El equipo de Copa Davis, en el ojo del huracán por amiguismos

El equipo de Copa Davis, en el ojo del huracán por amiguismos

Polémica por la forma como se decidió la salida de Mejía y la designación de González. Análisis. 

Pablo González

Pablo González, cpaitán del equipo colombiano.

Foto:

EFE

Por: FELIPE VILLAMIZAR
14 de octubre 2019 , 11:03 p.m.

El tenis masculino colombiano volvió a caer en su lugar común: ¡el amiguismo! El cambio del tercer jugador de sencillos o quinta raqueta del equipo de Copa Davis, que disputará la fase final del torneo en Madrid entre el 18 y el 24 de noviembre de este año, ha generado una controversia, pero que a la vez se ha llevado a unas latitudes bastante extremas.

El juvenil Nicolás Mejía, de 19 años, será remplazado por la eterna promesa Alejandro González, de 30 años, para ser la quinta raqueta del equipo. Ese tenista que no se sabe si jugará siquiera un partido, que lo llevan por si alguno del equipo se lesiona o para alguna emergencia. Es por eso que la controversia no es por un actor de reparto en el equipo de Copa Davis, sino más bien las formas.

El primer culpable de esta polémica es Pablo González. El capitán del equipo se equivocó desde el principio. Quiso actuar de buena fe llevando a Mejía, que de lejos tiene un mejor rendimiento que Alejandro González. Si lo convocó se le ve muy mal después bajándolo de la nómina.

Según le contó a EL TIEMPO el capitán, una vez entregó la nómina y fue aprobada, se tardó unos cuantos días para saber que su quinto hombre debía ser González. Pero ahí es cuando más culpable fue él, porque de inicio no le aceptaron en la Federación Colombiana de Tenis el cambio y entonces él prefirió dejar que ellos eligieran. No tiene mando como capitán ni con los jugadores ni con los directivos de la Federación.

“Sé que no se manejaron los tiempos adecuados, pero ya estaba hecho todo y dejé que ellos (la Federación) decidiera”, le comentó a este diario asegurando que le ofreció a Mejía un caramelo para contentarlo como a un niño cuando se le da una paleta, al ofrecerle viajar a Madrid con la nómina, pero sin poder jugar, a lo cual Nicolás dijo que no de manera rotunda.

Los otros culpables en esta decisión son los jugadores experimentados y su amiguismo. Una vez más, como cuando manejaron a su conveniencia el despido y nombramiento de capitanes, ahora tomaron partida a favor de su amigo González. En esta oportunidad se metieron ellos a generar presión para que sacaran a Mejía e incluyeran al antioqueño en “gratitud a un proceso”. Pero, ¿no es que hay que llevar a estos torneos al que mejor esté? Si Carlos Queiroz bajó a la superestrella de la Selección Colombia, James Rodríguez, para estos encuentros amistosos de octubre por considerar que no está en todo su nivel, pues bajar a un tenista que es 481 del mundo y ahora juega torneos ITF, porque no le alcanza para los de categoría Challenger, es una decisión lógica.

Nicolás Mejía

Nicolás Mejía.

Foto:

Prensa Fedetenis

“Después de analizar las razones otorgadas por los jugadores citados y el cuerpo técnico, no las considero fundadas, ni las comparto y no estoy de acuerdo con que estas decisiones hayan sido motivadas por presiones de jugadores al cuerpo técnico”, fue la denuncia de Mejía, tras ser notificado.

Por otro lado, están la Federación y sus directivos temerosos. Una vez más hacen lo que les impongan los jugadores, dicen que ellos deciden, pero la verdad es que solo ejecutan. Ayer emitieron un escueto comunicado de tres párrafos informando el cambio.

“El Comité Ejecutivo y la Comisión Técnica Nacional de la Federación Colombiana de Tenis autorizan al capitán realizar el cambio propuesto por ser suya la responsabilidad de la escogencia del mejor equipo posible. Basándose en la experiencia previa y manejo en situaciones definitivas para Colombia, se convoca a Alejandro González como quinto jugador y a Nicolás Mejía como jugador invitado”, dice el comunicado. Pero si era decisión del capitán, ¿por qué le tocó mandar una carta a la Federación dejando que ellos decidieran…?

EL TIEMPO intentó comunicarse con el presidente del organismo, David Samudio, pero no obtuvo respuesta.

Finalmente, hay que volver al comienzo. Se está hablando de la quinta raqueta, la que no se sabe si se jugará. Mejía sí ha tenido un mejor año y hoy en día gana partidos, lo que no hace González, pero tampoco se está hablando de una superestrella del tenis colombiano. Es un jugador juvenil con buena proyección. Aún no le ha ganado a un Top-200 y no tiene una total experiencia. Mesura.

Precisamente este lunes llegó un comunicado en el que aseguraban que había conseguido “la mejor victoria de su carrera”, al vencer a Thomaz Bellucci, ex número 21 de la ATP, hoy 320 con 31 años.

Esta decisión fue una muestra más del amiguismo que hay en el equipo de Copa Davis, la falta de mano firme del capitán, lo endeble de la Federación y una polémica llevada a los extremos para la quinta raqueta.

FELIPE VILLAMIZAR M.
Redactor de EL TIEMPO
@FelipeVilla4

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.