Secciones
Síguenos en:
El milagro de Tiger Woods, que ahora le apunta al Masters
Tiger Woods

Tiger Woods, golfista estadounidense.

Foto:

AFP

El milagro de Tiger Woods, que ahora le apunta al Masters

FOTO:

AFP

Ahora está recuperado, motivado y con ganas de conseguir su quinta chaqueta verde, desde el jueves.


Hace dos años que Tiger Woods no recorría el campo del Augusta National Golf Club, en el que, en 1997, nació su leyenda. Hizo dos rondas de práctica, de apenas nueve hoyos, acompañado de Bryson DeChambeau, golfista estadounidense que solo tenía 3 años cuando el ‘Tigre’ ganó su primer Masters. Woods ya no es un novato. Ya vivió la alegría del triunfo y también pasó por un momento muy oscuro en su vida, en el que estuvo a punto de retirarse del golf. Ahora está de vuelta, y con ganas de ganar de nuevo. El jueves saldrá a buscar su quinta chaqueta verde.

Tengo una segunda oportunidad en la vida. Soy un milagro andante

“Tengo una segunda oportunidad en la vida. Soy un milagro andante”, publicó Tiger en su página web. Y no le falta razón en lo que dijo: hace apenas un año asistió a la cena para los campeones del torneo, y ni siquiera se sabía si podía agarrar un palo. “Ver a los chicos y escuchar la emoción que sentían por poder jugar allí era difícil para mí”, explicó.

Poco a poco, Tiger se acerca al juego que lo llevó a ser, durante 283 semanas consecutivas, el número uno del mundo, sin ninguna discusión. Desde que abandonó la cima, el 31 de octubre de 2010, agobiado por problemas personales y de salud, hubo 24 cambios en el número uno y pasaron ocho jugadores distintos. El que más duró, curiosamente, fue él mismo, 60 semanas, entre marzo de 2013 y mayo de 2014. El actual número uno, Dustin Johnson, lleva 58.

El público está ansioso de ver a Tiger. Y el campanazo de alerta lo dio él mismo al hacer dos top 10 consecutivos: peleó hasta el final el título del Arnold Palmer Invitational (quedó de segundo, su mejor actuación desde que ganó su último torneo en el PGA Tour, el Bridgestone Invitational, el 4 de agosto de 2013). Y una semana después terminó de quinto en el Valspar Championship.

Aparte de la gran cantidad de fanáticos que lo siguieron en el campo, el rating de la televisión es una buena medida para mostrar lo que significa Tiger: la última ronda del Arnold Palmer Invitational competía con la ‘Locura de marzo’, la final del baloncesto universitario. Tuvo un rating de 3,6, 136 por ciento superior a lo que marcó ese mismo torneo un año antes. Y, al sumar la audiencia de los dos torneos en los que Woods volvió a brillar, fueron los más vistos (sin contar los majors) desde la última jornada del Wyndham Championship de 2015. Ese fue el último top 10 de Tiger antes de su retiro forzoso: en 2016 no jugó un solo torneo, y al año siguiente apenas tuvo dos apariciones.

Los problemas personales, las cuatro operaciones para corregir sus problemas de espalda (la más reciente, en abril del año pasado) parecen quedar atrás. Obviamente, ya Tiger no tiene el ímpetu juvenil de sus primeras apariciones, pero se abre un lugar a su manera. “Le pregunté cómo se entrenaba a mi edad”, dijo Justin Thomas, de 24 años y otro de los aspirantes a ser número uno del mundo. “Y me dijo: ‘Corría 6 kilómetros, levantaba pesas, después tiraba pelotas 2 o 3 horas, jugaba 18 hoyos de práctica, corría otros 6 kilómetros y si alguien quería jugar un rato al tenis o al básquet, no tenía problemas. Ese era un día mío normal. Ahora no hago nada de eso’ ”.
Los rivales lo respetan, sin duda. Por ejemplo, este año se juega una edición más de la Copa Ryder, el duelo entre estadounidenses y europeos. Los rivales del Viejo Continente esperan que Tiger aparezca. Por lo menos, ya fue anunciado como vicecapitán.

Para el golf es mejor que Tiger Woods juegue. Sería un enorme plus para la Ryder Cup si fuera capaz de volver a estar entre los doce mejores estadounidenses. Soy capitán, soy aficionado al golf y quiero lo mejor para este deporte. Eso aportaría mucho, si estuviera de vuelta al mejor nivel y formara parte del equipo estadounidense. Es la última superestrella y es importante para nuestro deporte”, explicó el capitán del equipo europeo, el sueco Thomas Bjorn.

Pero antes de la Ryder, mucho antes, está el reto de Augusta. Tiger ganó allí cuatro veces (ver módulo). Es el segundo jugador con más torneos de grand slam ganados, 14, pero su última victoria fue hace casi 10 años, cuando, en una pierna, le ganó un histórico desempate a Rocco Mediate para conseguir el US Open.

Han cambiado algunos greens, pero se ven como si llevaran allí 100 años. El campo estaba fantástico

Estoy ansioso por jugar el Masters, es el paraíso para los golfistas”, declaró Tiger tras su ronda de práctica de la semana pasada. “Han cambiado algunos greens, pero se ven como si llevaran allí 100 años. El campo estaba fantástico. Jugué brutalmente largo, pero la bola irá mucho más rápido en el torneo”, agregó.

Hace un año parecía difícil, incluso, que Tiger volviera a jugar al golf. Hoy está de vuelta y hasta es uno de los favoritos. La casa de apuestas bwin lo pone en segunda línea de favoritismo (13,00), por debajo de Dustin Johnson, Rory McIlroy y Justin Thomas (todos con 11,00). Es un milagro.




JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de DEPORTES de EL TIEMPO
En twitter: @josasc

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.