¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Empresas

‘El alcalde percibe al Grupo EPM como una secretaría de despacho’

El exgerente del Grupo EPM Álvaro Guillermo Rendón dice que al alcalde de Medellín, Daniel Quintero, no le gustaron los términos en que le habló de su secretaria privada.

El exgerente del Grupo EPM Álvaro Guillermo Rendón dice que al alcalde de Medellín, Daniel Quintero, no le gustaron los términos en que le habló de su secretaria privada.

Foto:Esneyder Gutiérrez. EL TIEMPO.

Reproducir Video

Álvaro Guillermo Rendón, ya exgerente de la empresa, reveló el fuerte pulso con Daniel Quintero.

Las mismas razones que esgrimió el año pasado la junta directiva anterior de Empresas Públicas de Medellín (EPM) para renunciar son las que están, según Álvaro Guillermo Rendón, detrás de su salida como gerente de este grupo empresarial: el objetivo del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, de tener incidencia en las decisiones de la empresa, sin importar las reglas de gobierno corporativo que la rigen.
En entrevista con EL TIEMPO, Rendón reveló en detalle los hechos que precipitaron su salida de la compañía e hizo un llamado al país y los entes de control para que la regla de oro de la autonomía de la junta sea preservada.

¿Cuáles fueron las fricciones con el alcalde de Medellín para que se diera su salida?

El 14 de enero fui visitado por el alcalde de la ciudad en plan de prepararnos para el año. Y lo que iba a ser una conversación amable terminó siendo compleja porque me dijo que presentara la carta de renuncia y que saliera a unas vacaciones sin retorno, porque quería hacer un cambio.
Yo le dije que él acababa de hacer, no a mí, sino al Grupo, un reconocimiento por las ejecutorias.
Estamos hablando del proyecto Hidroituango, que lo tenemos en el 85 por ciento y cuando llegue al 90 por ciento estamos generando; hemos sorteado todo el tema del covid en el proyecto y ya hay inmunidad de rebaño, y Caribe está entregando unas cifras impresionantes de cierre de año porque hicimos inversiones por 700.000 millones de pesos y logramos reducir en un 20 por ciento los cortes del servicio y levantamos el recaudo de 75 por ciento a 88 por ciento.
Con base en esto, le dije: ¿dónde está la razón? Y me dijo: solamente quiero producir un cambio porque quiero tener allí a una persona que me lea más, que me escuche más, porque he encontrado en ti una persona que me está poniendo talanqueras todo el tiempo. Y le dije: pero claro que te las tengo que colocar, porque estamos relacionados con una entidad que es autónoma, que está inscrita en el mercado de capitales y que tiene un código de gobierno corporativo que defender.

¿Y qué argumentos le dio el alcalde?

Dijo que eso no le interesaba, sino una persona que le copiara más y entendí que él tenía una percepción del Grupo EPM como si fuera una secretaría de despacho.
Le cuesta entender que tiene unas reglas propias del gobierno corporativo que defender.
No me he cansado de repetirlas y él hace cada vez más por permearlas y por pasar ese cerco. Y yo lo he contenido y ese ha sido el desgaste.

¿A qué talanqueras se refirió?

A mí me dijo alguna vez que él hubiera querido ser más gerente de EPM que alcalde de Medellín y eso muestra ese deseo de poderse meter más en las dinámicas internas del grupo, pero mientras sea alcalde tiene que expresarse al interior de la junta directiva, porque esa es la regla.
Ese tema se sumó a un incidente empezando el año, cuando su secretaria privada (María Camila Villamizar) estaba llamándome, para interrumpir un acto que yo debía producir en el marco de la conciliación (con el consorcio constructor de Hidroituango) porque íbamos a hacer una declaratoria conjunta. Ella estuvo llamando intensamente para decirme que parara esto y que no autorizaba a firmar ningún documento.
Después, cuando me vuelve a llamar, es el alcalde el que habla y le dije: alcalde, ahora sí hablemos porque estoy en el plan de poner las cosas en su lugar, porque la señora Camila Villamizar se valía del hecho de que lo acompaña en la junta directiva, va a los comités de junta y se ha entronizado en la organización de una manera que me parece peligrosa.

¿En qué sentido?

Ella estaba participando en la confección de decisiones con vicepresidentes, sin que yo estuviera enterado, y dije que me parecía que esa práctica la teníamos que terminar. Y además estaba participando en mis reuniones privadas, sin mi permiso, y no veo por qué tenga que interferirlas.
Entonces no le gustó al alcalde que yo le hablara de su secretaria privada en esos términos y le dije que no volvería a considerar una llamada de ella hasta que entendiera esto y respetara al gerente.
Yo la respeto no solo por ser mujer, sino por ser una mujer brillante, que tiene su trayectoria en el campo público. Eso no le gustó (al alcalde) y creo que por eso vino el 14 de enero a expresarme que quería que me hiciera a un lado.

¿Y qué pasó luego?

De ahí en adelante siguió de parte del alcalde una presión de que tenía que renunciar ese día. Alcanzamos a llegar a la junta del 26 de enero y estuvo todo el tiempo fastidiando por su celular diciendo que tenía que renunciar.
Eso me llevó a pedir una reunión extraordinaria de junta, porque para remover a un gerente de un grupo empresarial como EPM tiene que adelantarse un procedimiento previo, objetivo, que está inscrito en el debido proceso.
La junta, luego de escucharme, tomó una posición en la idea de rodear al alcalde, pero mejor dejé la renuncia a consideración.
Lo que sorprende es que en las horas de la tarde recibo la notificación del decreto en el que me declara la insubsistencia, lo cual me impactó, pero entiendo que en la presión emocional en que está el alcalde no tuvo el control para pensar que ya estaba desvinculado.

¿Qué incidencia tuvo la creación de la filial de Camargo Correa, que algunos señalan que buscaba bajar el patrimonio y no responder en la demanda?

En manera alguna. Este es un tema que la misma Camila Villamizar introdujo sin contar conmigo, queriendo buscar cómo constituir una prueba que me incomodara y lograron llegar a ese detalle, porque es meterse en el consorcio para estudiar todos estos cambios que pueden darse en una persona jurídica, fenómeno que ocurrió desde 2018, antes de la contingencia de Hidroituango.
Ellos informaron al Grupo EPM, pidiendo el consentimiento para hacer el procedimiento, pero como vino la contingencia esos temas quedaron congelados y ahora que se necesitó hacer una nueva adenda o modificación, ellos entendieron que el tema sí había sido aceptado por la organización y por eso lo contemplaron.
Pero cuando la investigación arrojó este hecho, inmediatamente entramos en contacto con la firma y ayer (lunes) se preparó un documento que debe estar firmándose el día de hoy (ayer) y que resuelve de fondo el problema.
La competencia no es del gerente de EPM. Por el consorcio la firma el ingeniero Santiago García y por la empresa la firma el ingeniero William Giraldo, a quien están delegadas esas atribuciones hace dos años.
Si una inobservancia pasó, seguramente es de buena fe, pero no está incidiendo para nada en lo que trae el contrato. Nosotros nos devolvimos a la persona jurídica que negoció con nosotros en el pasado y no se presenta ninguna modificación.

¿Esto puede afectar las pretensiones del Grupo EPM en la demanda de arbitraje internacional?

En manera alguna. Si se firma, porque lo revisó ayer (lunes) la junta directiva, queda resuelto el problema. Es decir, aparece de nuevo la figura que se intentó modificar, con la que veníamos haciendo las tareas y los vínculos jurídicos.

¿Qué implicaciones puede tener en los mercados que el alcalde quiera seguir teniendo poder en las decisiones de EPM?

Si se llegan a violar las reglas de gobierno corporativo, tiene una incidencia grande.
Los mercados se ponen muy nerviosos, llaman a la entidad a pedir explicaciones y si no son razonables, pues vienen sanciones como el grado de calificación, el grado de inversión o que se aumenten las tasas en el mercado.
Por eso llamo la atención a toda la ciudad y a los órganos de control. Tenemos que estar muy pendientes para que esa regla de oro se mantenga inmodificable y, si se va a revisar, es para ponerla a tono con los más altos estándares internacionales.

Encuentre también en Economía:

ÓMAR G. AHUMADA ROJAS
Subeditor de Economía y Negocios
En Twitter: @omarahu
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.

Nuestro mundo

COlombiaInternacional
BOGOTÁMedellínCALIBARRANQUILLAMÁS CIUDADES
LATINOAMÉRICAVENEZUELAEEUU Y CANADÁEUROPAÁFRICAMEDIO ORIENTEASIAOTRAS REGIONES
horóscopo

Horóscopo

Encuentra acá todos los signos del zodiaco. Tenemos para ti consejos de amor, finanzas y muchas cosas más.

Crucigrama

Crucigrama

Pon a prueba tus conocimientos con el crucigrama de EL TIEMPO