Óscar Figueroa volvió y quiere defender su oro olímpico

Óscar Figueroa volvió y quiere defender su oro olímpico

Este domingo competirá en el Mundial de Turkmenistán, con cambio de categoría.

Óscar Figueroa, medalla de Oro en Olímpicos de Río 2016

En el envión, Figueroa se mostró mucho más sólido que sus rivales y logró levantar 176 Kg.

Foto:

Goh Chai Hin / AFP

Por: DEPORTES
03 de noviembre 2018 , 08:27 p.m.

Cuando Óscar Figueroa hizo el último movimiento en el envión y se quedó con la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, se arrodilló, se quitó las zapatillas y las dejó a un lado de la tarima de competencia. Ese ritual es sinónimo de retiro, de despedida de los pesistas, quienes indican de esta manera que ya no levantarán más peso en su vida.

Minutos después, en la rueda de prensa y cuando lucía el oro en el pecho, Figueroa dejó la puerta abierta para un eventual regreso, y este domingo, en el Mundial de Asjabad (Turkmenistán) volverá a levantar, esta vez en la categoría de los 67 kilogramos –a la que decidió subirse tras su éxito en 62 kg–, gracias a la nueva reglamentación.

Lo primero que hizo al regresar de los Olímpicos fue cumplir compromisos sociales. Recibió muchos homenajes, entre ellos uno especial, cuando fue al comando militar. Figueroa nunca olvida que fue allí donde casi que arrancó su carrera, cuando conoció a la gente que lo vinculó a las pesas, como Oswaldo Pinilla. Salió de las celebraciones y pensó con cabeza fría, tomó decisiones serias, sin dejar de lado su rol de figura.

Colombianos en Río

El pesista Óscar Figueroa obtuvo la medalla de oro en la categoría de 62 kg al levantar un total de 318 kg.

Foto:

Fernando Bizerra / EFE

Figueroa, después de los Olímpicos, se dedicó a estudiar, se tomó varios meses sabáticos, tuvo tiempo para pensar si seguía entrenando y compitiendo o si, por el contrario, regresaría al gimnasio. Estuvo muy vinculado a cuestiones políticas. Incluso, fue uno de los candidatos para integrar la junta directiva de la Federación Colombiana de Halterofilia, porque siempre ha querido seguir en el deporte como directivo.

Fue uno de los deportistas que pegaron el grito en el cielo cuando el gobierno de Juan Manuel Santos indicó que el presupuesto para el deporte sería rebajado: al lado de atletas como Mariana Pajón, lideró una campaña para que el Gobierno siguiera apoyando el deporte con dinero y tener así la garantía de una buena preparación y participación de los deportistas nacionales en los ciclos olímpicos.

“El deporte es importante para la juventud, no puede ser posible que el apoyo baje; al contrario, el compromiso del Gobierno y de la empresa privada debe ser mayor”, señaló por esa época.

De igual manera, el pesista, nacido el 27 de marzo de 1983 en Zaragoza, Antioquia, integró el grupo de personas que siguieron de cerca la modificación de la ley del deporte que exigió Santos, de la que hoy no se sabe nada.

“Los deportistas debemos estar más integrados y somos muy clave en la modificación de la ley. Somos los que le damos alegría al país, y por eso podemos señalar el camino de la reforma”, declaró aquella vez.

Figueroa siempre ha sido un atleta crítico, que busca el beneficio del deporte y del deportista; por eso, siempre ha dicho que cuando abandone las pesas seguirá de lleno como directivo. “Si bien tuve la opción y pensé en retirarme, he pensado bien las cosas y he decidido continuar. Tengo mi mente puesta en los Olímpicos de Tokio 2020, y para eso me prepararé. Por el momento, estudiaré, terminaré mi carrera de administración y volveré a los entrenamientos”, le dijo a EL TIEMPO, poco después de los Juegos de Río de Janeiro.

Vuelta complicada

Reanudó entrenamientos en el 2017. Dejó atrás las celebraciones y comenzó a labrar su camino con miras a otro ciclo olímpico que se ha visto truncado porque no le han dado los tiempos. Se pensó que volvería a la competencia en el Mundial de pesas del año pasado en Estados Unidos, pero aún no estaba listo. Luego, esperaba volver en los Suramericanos de Cochabamba (Bolivia), pero no alcanzó. Y una lesión lo dejó por fuera de la delegación colombiana en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, en julio pasado. “Tuvo una molestia muscular, y decidimos no tenerlo en cuenta, guardarlo para el Mundial”, señaló entonces a EL TIEMPO el DT de la Selección, Oswaldo Pinilla.

Óscar Figueroa, medalla de Oro en Olímpicos de Río 2016

Figueroa hace parte de los deportistas que no promete podios, metales, solo se compromete a subir a la plataforma y entregar todo de su parte.

Foto:

Stoyan Nenov / AFP

Óscar acompañó al grupo, se lo vio muy pendiente del desempeño de sus compañeros. “Seguro que volveré. Tuve esa molestia y no pude participar, pero en mi mente está ir al Mundial y seguir el camino de la clasificación a Tokio. Tuve una distensión muscular en el abductor izquierdo y no me permitió continuidad en la preparación”, precisó Figueroa en los Centroamericanos y del Caribe. Y agregó: “Llevamos varias semanas preparando todo con miras a buscar el cupo a Tokio, y en noviembre comienza una nueva carrera. Ojalá podamos volver con todo”.

Figueroa se recuperó del todo y en Manizales consiguió la casilla al Mundial en su primera competencia oficial,
casi dos años después del oro en Río de Janeiro.

Los antecedentes

El Mundial para él es de altas y bajas, cuando se habla de resultados. Ha tenido actuaciones notables: ganó oro como juvenil en los 56 kg, en el 2001. Un año después logró el bronce en la misma división y pasó a mayores. Se colgó dos platas en el Mundial del 2006, ya en la categoría de los 62 kilos.

En el certamen del 2007, el 2009 y el 2011 ocupó la cuarta casilla, pero regresó al triunfo en el Mundial del 2013, cuando obtuvo la medalla de oro en el envión y bronce en el total, siempre en los 62 kg.

Este domingo reaparece en un evento clave, en otro mundial, en el que comenzará a sumar puntos claves en busca de su casilla a Olímpicos. Ya no lo hará en los 62 kilos: la nueva normativa lo hizo subir de peso, a los 67, pero se ha preparado y ha entrenado para este nuevo reto.

Figueroa y Pinilla, técnicos de Colombia, afirman que está en buena forma, pero saben que el resultado es una gran incógnita porque una cosa es entrenar y otra, competir; más en un certamen de alta exigencia como el Mundial.

Allí se encontrará con el chino Lijun Chen, quien era el favorito al oro en Río de Janeiro y debió retirarse en plena competencia, lo cual le abrió la puerta al éxito en esos Juegos al colombiano.

Óscar Figueroa vuelve a levantar la palanqueta oficialmente en un torneo como el Mundial, dejando atrás las lesiones y con el objetivo de ir a los Olímpicos del 2020 a defender el oro, así el cambio de divisiones le exija levantar más peso, subir unos kilos y buscar la gloria en la categoría de los 67 kilogramos. Será un gran examen para saber si su decisión de seguir en la carrera de deportista fue la mejor.

DEPORTES

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.