Angelique Kerber va por una deuda pendiente: el Roland Garros

Angelique Kerber va por una deuda pendiente: el Roland Garros

En entrevista con EL TIEMPO, la alemana afirmó que su rival más poderosa ha sido Serena Williams.

Angelique Kerber

Angelique Kerber, tenista alemana.

Foto:

EFE

Por: Felipe Villamizar M.
23 de marzo 2019 , 08:06 p.m.

A Miami llegó como una civil más. Ese día no pudo ponerse su ropa de entrenamiento ni tomar su raqueta para practicar unas cuantas horas. Le tocó usar un jean y un saco naranja. No se sabía qué era más imponente, si su altura o su enorme sonrisa, con la que saludó a todos los curiosos que la veían caminar tranquilamente por el Biscayne Boulevard Way como si nada, sin ostentar sus tres títulos de grand slam y ser la cuarta mejor jugadora del planeta. Angelique Kerber se mostró en su esencia pura, de la forma más genuina.

En una charla con EL TIEMPO estuvo tranquila. No sabía qué respuestas daría, pero sí estaba convencida, al igual que en las pistas, de que esta batalla la ganaría.

La jugadora, de 31 años de edad y embajadora de la marca de autos Porsche, una alemana que no parece alemana por su buen carisma y su forma amable de contestar las preguntas, le aseguró a este diario que Serena Williams fue su gran rival en los últimos años y que la estadounidense fue su gran razón para mejorar y modificar su juego en este deporte.

Se planteó como su gran reto para este año ganar el Roland Garros, único grand slam que no ha conquistado, y se declaró una amante de la lectura y de los musicales. Este 2019 va por todo.

Usted es una de las jugadoras más fuertes mentalmente en el circuito de la WTA, ¿cómo lo logra?
Soy fuerte, confiable, compito al más alto nivel, en el top. Me caracterizo por ser de las mejores del circuito. Adicionalmente, soy muy segura. Además, trabajo la parte psicológica, porque son torneos largos en los cuales reúnen muchos sentimientos, tanto positivos como negativos; se escuchan muchos comentarios que van en contra de ti, entonces tengo un psicólogo para ver todos estos casos, para no dejarme afectar y mantenerme muy fuerte siempre y frente a todo.

Usted resuelve sus partidos en seis minutos...
No es muy fácil, debo decirlo. En los partidos hay 5 o 5 minutos que definen todo, y realmente se pasan muy rápido; sin embargo, es muy importante no pensar en lo que va a pasar, no pensar en qué va a salir bien o va a salir mal, solo concentrarse totalmente en el juego, en la pelota, y esforzarse al máximo para no cometer ningún error que pueda concluir en la pérdida del partido.

¿Cómo ha llegado a eso?
Todo esto se aprende con la experiencia, con la pérdida de los partidos, ahí es donde verdaderamente te das cuenta de que debes concentrarte solo en cada punto que se viene. No hay final sin un comienzo, y no puedes buscar el match point en el primer set.

Usted vivió su mejor momento y el de consagración en el 2016; ese año, usted protagonizó una fuerte rivalidad con Serena Williams. ¿Es ella la rival más fuerte en su carrera?
Para mí, Serena es una de las mejores jugadoras del mundo y de la historia del tenis, ella ha logrado demasiadas cosas; además, ha tenido buenos momentos en nuestro deporte, y cuando está en racha es difícil ganarle o competir contra ella, porque realmente es muy fuerte a muchos niveles. Realmente, ella ha generado mucha presión en mí para mejorar día tras día, para ser cada día mejor en mi juego, poder ganar y aprender muchas más cosas como ella lo hace, y cómo yo puedo mejorarlo; me ha hecho sobrepasar todo límite que creía tener.

¿Cuál fue su partido más duro?
Uno de ellos fue en la final del Abierto de Australia del 2016, precisamente contra Serena, porque fue mi primera final en un grand slam en mi carrera y Serena ya había jugado muchos más de estos anteriormente. Sin embargo, yo estuve preparada física, mental y psicológicamente para ganar y dar lo mejor de mí. Realmente fue muy difícil por la presión que sientes todo el día, por eso fue un reto y juego mental en el cual debía estar totalmente preparada para todo.

Ya ganó el Abierto de Australia, Wimbledon y el US Open, pero no ha podido con Roland Garros, ¿qué le ha faltado?
De acuerdo, algo no ha funcionado, ese el grand slam que falta en mi colección, pero es algo a largo plazo, creo que no he encontrado la conexión exacta aún en el polvo de ladrillo, no nos sentimos cómodos ni la superficie conmigo, ni yo con la superficie, pero seguiré trabajando para ganarlo, y realmente es el reto más grande que tengo actualmente.

Su máximo referente es nada más ni nada menos que Steffi Graf, compatriota suya y ganadora de 22 títulos de grand slam, ¿ella le da consejos acerca de
su juego?

Definitivamente, ella fue una de las mejores jugadoras de este deporte, y hay un química bastante grande entre las dos, pero, para ser honesta, nuestro estilo de juego es bastante diferente y además, el tenis en general ha cambiado demasiado 20 durante los últimos 20 años, y cuando yo hablé con ella unos años atrás me dio consejos sobre mi juego, cómo debía afrontar los partidos y cómo moverme en la cancha y algo de mis golpes, pero hasta ahí.

Hasta sus 15 años practicó la natación, ¿algo de esa disciplina le quedó para jugar al tenis?
Comencemos por la parte física. Nadar hace que fortalezcas tu cuerpo, tus brazos, tus piernas, tu cuerpo en general, y, claro, eso me ayudó mucho en el tenis, porque es un juego en el que necesitas mucha resistencia, estar muy fuerte y acondicionado físicamente.

¿Y en la parte mental?
Me convirtió en una persona muy disciplinada porque para nadar me tenía que levantar todos los días a las 6 a. m., y eso hizo que me acostumbrara a ser muy puntual y llegar siempre a tiempo a cada uno de los partidos. Además de tener una rutina, porque en las mañanas nadaba, luego iba al colegio, salía e iba a nadar, y esa misma disciplina la seguí cuando empecé a entrenar tenis. En las dos disciplinas debes estar muy concentrado, tener mucha confianza en ti mismo y estar mentalizado en qué vas a ganar, creer en ti, porque los dos son muy demandantes a nivel físico y mental.

¿Cuándo se creyó el cuento de que iba a ser número uno del mundo y una referente en el circuito?
Todo esto es un proceso, y un largo proceso, a decir verdad. A los 17 años, cuando salí del colegio, decidí empezar a entrenar el deporte fuertemente y fue muy difícil la transición de tenista júnior a profesional. Los entrenamientos cambian, los profesores cambian, y todo esto hace que te tengas que acomodar a miles de cosas nuevas; lo más importante es tener y ganar experiencia. Es bueno perder algunos partidos, debes continuar, debes creer en ti, debes seguir, volverte más fuerte, entender y fortalecerte a partir de los errores que cometes.

Pasó lo mismo que con cualquier jugadora, ¿no?
Ya cuando tenía 24 o 25 años, yo ya tenía una experiencia y entendía cómo era mi forma de juego, cómo tenía que hacerlo, y mis profesores también lo entendieron; entonces, desde ahí empezó mi carrera, empecé a crecer y a seguir el camino que entendí debía seguir, entonces no es algo que aprendas en uno o dos años, es algo que aprendes y seguirás aprendiendo toda tu vida.

¿Cómo una jugadora de alto nivel divide las críticas a su juego de la vida personal?
Bueno, son dos vidas aparte. Por el juego siempre me esfuerzo en hacer lo mejor en cada partido, demostrar que me esfuerzo y estoy preparada para todo lo que se venga. Por la parte personal, también quiero mostrarme como una buena mujer, una mujer fuerte porque, realmente, la presión que se maneja es muy fuerte, todos los días hay comentarios diferentes, cosas nuevas; bien sean buenas o malas, todo puede afectar, y es importante saberlo manejar. Hay mucha gente que se mete en tu vida, por cualquier cosa te critica y se quiere meter hasta en lo más mínimo de tu vida persona, por eso es importante no dejarlas entrar, tú eres la única persona que lo permite y puede estar ahí.

¿Qué le gusta hacer a Angelique fuera del tenis?
Me gusta leer, es un espacio que me aparta del diario vivir, que me lleva pensar cosas diferentes y hace que el mundo cambie por unos minutos; al igual que ver películas. Disfruto mucho llegar a las diferentes ciudades e ir a ver musicales, los amo. Me gusta cocinar, disfruto hacerlo.



FELIPE VILLAMIZAR M.
*Enviado especial de EL TIEMPO
* Invitado por Porsche
En twitter: @FelipeVilla4

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.