Que no se pierda la materia prima… (Opinión)

Que no se pierda la materia prima… (Opinión)

Un grupo de jóvenes viene pisando fuerte desde la ITF. Ya hay vida después de Mariana Duque.

07 de febrero 2018 , 10:53 p.m.

Un sabio del fútbol colombiano, como lo es Francisco Maturana, dijo que “perder es ganar un poco”. Yo esa frase no me la creo. Perder es perder y punto. Claro que si se habla de procesos, otro es el cuento. Este miércoles, Colombia perdió 3-0 con Paraguay en su primer encuentro del Grupo I de Zona Americana de FedCup. El resultado fue apabullante, pero el grupo capitaneado por Catalina Castaño no era favorito.

Este equipo colombiano de la FedCup está conformado por la nueva generación del tenis colombiano. Un grupo de jóvenes viene pisando fuerte desde el circuito de la ITF. Ya hay vida después de Mariana Duque, quien no está en esta nómina y desde hace rato se perdió. Lesiones, mal juego y no encontrarse en la pista han venido opacando una carrera en la que se tenía esperanzas en sus inicios, pero que hoy en día se diluye como la arena entre los dedos.

Emiliana Arango, con apenas 17 años, y quien perdió ayer con Monserrat González 3-6, 4-6, se ha dado el lujo de estar entre las mejores 10 del escalafón de la ITF. El año pasado jugó semifinales del US Open Junior. Este año decidió hacer su carrera como profesional en la WTA.

Por otro lado, María Fernanda Herazo, de 20 años, es otra tenista con proyección, pese a caer con Verónica Cepede (2-6, 4-6). Con siete títulos Futuros ganados, tiene un récord de 97 victorias y 60 derrotas en su carrera. El salto es cuestión de tiempo y tendrá que mantenerse. También aparecen María Paulina Pérez (22 años) y Juliana Valero (20 años) ahí figurando.

Y a este equipo colombiano le faltó María Camila Osorio, la actual sexta jugadora del circuito de la ITF. Una tenista con unas condiciones tremendas. Bicampeona del Mundial Juvenil de tenis. Tiene un futuro grandísimo con sus 16 años.

Y entonces es acá cuando no se puede perder la materia prima. Para un palmarés tan rico en sus categorías júnior hay que trabajarlas como un cincel al mármol.

Si se habla de Suramérica, tan solo dos jugadoras de este continente aparecen entre las 100 mejores de la WTA: la brasileña Beatriz Haddad (59) y Cepede (84). Y más aún, cuando entre las primeras 100 de la ITF están las colombianas Osorio (6), Arango (25) y Laura Rico (73) y solo hay dos suramericanas más.

Perder este jueves contra Chile en la segunda jornada no sería lo ideal, porque se puede ir al repechaje para no descender al grupo II, pero si eso vale proyectar a esta nueva armada, no debería haber problema.

Estas juveniles ya son las que mandan en Colombia. Los diamantes en bruto hay que saber llevarlos de la mano. La transición de una generación a otra en el país dura tiempo, y ahora que ya comenzó otra era no se puede perder con los conformismos de siempre.

Grand Slam…


FELIPE VILLAMIZAR
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @FelipeVilla4

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.