EL JUEGO DE LA VELOCIDAD

EL JUEGO DE LA VELOCIDAD

Los videojuegos de carreras que cambiaron la historia

Los videojuegos de carreras que cambiaron la historia

Los videojuegos de carreras que cambiaron la historia

Foto:

13 de noviembre 2019 , 10:42 a. m.

Desde hace 45 años, los diseñadores de videojuegos se han esforzado para llevar la emoción de manejar un carro a las pantallas. Estos son nuestros favoritos:

Gran Trak Mario Kart 8 Real Racing 3 Need for Speed: Most Wanted Gran Turismo 2 Top Gear F1 2019 Colin McRae Rally 2.0 Driver 2 Burnout 3: Takedown Out Run

 

GRAN TRAK

1974

Todo empezó aquí. En 1974 –antes de que llegaran Tetris, Pacman y Space Invaders–, las carreras de carros quisieron tomar ventaja en el mundo de los videojuegos. Gran Trak fue una de las primeras grandes apuestas de Atari en el mundo de los videojuegos: se trataba de una pista de luces blancas que un punto debía recorrer lo más rápido posible, sin estrellarse contra los bordes. Pero lo más interesante era la interfaz: como todo se controlaba desde un timón y un acelerador, fue la primera vez en la historia que unos desarrolladores ofrecieron una experiencia cercana a las carreras.

 

                                                                                         

 

 

MARIO KART 8

2014

Las batallas de Mario Kart son épicas. Los que crecieron jugando este título en el Super Nintendo o en el Nintendo 64, aún se piden a los mismos personajes que se pedían entonces y asumen las carreras como una cuestión de honor. La adaptación de Mario al mundo de las carreras es uno de los mayores éxitos en la industria de los videojuegos, todo gracias a las trampas y los poderes al azar que convierten las pistas fantásticas en una verdadera batalla campal y logran voltear los resultados en un solo instante. Esta versión, publicada para las consolas Wii U y Switch, es especial por las gráficas HD y las pistas que explotan un look futurista en 3D. Además, con más de 17 millones de copias vendidas, es el juego más exitoso de la consola Switch.

 

                                                                                         

 

 

REAL RACING 3

2013

Puede ser uno de los juegos de automovilismo más populares de esta década. El secreto está en que, desde un celular, es posible manejar los carros más codiciados de la historia, como el McLaren F1 –que definió la categoría de los supercarros en los años noventa–, el Porsche 919 Hybrid –el ganador de Le Mans en 2015, 2016 y 2017– o el Ferrari 250 GTO –un modelo de los sesenta del cual solo se construyeron 36 unidades–. Lo mejor de este juego es el altísimo nivel de realismo que tiene: los carros son fieles hasta en los retrovisores, y cada curva de las pistas legendarias del mundo –Spa, Hockenheimring, Silverstone y Monza, entre otras– reproduce las originales. El punto negativo son los accidentes, pues los carros no sufren en lo más mínimo después de estrellarse contra los muros de seguridad a 250 km/h.

 

                                                                                           

 

 

NEED FOR SPEED: MOST WANTED

2005

Hay algo en este juego que recuerda las mejores escenas de la película 60 segundos. Pero no por los carros, ni por Nicolas Cage, sino por las espectaculares persecuciones policíacas en que el jugador se ve envuelto. La narrativa era simple: había que convertirse en el mejor corredor de carreras callejeras de la ciudad de Rockport –un hito para los fanáticos de las más de 20 versiones de Need for Speed– convirtiendo automóviles comunes y corrientes de la época, como un Volkswagen Golf o un Mitsubishi Eclipse, en verdaderos supercarros (aunque también estaba la opción de acceder a carros legendarios, como el Lamborghini Murciélago o el Aston Martin DB7). Lo mejor ocurría, sin embargo, cuando llegaba la Policía: a diferencia de otros juegos, donde los rivales son bots fáciles de vencer, en esta versión de NFS podían sacar a cualquiera de las calles.

 

                                                                                           

  

 

GRAN TURISMO 2 

1999

Este fue un juego de culto para los fanáticos del realismo y un clásico para quienes tuvieron la primera versión del PlayStation. Gran Turismo 2 no era un juego para niños y es tan complejo que resulta casi imposible completarlo al 100 por ciento. Con más de 600 vehículos, 27 pistas y un presupuesto irrisorio para comenzar en el mundo de las carreras, los jugadores deben obsesionarse con la idea de pasar al siguiente nivel y tener la paciencia para ganar licencias de manejo –podían pasar días enteros de práctica para pasar las pruebas de la chicana de Laguna Seca en un Dodge Viper, por ejemplo– y ganar eventos menores, con el fin de conseguir más dinero para comprar vehículos legendarios, como el Ford GT40 de 1969.

 

                                                                                            

  

 

TOP GEAR

1992

Topgear le enseñó a la generación del Super Nintendo una lección esencial en el paradigma de los motores de gasolina: para lograr más velocidad hay que gastar más combustible, pero si te quedas sin gasolina vas a perder. El juego era simple: había que elegir entre cuatro vehículos para recorrer un campeonato que iba desde un simple óvalo en Las Vegas hasta un circuito callejero en Londres, todos con el look de esas clásicas gráficas de 16 bits. Y aunque el vehículo permanecía siempre en el centro de la pantalla y eran la pista y el horizonte los que se movían, logró ser un videojuego realmente adictivo que se podía superar completamente –si se hacían los cálculos correctos de combustible y se tomaban los riesgos para llegar con el tanque casi vacío a la línea de meta– en un par de horas.

 

                                                                                            

 

 

F1 2019

2019

Las últimas temporadas de la Fórmula 1 han sido históricas: la posibilidad latente de que Lewis Hamilton se convierta en el piloto con más campeonatos de todos los tiempos y el resurgimiento de Ferrari de la mano de un joven de 22 años –Charles Leclerc– que es admirado incluso por pilotos experimentados, hacen que la batalla en las pistas esté en uno de sus mejores momentos. Este juego permite vivir esa emoción desde el puesto de piloto de un Fórmula 1, con toda la complejidad –en cuanto a sensibilidad de manejo– que implica manejar más de 900 caballos de potencia en el celular, en un Xbox o en un PS4. Y no solo eso: para las versiones de consola hay una actualización que permite participar en el campeonato de la F2, en donde están incluidos –cómo no– pilotos como la colombiana Tatiana Calderón.

 

                                                                                             

 

 

COLIN MCRAE RALLY 2.0

2000

Hay pocas cosas más placenteras que lograr un derrape perfecto a 80 kilómetros por hora en una trocha llena de barro. O entender que a la hora de correr en las pistas heladas del Rally de Finlandia, la clave es aceptar que tener el control absoluto del vehículo es físicamente imposible. Colin McRae, un piloto escocés que ganó el WRC –el campeonato mundial de rally– de 1995, ayudó a los desarrolladores a diseñar la dinámica de los vehículos y por eso se ganó el derecho de que el juego llevara su nombre. Pero eso es una anécdota: lo que realmente valía la pena era entender, desde los controles del PlayStation, las diferencias entre los carros legendarios del rally: el Ford Focus, el Subaru Impreza, el Mitsubishi Lancer, el Peugeot 206 y el Lancia Delta. La franquicia del videojuego sigue activa, solo que bajo otro nombre: ahora se llama Dirt.

 

                                                                                            

 

 

DRIVER 2

2000

Cualquier fanático de los videojuegos y de la velocidad sabe perfectamente quién es Tanner. Este detective de la vieja escuela que enfrenta como un agente encubierto a los mafiosos más temidos de La Habana, Chicago y Río de Janeiro, es un maestro en el arte de la negociación, es capaz de seguir sigilosamente otro vehículo por media ciudad sin que su víctima se dé cuenta y, de ser necesario, destruye su vehículo para terminar con una intensa persecución. Este juego permite manejar los mejores clásicos de los años setenta –como el Buick LeSabre, el Austin Mini, el Cadillac ElDorado y el Lincoln Continental– en un universo que recuerda, en todo momento, a Steve McQueen en Bullitt.

 

                                                                                            

  

 

BURNOUT 3: TAKEDOWN
2004

Este es uno de los videojuegos mejor calificados de la historia. Y la razón es simple: incluso las personas que no son afines a las carreras quedan enganchadas inmediatamente por los efectos, las gráficas realistas y la emoción que implica participar en una batalla caótica sobre ruedas. Algunos gamers de la época –el juego salió para PS4 y para Xbox– lo describieron como una especie de Mario Kart, pero con carros de verdad; pero ellos se quedan cortos: en Burnout 3 no hay poderes mágicos ni misiles para acabar con los contrincantes, pero los choques y las explosiones son tan reales que pueden llegar a causar un fuerte impacto entre los jugadores.

 

                                                                                            

 

OUT RUN

1986

Un clásico de los ochenta y los noventa: antes de que fuera adaptado para consolas –como el Sega Genesis y el Nintendo Switch–, la gente hacía fila en los sitios de Arcade para manejar el Ferrari Testarrossa de Out Run. El juego no tenía efectos particularmente complejos ni proponía batallas llenas de explosiones, simplemente ofrecía la experiencia de manejar contrarreloj por una variedad de carreteras que atravesaban sitios icónicos de Europa. Tal vez no suena tan atractivo, pero era en la precisión de cada movimiento y en la capacidad de anticipar los obstáculos que aparecían en el camino y que difícilmente se podían ver, que este videojuego se podía convertir en una obsesión donde cada segundo contaba.

 

                                                                                           

REVISTA DONJUAN
EDICIÓN 152 - OCTUBRE 2019

 

 

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.