El factor humano aún pesa en las compañías

El factor humano aún pesa en las compañías

El mercado laboral se siente sobrecargado de tecnología y vuelve la mirada a la destreza social.

Tecnología en el mundo

Los trabajadores que combinan habilidades sociales y técnicas han visto aumentar sus salarios.

Foto:

Óscar Berrocal/Archivo EL TIEMPO

Por: Miguel Ángel García Vega - Ediciones El País
02 de septiembre 2018 , 10:30 p.m.

La vida está interconectada como si estuviera atravesada por una miríada de agujeros de gusano.

Noticias que parecen vivir distanciadas son la misma cara de universos paralelos. Debido al uso excesivo de la tecnología, los niños y jóvenes tienen dificultades para sujetar un lápiz o un bolígrafo.

Sally Payne, pediatra en la fundación Corazón de Inglaterra, lanza la sorprendente advertencia. No saben de qué forma sostenerlo. Porque los dedos los utilizan para teclear en cualquier dispositivo electrónico y se pierde la destreza.

Mientras, en silencio, la soledad entre los adolescentes se ha convertido en una de las grandes epidemias de nuestro tiempo. Un trabajo de 2016 del King’s College, de Londres, descubría esa materia oscura. Seis de cada 10 menores de entre 12 y 17 años aseguraban sentirse solos, 9 sobre 10 decían soportar nervios a la hora de relacionarse con gente de procedencias distintas, y un 36 por ciento afirmó que le era difícil hacer amigos.

Los jóvenes se están encerrando en la oquedad que habita entre sí mismos y la tecnología. A medio camino entre la tecnología y la soledad residen las habilidades sociales. Esas que transmiten la empatía, el talento para comunicarse, para liderar o gestionar equipos, para, con una mirada fugaz a los ojos de tu jefe, entenderle; esas que permiten al hombre ponerse en la vida de los otros. Pero, a pesar de su importancia, se están perdiendo. Un camino equivocado.

David Deming, profesor de educación y economía en Harvard, descubrió que los trabajadores que combinan habilidades sociales y técnicas vieron cómo su salario crecía un 26 por ciento entre 1980 y 2012.

“Las destrezas sociales son importantes porque ayudan a entender las perspectivas de los demás”, observa el docente. “El trabajo en la economía moderna se vive cada vez más en equipo y, si se quiere tener éxito, los empleados necesitan esa capacidad de adaptación. O sea, desempeñar diferentes papeles en equipos distintos de una forma flexible. Cada vez hay menos empleos que no precisen una interacción social”.

Este mundo, que no se parece en nada al que hace un segundo dejamos atrás, reclama sensibilidad, pero pocos la encuentran. Se impone la dictadura de la ciencia, la tecnología, la ingeniería, las matemáticas (el omnipresente acrónimo inglés STEM). Cuando un joven accede al mercado de trabajo le exigen habilidades técnicas. “Pero cuando tiene que dar un salto al management, el factor diferencial son las habilidades personales”, comenta Alberto Andreu, profesor de la Universidad de Navarra, quien destaca dos destrezas.

“La habilidad para generar confianza (con tus superiores, colegas, socios…) y el talento para mirar en horizontal, trabajar en transversal, romper sitios, gestionar la política, lo que Ortega y Gasset definió como la capacidad de conciliar lo irreconciliable”, agrega. Al fin y al cabo, “las relaciones sociales son básicas si queremos crear un entorno de trabajo en el que las personas desarrollen una actividad que las haga felices”, afirma Cristina Hebrero, directora de consultoría de KPMG. Pero ¿quién se acuerda estos días de los filósofos? ¿Quién extrae poemas de las noticias? Solo queda afrontar las consecuencias.

“La falta de esa formación social conlleva un impacto directo en la persona y la empresa. Provoca una alta desmotivación, que se traduce en una productividad más baja, y esto termina afectando a la compañía”, sintetiza Mónica Guardado, directora de Afi Escuela de Finanzas.

MIGUEL ÁNGEL GARCÍA VEGA
Ediciones EL PAÍS

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.