Mariana Pajón cuenta el drama que vivió en los 9 meses de recuperación

Mariana Pajón cuenta el drama que vivió en los 9 meses de recuperación

'Cuando me lesioné pensé en Falcao', le dijo la ciclista a EL TIEMPO.

Mariana Pajón

Mariana Pajón, deportista colombiana.

Foto:

Comisión Antioqueña de Bicicrós

Por: LISANDRO RENGIFO
25 de febrero 2019 , 07:33 a.m.

El 6 de mayo del 2018 es uno de esos días que quedó marcado en la vida de Mariana Pajón.

Esa vez, en la semifinal de la Copa Mundo de Papendal, Holanda, chocó contra una rival, se fue al suelo y no se pudo mover.

Su experiencia le decía que no sufría una lesión cualquiera. Nunca antes había sentido ese dolor tan fuerte, ni siquiera en las múltiples ocasiones que se fracturó. Ese día todo fue distinto.

Una vez se vio en el piso, la auxiliaron. No la movieron mucho, era peligroso. Su pierna izquierda estaba inmóvil. Le rompieron el pantalón. La doble medallista de oro olímpica (2012 y 2016) estaba pendiente de todo. No le quitaba la mirada a su rodilla. Sentía que el tema era complicado. Le ordenaron levantar la pierna, se vio un hueco y confirmó que la lesión era delicada.

Sin duda, ha sido uno de los momentos más complicados de su exitosa carrera. Fue trasladada a una clínica, se sometió a varios exámenes y el resultado fue contundente: rotura total del ligamento cruzado anterior y rotura parcial del ligamento colateral medial.

Mariana Pajón

Mariana Pajón salía en camilla.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

“Cuando supe eso me angustié mucho. Sentí un dolor fuerte que nunca había experimentado. Por Dios, de inmediato pensé en Falcao, todo el tiempo que duró sin jugar, recuperándose, se me vino todo encima. Seis meses en recuperación y unos nueve sin competir. Me asusté. Hoy cuando lo recuerdo pienso en todo lo que me ha costado”, le dijo Pajón a EL TIEMPO, luego de conseguir las dos victorias en las válidas del Torneo nacional de BMX en Paipa, Boyacá, el fin de semana pasado, en las que obtuvo el triunfo. De inmediato comenzó la recuperación. Unos 15 días después fue operada con éxito en Medellín y de ahí en adelante la idea era estar tranquila, someterse a terapias físicas y psicológicas con la meta de regresar en las mejores condiciones.

Durante estos nueve meses vivió momentos de angustia. Mariana nunca pensó en que era el fin, pero el dolor, el sacrificio que hacía para mejorar día a día y manejar la ansiedad le pegó fuerte.

Verme en esa situación no fue fácil. Tuve complicaciones.

“Verme en esa situación no fue fácil. Tuve complicaciones. Por ejemplo, no tengo cartílago patela, y eso me afectó. Casi que me tocó aprender a caminar. Luego, una fibrosis me atacó. Los músculos están disparejos, no tengo casi cuádriceps y eso me angustia”, precisó.

Dentro de lo malo, hay cosas buenas. No solo el acompañamiento de su familia, de su esposo, Vincent Pelluard, y de sus amigos y seguidores fue clave, sino que la lesión vino en un momento ‘ideal’.

“Me pasó todo eso en el momento que era. Justo al terminar un ciclo y al comenzar uno nuevo. Fue en la mitad y no al final de un ciclo olímpico. Claro, vamos a tener que acelerar el proceso, pero, de todo lo malo, con lo bueno que me quedo es que fue en un año intermedio y que puedo luchar por la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020”, precisó Pajón.

Además del trabajo físico, también fue importante la labor psicológica. Mariana Pajón estuvo asesorada por su entrenador mental de hace tiempo, Johnatan Bustamente, quien la ayudó a tenerse confianza, a motivarse. Es claro que volver a un micro ciclo de entrenamiento era bueno, pero había que hacerlo con mentalidad positiva o la rodilla no funcionaba.

Dudó en competir

Aceptó el reto de correr en Paipa, sin embargo no fue fácil. Lo dudó mucho. No se sentía en buenas condiciones. Veía que sus rivales tenían más ritmo, por eso se demoró en tomar la decisión de volver a la pista.

“Nunca pensé en no volver, siempre pensé en cómo volver. Esa era la gran pregunta. Monté en la bicicleta de ruta, hice velódromo y me sentí mejor que en la pista de bicicrós, por eso desconfié en el regreso, pero me convencieron y tomé la decisión de viajar a Paipa”, declaró la corredora de 27 años.

El resultado fue excelente, pues ganó las dos válidas, algo que la sorprendió, porque hasta hace poco volvió a la bicicleta. La inseguridad se apoderó de ella y pensó que primero había que ganar la carrera, pero le ayudó el volver a competir ese instinto que tiene cada deportista cuando sale de una incapacidad y le hace falta regresar a las carreras.

“Me sentí ansiosa. ¿Será que lo hago? ¿Será que no? ¿Será que voy a ganar o a perder? Era una incertidumbre total. Pero me di cuenta que hay que enfocarse en el día a día. Ya estoy encima de la bicicleta otra vez y que venga lo que venga”, señaló.

Fue difícil al comienzo. Durante los entrenamientos, las mangas de clasificación y las competencias Mariana Pajón sentía, de alguna manera, miedo, porque no podía tener el menor riesgo de caída, no podía sacar el pie del pedal, pero la animaron y se lanzó a la pista en busca de conocer, realmente, su condición.

“Al final, creo que estoy en un 60 por ciento y hay que mejorar. Me quedo con lo que más me gustó: es sentir las ganas de correr”, señaló.

La meta es clara, competir, buscar los puntos necesarios para conseguir la clasificación a los Olímpicos. Por eso, estará en Manizales, en tres semanas, para una válida puntuable. Luego irá a Argentina y viajará a Manchester, Inglaterra, el 27 de abril, para tomar parte en la primera Copa del Mundo.

Al mismo tiempo hay que puntuar para conseguir la casilla a los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, entre julio y agosto próximo, por eso competir en Paipa era clave, porque el tiempo es corto y hay que arrancar, prácticamente, de cero en busca de los objetivos grandes.

“Teníamos un plan, coger puntos para tener dos clasificadas a Tokio 2020, pero ha cambiado. Me enfoco en coger una casilla, no lo veo complicado, se irá dando; me voy preparando y me siento cada día mejor”, precisó Pajón.

Le cayó bien la noticia de que el Gobierno Nacional ya destinó los dineros para que los atletas puedan ir a buscar los cupos a Panamericanos y Olímpicos en sus eventos clasificatorios.

“Que haya el dinero es bueno. Nosotros no salimos a vacaciones, seguimos entrenando. Yo, sigo en terapia, es un compromiso de país, todos vivimos de esto. Pienso que hay deportistas que sostienen familias y es un tema complejo. Creo que ese apoyo debe ser una política pública, que no pare. Es bueno que ya se firmó ese compromiso y que tengamos la opción de ir a conseguir las clasificaciones”, indicó.

Al otro lado de la línea telefónica se sentía a una Mariana Pajón más tranquila. Se había acabado de bajar del podio en Paipa y emprendía su regreso a Medellín para continuar con su labor, su trabajo, porque nunca pensó en retirarse del deporte, pues sabía que el compromiso era regresar, quizás, mejor que antes de ese 6 de mayo del 2018, un día que su historia se partió en dos.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @lisandroabel

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.