Esta es la nueva colección de Louis Vuitton

Esta es la nueva colección de Louis Vuitton

Descubra la propuesta de diseños y accesorios de Louis Vuitton para moda masculina de primavera-verano 2017.

notitle
18 de agosto 2016 , 05:48 p. m.

Los 162 años que han transcurrido desde que se creó la casa de moda y marroquinera Louis Vuitton no han impedido que sus propuestas actuales sigan fascinando a los más jóvenes e intrépidos, como sucede con la nueva colección prêt-à-porter masculina, que combina influencias africanas, estética punk londinense y el sello de elegancia y tradición propio de la creación francesa. 

Un abrigo de corte recto y piel de cocodrilo, una gabardina impermeable por si hay lluvia y sacos de lana para los primeros días de la primavera en los que el frío se rehúsa a irse; pero también chalecos super aireados para el calor del Sahara y camisas con jirafas y hojas de palmeras exóticas impresas, de mangas cortas y estampadas para los días estivales. Elefantes y cebras aparecen en el cuero de maletas, predominantemente cuadradas, también hay algunos leones mostrando los colmillos, unas cuantas cebras de ojos desorbitados y la cabeza de un furioso rinoceronte.

 

(Zapatos made in Argentina)

Con este safari de lujo, la marca francesa Louis Vuitton definió su propuesta masculina para la temporada primavera-verano 2017, que se presentó recientemente en el patio del Palacio Real de París, bajo la batuta del británico Kim Jones, director creativo de la línea prêt-àporter para hombres.

El punto de partida de esta colección fueron los años de infancia que Jones pasó en Etiopía, Kenia, Tanzania y Botsuana y que le dejaron herencias étnicas y de civilizaciones autóctonas y ancestrales; pero no contento con tamaña influencia, se dejó llevar también por su lado más rebelde: el del transeúnte que conoce a la perfección las calles de una Londres cargada de estética punk. Ese coctel ecléctico se mezcló también con un tercer ingrediente infaltable: el de “la elegancia francesa de Louis Vuitton”, aseguró Jones tras el desfile. Todas estas piezas encajan a la perfección y hacen de esta colección una verdadera propuesta de hombre contemporáneo: abierto a un mundo globalizado y que no conoce fronteras; todo un viajero, aventurero, curioso, nada tímido, arriesgado e intrépido.

 

Predominan las gamas de beige, chocolate y caqui, y estas son, sin duda, el sello más tradicional de la marca, que Jones conservó acertadamente, pues las fibras, como el mohair, los tejidos y las pieles exóticas de cocodrilo y avestruz que componen la colección, evocan la frescura y los contrastes de las tierras africanas: áridas como el desierto y fértiles como la pradera.

La sorpresa y gran osadía de Jones fue apostarle también al azul petróleo, que se robó el protagonismo en todas las piezas impresas, sobre todo en los estampados animales, que fueron hechos mediante impresión digital gracias a una colaboración –la segunda, de hecho– entre la casa francesa y los hermanos Jake y Dinos Chapman.

 

(Moda para cada color)

El azul también hizo gala en el emblemático monograma de la casa, surgido en 1896, en el que se entrecruzan las letras “L” y “V”, iniciales de la marca, y que fue temerariamente reinterpretado por Jones al imprimirlo en azul sobre crema y viceversa.

El hombre DONJUAN que opte por alguna de las prendas de esta colección, no podrá resistirse a usar también algunos accesorios de bisutería, ideales para darle a su pinta un sello de rebeldía: aretes hechos con ganchos, llaves que se llevan como dijes y pendientes, y los tradicionales “Dog collar” y “Baxter Collar” con cadenas y candados, para ajustar bien al cuello.

 

Jones calza en esta temporada a sus hombres con zapatos de suelas de goma anchas y altas, también con sandalias informales, de un envidiable aspecto cómodo, que parecen considerar y hasta acariciar los pies del viajero que los lleva.

Los pantalones suelen llevar cremalleras que los ajustan más al cuerpo y también hay motivos escoceses, sin que falte nunca en una u otra prenda el tradicional diseño “Karakoram”, que identifica a quien porte un Vuitton en cualquier lugar al que vaya, con sus afiladas puntas en zigzag y que debe su nombre a la cordillera del Karakórum, situada en la frontera entre Pakistán, India y China.

 

(Los padres de la moda)

Y como si fuera poco, el diseñador se atrevió también a hacer una variación del icónico “Louis Vuitton Steamer bag”, pues convirtió esta maleta de viaje ligera en una maleta para cargar en la espalda y cuyo estilo recuerda la clásica “Randonnée bag”.

Son todas estas apuestas originales de Jones, un diseñador que sabe cómo encontrar el equilibrio perfecto entre la vanguardia y la tradición, para que las piezas icónicas de Louis Vuitton se actualicen y lo que se reinventa pueda volverse también un clásico, con textiles de la propia colección para subrayar la sinergia entre los dos lenguajes centrales de la marca: la ropa y los accesorios.

 

Si quiere saber más de la autora, sígala en Twitter como @MelissaSerrato

Lea también: De tal palo tal astilla: moda para padre e hijo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.