El "destape" de Marcia Jones en el Design District de Miami

El "destape" de Marcia Jones en el Design District de Miami

Marcia Jones es una controvertida modelo, reina y actriz. Está radicada en Miami desde hace tres años, tiene 27 años y en las calles de Miami nos reveló su personalidad, gustos y anécdotas.

notitle
04 de noviembre 2015 , 11:11 a. m.

Es fácil confundirla con una estadounidense, pero el acento de Marcia Jones Brango delata sus genes monterianos hasta la médula. Es actriz y modelo, tiene 27 años y hace tres está radicada en Miami. Para esta edición la perseguimos por todo el Design District, un grupo musical de corridos mexicanos la acorraló e incluso nos salvamos de que nos arrestara la Policía por cuenta de su “destape” en público. Pero lo logramos. ¡Y valió la pena!

“Estoy aburría, quiero tajá con queso”, fue la frase que inmortalizó a Marcia Jones en uno de los primeros videos que publicó en su cuenta de Instagram hace más de dos años. Exactamente fue hace 116 semanas y, con 42.000 seguidores en ese momento, alcanzó 2.224 likes, una suma que al día de hoy, con una cantidad de followers seis veces mayor, hubiera sido desorbitante. “Estaba recién estrenada la opción del video en Instagram, y nadie se atrevía a grabarse. Yo sí, y en un minuto fue la locura, muchos se sintieron identificados”. De hecho, la frase se monetizó: costaba 50.000 pesos cada camiseta estampada y se distribuyeron por toda Colombia, sobre todo en Medellín, Bogotá, Cartagena y Barranquilla.

Marcia heredó el nombre de una tía que vive en Estados Unidos, y a la que conoció hasta hace sólo seis años. “A mi mamá le gustó el nombre y me lo puso, pero me di cuenta de que con mi tía tenemos una personalidad muy parecida”. Su primer apellido es norteamericano y lo heredó de su abuelo paterno, y el Brango proviene directamente de Italia. Su nombre es tecleado en Google alrededor de 1.300 veces al mes, y en la web arroja un promedio de 20.000.000 resultados de búsqueda, 389.000 de esos en video y 50.300 en noticias. Además del Derecho –que nunca ejerció– es especialista en multiplicar su fama, a pesar de que nunca fue buena en matemáticas. “Yo odiaba las matemáticas. Aún no sé cómo pasé álgebra”.

Estudió en el colegio Gimnasio Vallegrande de Montería, en donde pasaba la mayoría del tiempo junto con sus amigas en bailes, deportes, desfiles, coreografías y cualquier actividad que pudiera eximirla de estar en clase. Nada la podía amarrar a su casa, excepto el olor a las galletas de limón que preparaba su vecina y que se filtraba por el patio. “Todos los días le pedía a la señora que me regalara. Me encantan”. Ese, aún, es su souvenir favorito junto con la Kola Román. Y tiene suerte, porque a pesar de vivir hace tres años en Miami, todavía puede conseguir esa gaseosa en algunos restaurantes colombianos de la ciudad, además de arepas rellenas, bandeja paisa, mute con queso, carne puyada, carimañolas o arepas de huevo. En otro video de Instagram contó hace un tiempo que una vecina venezolana preparaba una aguapanela con queso fuera de serie. “Ella le dice papelón, pero ajá, es la mijjjma cosa”.


En Montería estuvo hasta los 21 años, luego de graduarse de Derecho de la universidad, hasta que fue nombrada por decreto como reina de Córdoba y tuvo que trasladarse a Bogotá para iniciar su preparación en pasarela, medios y dicción. Fue en 2010 y permaneció un año completo en la capital. El día de la coronación no quedó ni siquiera entre las diez primeras y se afectó tanto que no quería verse a un espejo. Marcia continuó en Bogotá e inició sus primeros trabajos como protagonista de videos musicales de J Balvin, Peter Manjarrés y Ñejo. En 2012 presentó un casting para la telenovela Dónde carajos está Umaña y lo obtuvo. En su libreto tenía un papel corto, pero terminaron por alargarle su personaje; estuvo de principio a fin, grabando de noche, en las madrugadas e incluso se contagió de piojos durante el rodaje por unas escenas que hizo en un colegio.

Al término de la novela se radicó en Miami. Llegó sólo con dos maletas, con visa de turista y el panorama incierto. Lo único que sabía era que llegaba al apartamento de “Gustavito”, un amigo al que había conocido un año antes, durante unas vacaciones en Miami con sus amigas. Hoy es su novio y viven juntos. De vez en cuando van a ver los partidos de los Miami Heat, asisten a partidos de fútbol americano, de béisbol y a carreras de caballos. Rumbean poco, hacen Crossfit juntos y tienen un perro pomerania que se llama Chirrete. Su novio es DJ, y por cuenta de su trabajo sabe cuáles son las últimas novedades en materia de música: “Él me dice: ‘mira, esta canción va a estar sonando full en tanto tiempo”. Por eso, a Marcia se le puede ver en cientos de videos en su Instagram cantando y bailando mientras viaja en el carro. “Mejor digamos imitando, soy muy mala cantando”.

A los tres meses obtuvo sus documentos de trabajo y su primera oferta con Telemundo para grabar la telenovela Dama y obrero. También presentó siete episodios de What you know about Miami, un programa de turismo por la ciudad. Ha hecho comerciales para cerveza Corona, Pizza Hut y Discovery Home and Health y se unió al actor ecuatoriano Xavier Coronel para protagonizar Incidentes, una obra de microteatro que se presentaba de viernes a domingo en contenedores de mercancía. Cada función duraba entre quince y veinte minutos y se repetía cinco veces durante cada noche. Según la temporada, Marcia puede presentar hasta tres castings al día y está desarrollando su propio proyecto bajo el nombre de #LaJonesExplora, con el que busca darle la vuelta al mundo para documentar lugares exóticos y desconocidos.

Sin embargo, no tuvo que salir de la ciudad en que vive para conocer el primero: una bodega abandonada en Design District en donde se alcanzaron a hacer algunas tomas de esta sesión de fotos antes de que llegara la policía. “Como yo estaba en bikini, ligera de ropa, los agentes dijeron que podían capturarnos por estar en paños menores en un sitio público”. Pero, “como siempre hay que ser positivos porque por algún lado le entra el agua al coco”, el shooting se concluyó en un restaurante-galería de la ciudad. Nadie se resistió a mirarla, ni siquiera un grupo de músicos mexicanos que estaban de visita en el lugar y acorralaron a la Jones.

¡Y con toda razón!

VEA LA GALERÍA DE MARCIA JONES

- Sígalo en @JoseDaniG en Twitter

Links relacionados:

- Los excesos de Alejandra Ávila

- La naturaleza de Mayra Alejandra Aguilar

- Los secretos de Eleonora Méndez

 

 

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.