilinski Bacal y su hijo Gabriel.

La alianza está focalizada en fortalecer e impulsar la transición de la compañía hacia formatos digitales, y la jefatura editorial sigue en cabeza de Felipe López Caballero, mayor accionista y fundador, y de Alejandro Santos Rubino, el director de Semana.

Por su lado, los Gilinski, quienes hicieron el acuerdo a título personal, son la tercera y cuarta generación en Colombia, respectivamente, de una próspera dinastía de inmigrantes judíos que llegaron hacia los años 20 del siglo pasado.

Gilinski

Jaime Gilinski Bacal, de 62 años, el líder del grupo empresarial.

Foto:

Juan Manuel Vargas/Archivo EL TIEMPO

La revista Forbes ubicó en el 2018 a Jaime, a sus 61 años, en el puesto 606 del ranking de billonarios del mundo, con una fortuna de 3.700 millones de dólares.

Una gran habilidad de Jaime Gilinski en los negocios, según la publicación, es haber logrado conformar uno de los grupos financieros más grandes de Suramérica a través de fusiones y adquisiciones. Se refiere al Banco GNB Sudameris, la matriz de un grupo que conforman las firmas Servivalores (comisionista de bolsa), Servitrust (fiduciaria), Servibanca (red de cajeros electrónicos) y las filiales Banco GNB Perú y Banco GNB Paraguay.

Y, sin ser el grupo financiero más grande del país, según el portal LosDatos.com, sus operaciones combinadas en Colombia, Perú y Paraguay le representaron 10.000 millones de dólares en activos, ingresos por 850 millones y utilidades netas de 105 millones de dólares en el 2017.

La historia empresarial de la familia Gilinski, empero, se inicia a mediados del siglo pasado, cuando Isaac Gilinski Sragowicz, quien nació en Barranquilla en 1934, y su esposa, Perla Bacal, crearon empresas industriales como Bon Bril, Atila, Productos Yupi y Plásticos Rimax, algunas de ellas asentadas en Valle del Cauca.

Con el paso de los años, algunas firmas fueron vendidas a distintos grupos empresariales nacionales y extranjeros, y entre otras les quedan las dos últimas, aunque –según LosDatos.com– en manos de los descendientes de Lazar, hermano de Isaac –otro de los miembros de la familia y con el que este último tuvo fábricas de curtiembres–.

No obstante, el éxito reciente de Banco GNB Sudameris y su inclusión en la lista Forbes en el 2013 no son los éxitos más recientes en la vida de Jaime Gilinski, quien se acompaña de Gabriel en las grandes decisiones empresariales y tiene unos 35 años.

En 1991, con 34 años de edad, junto con su padre, Isaac, y desoyendo consejos por lo arriesgado de la operación, Jaime Gilinski decidió sacar avante la filial colombiana del Banco de Crédito y Comercio Internacional (BCCI), entidad que a nivel mundial se vio envuelta en un escándalo de corrupción.

Aunque por entonces los dos pasaban como sin experiencia en el negocio financiero, este no les era ajeno, pues en los 70 Isaac había adquirido la Compañía Financiera Internacional y allí trabajó Jaime.

También este último ya se había graduado en una maestría de negocios en Harvard en 1980, y luego trabajó en el banco de inversión Morgan Stanley, credenciales más que suficientes para acompañar a su padre en el nuevo negocio.

Los Gilinski le inyectaron entonces 13 millones de dólares a la filial del BCCI y le cambiaron el nombre por Banco Andino, y al cabo de menos de tres años estaba saneado y convertido en el séptimo establecimiento más eficiente del sistema financiero colombiano. Igualmente, fue la única filial de las 130 en el mundo de BCCI que se salvó de la debacle de sus antiguos dueños, según dicen versiones periodísticas de la época. Los activos de Banandino se cuadruplicaron en este tiempo de 60.000 a 225.000 millones de pesos.

Nunca hemos creído que nos corresponda estar dedicados al manejo del día a día del banco, sino más bien imaginar y crear nuevos desarrollos

“Nunca hemos creído que nos corresponda estar dedicados al manejo del día a día del banco, sino más bien imaginar y crear nuevos desarrollos, razón por la cual dejamos la operación misma en manos expertas”, le dijo entonces Jaime Gilinski a Semana para explicar el éxito de la operación.

No obstante, Banandino fue vendido en 1995 al Banco Popular de Ecuador, y los Gilinski –Jaime e Isaac– se concentraron en otra de sus mayores movidas: comprar, por 361 millones de dólares en 1994, el 75 por ciento del Banco de Colombia, cuando la Nación lo privatizó. Un año antes obtuvieron el apoyo de prestigiosos bancos como el ING de Holanda y Barclay’s Bank de Inglaterra, entre otros, que a su vez consiguieron varias decenas de instituciones de inversión europeas y estadounidenses que aportaron créditos convertibles en acciones.

Esa compra, tras su permanencia como controladores, llevó también a Isaac y Jaime Gilinski a protagonizar una de las disputas societarias más recordadas en el país. En 1997 acordaron fusionar el Banco de Colombia con el Banco Industrial Colombiano (BIC), entidad que a su vez controlaba el Grupo Empresarial Antioqueño (GEA).

Sin embargo, en 1999 denunciaron ante tribunales a las directivas por desavenencias en el manejo de la entidad, que presuntamente habrían llevado a un detrimento patrimonial de los socios minoritarios del banco fusionado, entre otras afectaciones.
El lío se solucionaría 11 años después, en un acuerdo en el que no hubo vencedores ni vencidos y las partes se prometieron cesar toda acción penal, administrativa, civil y comercial.

De vuelta

El largo lío curtió aún más a Isaac y Jaime y los preparó para comprar, en 2003, el Banco Sudameris al grupo italiano Intesa y un grupo de minoritarios, y en 2004 el Banco Tequendama, que era del grupo peruano Credicorp.

La vuelta de Jaime Gilinski a la banca no paró ahí: entre el 2013 y 2014, a través de GNB Sudameris, adquirió las operaciones del grupo inglés HSBC en Colombia, Perú y Paraguay,
por una cifra cercana a 400 millones de dólares, y creó el Banco GNB Colombia. Poco después este se fusionó con GNB Sudameris y quedó vigente el actual Banco GNB Sudameris.

En el 2013, por su lado, Jaime Gilinski inyectó 275 millones de euros al Banco de España y tras comprar otras acciones, llegó en el 2014 a controlar el 7,5 por ciento del establecimiento financiero europeo. Ese año también figuró, por primera vez, en Forbes como billonario, con una fortuna de 2.400 millones de dólares. Registros de la prensa española indican que Jaime Gilinski se desprendió en el 2016 de sus últimas acciones en el banco europeo.

Jaime Gilinski también es socio desde 2005 de un proyecto inmobiliario en la antigua base de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, junto al canal de Panamá, con los hermanos británicos Ian y Richard Livingstone. El plante fue de 700 millones de dólares, el complejo se llama Panamá Pacífico, y a los pocos años, aún sin construirse, se valoró en 1.600 millones de dólares. Hoy, los Gilinski tendrían allí el 25 por ciento, pues el emirato de Catar les compró en 2010, a él y sus socios, el 50 por ciento por unos 1.000 millones de dólares.

Jaime y Gabriel Gilinski también firmaron en el 2015 un acuerdo, por 100 millones de dólares, con Four Seasons Hotels & Resorts para operar los antiguos hoteles Casa Medina y Charleston, de Bogotá.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.