2011 fue el año clave para los doblistas colombianos

2011 fue el año clave para los doblistas colombianos

Tras una lesión en la rodilla de Cabal y un problema en la muñeca de Farah, unieron sus fuerzas.

Cabal y Farah

Robert Farah (der.) y Juan S. Cabal (izq.) devuelven una bola durante el partido de dobles de la primera ronda de la Copa Davis en el 2011 contra Uruguay.

Foto:

EFE

Por: DEPORTES
15 de julio 2019 , 06:50 a.m.

La amistad de los tenistas colombianos Juan Sebastián Cabal y Robert Farah viene desde muchos años atrás, tantos que ni ellos recuerdan la primera vez que se pararon juntos en una cancha en algún club de Cali a hacer la práctica. Sin embargo, su camino estaba destinado a estar juntos, aunque no sabían que era para brillar como pareja en la modalidad de dobles de la ATP.

Hoy en día, esos lazos de amistad, de cercanía, de ser dos almas que batallan como una en los diferentes torneos alrededor del mundo, no solo les dio el título de Wimbledon, conseguido el sábado pasado, sino que los convirtió en hermanos. Tantas horas en las que tienen que compartir los llevó a tener las mismas bases, los mismos ideales y a compartir constantemente fuera de las pistas.

Cabal, de 33 años, y Farah, de 32, jugaron por primera vez como dupla cuando tenían 12 y 11 años, respectivamente. Desde ahí hubo una chispa que nunca se apagó y ahora solo desean seguir trabajando para conseguir más títulos y crecer como personas.

“Desde que la malla de la cancha era más alta que nosotros. Desde entonces había una buena relación y una muy buena amistad”, respondió Cabal en una entrevista con la revista Bocas de cuándo había comenzado su amistad, aunque para Farah el recuerdo es muy vago. “No lo tengo muy claro, pero supongo que fue cuando yo tenía 11 años y Sebas, 12. Fue cuando fuimos a los nacionales de Medellín”, contó.

Desde ahí se forjó un equipo de trabajo que hoy tiene a Colombia celebrando por sus títulos y ese crecimiento que han tenido como tenistas.

Momento de cambio

En el 2005, Cabal sufrió una tremenda lesión en la rodilla izquierda que casi lo saca de por vida de las canchas de tenis.

“Llegué muy motivado a un torneo en Morelia (México), pero en un movimiento la rodilla izquierda me frenó en seco y giró para adentro. Sonó un ¡plak! La siguiente imagen que tengo es estar tirado en el suelo gritando: ‘Ay, jueputa, me jodí en serio’. La siguiente imagen, es llorando en el primer vuelo que salió hacia Colombia. Y la siguiente, una operación de injerto de ligamento cruzado y de reconstrucción de la parte lateral de la rodilla…”, relató el jugador.

Cabal estuvo durante dos años por fuera de toda competición, mientras hacía una larga recuperación intentando volver a recobrar su felicidad dentro de una cancha de tenis. La esperanza de retomar su vida normal era silenciosa, pero enorme, aunque ningún médico le daba esa seguridad. Hasta que un día, uno de esos doctores que lo atendió fue claro con él: “su rodilla ya está estable, juegue torneos”.

Casi que a la par, Farah decidió continuar su carrera en Estados Unidos, en donde logró una beca y seguir creciendo desde la parte tenística en este país. Un cambio de aire lo impulsó a dejar todo en Colombia.

“Quería cambiar de aire y, con el tenis, logré sacar una beca. Una vez más, a los 19, sentí que me había estancado con el tenis. En un torneo en Cali perdí luego de un partido mío muy malo y sentí que toqué fondo. Tomé la decisión de no seguir más con Colsanitas y me fui a estudiar economía a la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles. Me fui sin planes y creo que fue de las experiencias más bacanas que tuve en mi vida. Primero, rumbeé lo que no había rumbeado nunca, porque siempre estuve entrenando. Y, segundo, maduré”, aseguró Farah.

La mejor decisión

En el 2011, Cabal y Farah se dieron cuenta de que no les iba tan bien en los sencillos como sí les iba en los dobles. Sus escalafones en las diferentes modalidades eran muy distantes y desde ahí comenzó a trabajar el dúo maravilla, que hoy tiene de fiesta a Colombia.

“Mi grave lesión de rodilla era más llevadera en juegos dobles que en sencillos, y Robert tenía algo similar con una lesión de muñeca. Entonces lo hablamos y, creo, tomamos una gran decisión”, dijo Cabal.

Y desde ahí comenzó un camino glorioso para Cabal y Farah, que tienen ya 15 títulos en la ATP como pareja, son la mejor pareja de la temporada y la mejor del escalafón mundial. Esos jóvenes que en el 2003 vivieron en una casa en el barrio San José de Bavaria, norte de Bogotá, no sabían que sus vidas iban a estar conectadas para triunfar como si fueran uno solo.

Hoy, Cabal, esposo de Juliana Vásquez, y padre de Jacobo, se puede sentar junto a su amigo Farah y su novia, la golfista española Belén Mozo, a hablar de sus historias de vida y celebrar tantos brillantes momentos.

DEPORTES

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.