Sebastián Valencia, de domiciliario en bicicleta a figura de Piratas

Sebastián Valencia, de domiciliario en bicicleta a figura de Piratas

Es uno de los referentes del equipo capitalino. Nacido en Soacha, trabaja para comprar sus tenis.

Sebastián Valencia

Sebastián Valencia

Foto:

Archivo particular

Por: Felipe Villamizar M.
09 de noviembre 2019 , 09:57 p.m.

Tímido pero risueño. Así se puede describir a Sebastián Valencia, uno de los estandartes de Piratas, el emblemático equipo capitalino, que por estos días disputa la Liga de Baloncesto y quien a sus 22 años y con sus 2,03 metros está brillando en un deporte que es una tradición familiar.

Nacido en Soacha, estudió en el colegio Nuevo Bolívar, institución que no veía en él las mejores notas, pero en donde pasaba los años sin problema. Su pasión siempre fue el baloncesto. De pequeño veía jugar a su hermano, Jhon Jairo. Desde los 7 años miraba atento cada una de sus prácticas y acompañaba a Piratas en todos sus partidos.

“Jugábamos al fútbol, pero, la verdad, cuando lo iba a ver a Jhon Jairo fue que me decidí por el baloncesto. Claro que nos gusta el fútbol. Como caleños seguimos al América, pero mi pasión estaba en driblar con las manos y lanzar desde el perímetro”, le dijo a EL TIEMPO Sebastián, quien durante toda la entrevista habló entre risas y con el respeto de una persona muy humilde.

Otros trabajos

Sebastián es una persona de casa. Agradecido con su familia, siempre estuvo dispuesto a ayudar. Sus padres tenían un restaurante de comida marina llamado El Restaurante del Viejo Mina. Allí ganó sus primeros pesos como adulto, trabajando como mesero. Sin embargo, su papá cerró, y para seguir teniendo ingresos propios decidió trabajar en Rappi entregando domicilios.

“Quería tener mi dinero, porque mis papás nunca me han dicho que ayude con algo, pero al ser mayor de edad uno quiere comprar sus cositas: que los tenis pa’ jugar básquet, y así no pedirles a mis papás. Nunca nos faltó nada, pero ya me entiende. Eso sí, trabajar en Rappi fue difícil. Viviendo en Soacha, me tocaba ir hasta la 127 porque era donde yo camellaba. Tocaba llegar muy temprano y salir muy tarde, por lo que me alejé de mi familia y dejé el básquet. El pago y las condiciones desmejoraron, y eso hizo que me retirara. Mis papás me apoyaron, así que comencé de nuevo con el baloncesto”, comentó.

Valencia tiene el sueño de ser como Kevin Durant, uno de los mejores jugadores de la NBA y que hoy está con Nets de Brooklyn. Pero al mismo tiempo estudió administración de empresas en la Universidad Central.

Sacrificios

Al vivir en Soacha, el transporte es muy difícil para él. Para poder ir a los entrenamientos en el coliseo El Salitre debe salir con tres horas de anticipación y pasar por todas las inclemencias del difícil tráfico de la capital de la república.
Sin embargo, debido a su pasión por el baloncesto y al comenzar a ser profesional, la Universidad Central le quitó la beca.

“Fue por el básquet que me quitaron la beca, duré un tiempo sin ir a la universidad porque estuve en varios campeonatos y Juegos Nacionales, pero si Dios quiere, el otro año, gracias a Piratas, entro a estudiar derecho en la Universidad Católica”, añadió.

Jugando como alero, aunque por su enorme estatura debería jugar de poste, tiene unos números muy destacados. Suma 38 rebotes, 10 asistencias y 21 puntos en promedio por partido.

“El profesor José Tapias me pide que esté lanzando de tres, que en algún momento me va a entrar la canasta. Además, mi hermano, que juega conmigo en Piratas, me ha dado esa madurez tan importante. Él me relaja en momentos de angustia, y ahí mejoro mis movimientos, que a veces son muy forzados. Tenemos toda la actitud de volver a llevar a Piratas”, comentó.

Y así, narrando que le gusta la salsa y la “música de la juventud”, fue cerrando la llamada con más risas y pensando en que tiene tres horas de camino a casa, pero la satisfacción de estar jugando como profesional en un equipo como Piratas. Quizá no sueñe con la NBA, pero por ahora se está desarrollando como persona.

Felipe Villamizar M.
Redactor de EL TIEMPO
@FelipeVilla4

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.