El salto de Easy Solutions a las grandes ligas de la tecnología

El salto de Easy Solutions a las grandes ligas de la tecnología

La firma combate el cibercrimen financiero y está cerca de llegar a la Bolsa de Nueva York.

Ricardo Villadiego

Ricardo Villadiego señala que la compañía hoy tiene más de 450 clientes en el mundo.

Foto:

Cortesía

Por: Economía y negocios
01 de octubre 2018 , 08:03 a.m.

A los fundadores de Easy Solutions, Ricardo Villadiego, Germán Arguelles y Silvia López, emprendedores colombianos, les tomó una década llevar su firma de tecnología a figurar entre las más importantes del mundo en el combate contra el fraude financiero, y ahora está cerca de llegar a la Bolsa de Nueva York.

Villadiego, quien fue presidente de Easy Solutions, hoy vicepresidente de Seguridad y Antifraude de Cyxtera, detalla cómo se transformó la compañía.

¿Cómo pasan de Easy Solutions a Cyxtera?

Cuando uno empieza a crecer y a construir valor en su compañía los fondos de capital comienzan a acercarse, luego aparecen los banqueros de inversión que ofrecen llevar la compañía más allá, quizá al mercado público, nuestro gran sueño. Vinieron también propuestas de otras firmas de tecnología para formar alianzas y en ese tránsito apareció Cyxtera, que es un joint venture entre Medina Capital y BC Partners, un fondo del Reino Unido, y adquieren Easy Solutions (mayo del 2017), además de los 57 data centers de Century Link, pues su idea era crear una gran compañía de infraestructura de seguridad.

¿Cuál fue el monto de la transacción?

La operación fue por 2.800 millones de dólares, por lo que hoy nuestra firma hace parte del holding de Cyxtera Technologies. Mantuvimos la marca de Easy Solutions como estrategia para el mercado de prevención de fraude electrónico, pero este año nos movimos a la de Cyxtera porque creemos que y tiene mucho más valor con la visión de la compañía de hoy, que es la construcción del líder global de infraestructura segura, donde la prevención del fraude es un componente vital. Pensamos que como compañía vamos a impactar más bajo esta nueva marca.

¿Cómo construyen una firma de ese valor?

Junto con Germán Arguelles, amigo de la universidad y Silvia López, mi esposa, tuvimos en el 2007 la idea de construir una compañía enfocada en ayudarle a las entidades financieras a prevenir el fraude electrónico, un problema que venía creciendo muy duro, pues las entidades se lanzaron a mover transacciones por internet sin tener los mecanismos de protección necesarios. Ahí surge Easy Salutions, sobre la base de que es un problema global en medio de una crisis financiera y con las restricciones que tienen los emprendedores del país en materia de respaldo económico.

En esos años vi cómo compañías pequeñas, con apoyo de los fondos de capital, podían crecer y empezamos a tocar esas puertas en Estados Unidos sin mucho éxito

¿Cómo sortearon las dificultades económicas cuando comenzó la empresa?

En esos años vi cómo compañías pequeñas, con apoyo de los fondos de capital, podían crecer y empezamos a tocar esas puertas en Estados Unidos sin mucho éxito. Sin embargo, uno de esos fondos me aconsejó buscar los recursos en Latinoamérica, así lo hicimos y fue cuando apareció Progresa Capital, del Grupo Bancolombia y nos aportó 3,2 millones de dólares que se invirtieron en el crecimiento de la compañía, empezamos a tener los primeros 60 clientes en la región, bancos principalmente (hoy son más de 450 en el mundo).

A finales del 2010 Gartner, una consultora, nos incluyó en sus reportes como jugador de nicho en la prevención y combate del fraude en la región y es cuando aparecen Medina Capital un fondo de Miami (Estados Unidos), adquieren la participación de Progresa, nos inyectan 11 millones de dólares y en 2015 hacen otro aporte igual que los deja con el 52 por ciento de la firma.

La industria financiera pierde unos 8.000 millones de dólares por año por cuenta del fraude

¿Por qué no acudieron a los bancos que eran sus clientes?

Creo que las startup de tecnología son especiales porque los activos son las personas, esa es la esencia de las compañías su capacidad de transformar ideas en software que le agregue valor a las compañías es lo clave. Fue muy difícil conseguir su financiación, porque acá no había activos tangibles que respaldaran un crédito, nadie le apuesta o financia la creación de una compañía de estas, si se consigue es poco lo que prestan a diferencia de lo que ocurre en países desarrollados.

¿Qué vino tras esos millonarios aportes?

Como esos fondos solo podía invertir en firmas que estuvieran basadas fuera de Colombia, tuvimos que mover la compañía a Miami y hacer que toda la propiedad intelectual estuviera allí para darle seguridad jurídica a esa inversión. Abrimos oficinas en varias ciudades de Estados Unidos, Canadá; Londres, para cubrir Europa; Tokio, para cubrir Asia-Pacífico y una más en Dubai, para el Medio Oriente y un poco India y se empezó a materializar ese sueño de tener una compañía global que tuviera clientes en todo el mundo.

¿Cuánto cuesta el fraude financiero?

La industria financiera pierde unos 8.000 millones de dólares por año por cuenta del fraude, pero la cifra sería mucho más alta de no ser por la inversión que realizan para combatirlo y eso ha obligado al criminal a mutar sus técnicas de ataque. Lo que nosotros hacemos es identificar cuándo el criminal intenta atacar una organización y cuáles son los ataques con los que está buscando obtener su botín.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.