Las tiendas siguen siendo grandes aliadas: Comapán

Las tiendas siguen siendo grandes aliadas: Comapán

Alejandro Vélez, presidente de la compañía, anuncia llegada de 5 nuevos productos. Celebran 70 años.

Alejandro velez

Alejandro Vélez, presidente de Comapán.

Foto:

Abel Cárdenas. EL TIEMPO

Por: Economía y Negocios
15 de marzo 2020 , 11:56 p.m.

Con 70 años en el país, Alimentos Comapán está a punto de hacer la transición a la cuarta generación de la familia antioqueña, que en la década de los años 50 decidió buscar fortuna en Bogotá.

La matriarca de la familia, que por aquella época surtía de hostias a las iglesias del país, un buen día les propuso a sus hijos y familiares que buscaran un negocio en torno al ‘pan nuestro de cada día’, dando origen a una de las grandes compañías productoras de pan en Colombia.

Luego de siete décadas, así va la firma, según Alejandro Vélez, su presidente.
¿Cómo sobrevivir a la fuerte competencia de firmas internacionales?


Con conocimiento del consumidor colombiano, que, dicho sea de paso, es distinto en cada región del país. Las multinacionales son muy ricas en dinero y tienen gran experiencia, pero acá les ha costado trabajo porque nos hemos defendido bien. Conocemos el mercado, el tipo de producto que le gusta al colombiano.

En la costa Atlántica al pan tajado le dicen almohadilla, en el Valle a los calados se les llama tostados y nosotros hemos adaptado los productos en cada región para que la gente se identifique con ellos. Estamos pendientes de los cambios generacionales y lo que demandan, como los panes integrales cuyo consumo ha ido creciendo, pese a que hay gente que cree que es para enfermos, lo cual no es cierto, las generaciones jóvenes los están consumiendo por salud.

Estamos pendientes de los cambios generacionales y lo que demandan

¿A través de cuáles canales les llegan a esas generaciones?

Los canales de ventas también han ido cambiado, aunque el tendero de barrio sigue siendo nuestro gran aliado. Con la llegada de otros formatos y los comercios de bajo costo, esas vías se han ampliado, nosotros los proveemos, pero hemos tenido que incursionar en empaques más pequeños para hacer más cómodos los precios al consumidor.

Somos fuertes en tiendas de barrio, las grandes superficies son importantes, pero son muy rudos en cuanto a los descuentos que hay que darles, a lo que se suma que debemos tener mercaderistas, impulsadores, personal que saque el producto a las góndolas; es mucho trabajo. Al tendero le entregamos el producto y lo apoyamos.

Los canales de ventas también han ido cambiado, aunque el tendero de barrio sigue siendo nuestro gran aliado

Ya son 70 años, ¿qué tanto han cambiado?

Bastante, no solo como compañía, sino también en el portafolio de productos, que hoy alcanza los 300. Innovamos de forma constante en la presentación de estos, adaptándonos al mercado y, por supuesto, a los consumidores, porque las generaciones de hoy demandan nuevos sabores, productos saludables, por eso incursionamos en la línea de bienestar con pan de frutos rojos, centeno malteado y de trigo malteado, de tajada más gruesa, especiales para consumir en diferentes momentos del día.

Y los números de la empresa, ¿cómo van?

Hemos crecido en promedio 7 por ciento en los últimos años. La meta en 2020 es hacerlo en 12 por ciento, y tenemos la capacidad instalada para lograrla luego de una inversión de 5 millones de dólares hace unos años y de 1.125 millones de pesos en el 2019 para lanzar productos nuevos y la línea de bienestar con mucho centeno, proteína, poca grasa, trigo malteado y frutos rojos.

En la categoría de ponqués lanzamos una tajada cubierta de chocolate blanco (Chocolita) y la Lolita, con 'chips' de chocolate negro.

Tratamos de protegernos de esas variaciones de la tasa de cambio con forward y así mantenemos cierta estabilidad en el costo del dólar.

¿El alto precio del dólar los está golpeando?

Bastante porque encarece las materias primas que importamos, como el trigo canadiense, que es un producto de alta proteína. Tratamos de protegernos de esas variaciones de la tasa de cambio con 'forward' y así mantenemos cierta estabilidad en el costo del dólar para minimizar lo más posible el impacto en los precios al consumidor.

Importamos algo de yema de huevo para la producción de mayonesa que se elabora con aceite de soya nacional. El resto son productos nacionales, las frutas para las mermeladas y grasas se les compran a productores nacionales.

¿Cómo van con los puntos de venta propios?

Tenemos 18 tiendas en Bogotá y dos en Medellín. Allí vendemos todo nuestro portafolio, que incluye panes, ponqués, tostadas, galletas, mermeladas y la línea de salsas, pues en las tiendas el propietario escoge solo lo que sus clientes le solicitan. Contamos, además, con centros de distribución en Antioquia, Valle del Cauca, los Santanderes y el Eje Cafetero. La única planta de producción está en Bogotá y hoy generamos 670 empleos directos y unos 560 indirectos.

REDACCIÓN ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.