Caso Semenya, un tema ético que deja abierta la discusión

Caso Semenya, un tema ético que deja abierta la discusión

Tendrá que medicarse si quiere seguir en competencia.

Caster Semenya

Caster Semenya

Foto:

AFP

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
04 de mayo 2019 , 09:56 p.m.

La atleta sudafricana debe medicarse para controlar su hiperandrogenismo, bajar su testosterona y así poder competir contra otras mujeres. El coordinador del grupo antidopaje de Coldeportes hace su análisis.

La sudafricana Caster Semenya impresionó otra vez en la pista, el viernes pasado, al volar en los 800 metros femeninos de la reunión de Doha (1 min, 54 seg y 98 cen), primera cita de la Liga de Diamante de este año, apenas 48 horas después de que el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) avalara el nuevo reglamento de la Federación Internacional de Atletismo (Iaaf): Semenya, para seguir compitiendo, debe medicarse, controlar su hiperandrogenismo y reducir su testosterona para competir.


La dos veces campeona olímpica, quien solo se inscribió a la lista de participantes en Doha en la víspera de la carrera –el próximo miércoles entra en rigor la restricción–, superó a otra atleta hiperandrógina, la burundesa Francine Niyonsaba.

¿Tomar medicamentos? ¡Ni hablar! Nadie debe decirme qué hacer


“Se trata de inspirar al mundo. Es más que un deporte. Se trata de la dignidad humana, del orgullo humano. No sé qué va a venir ahora... ¿Tomar medicamentos? ¡Ni hablar! Nadie debe decirme qué hacer. Si la gente quiere impedirme hacer algo, es su problema, no el mío”, dijo indignada Semenya, de 28 años, con la medalla de oro en el cuello.

La decisión abrió un gran debate ético. El mismo TAS lo reconoció al decir que tenía “serias preocupaciones sobre la futura aplicación práctica de este reglamento” y lo califica de “discriminatorio”, pero aseguró que “esta discriminación es necesaria, razonable y proporcionada para el objetivo de preservar la integridad de las atletas”.

“Es una decisión lógica y muy importante para el futuro del deporte. En el hiperandrogenismo, aunque la secreción de cantidades muy superiores de testosterona sea de forma natural en esas mujeres, les da una ventaja decisiva y no justa a la hora de competir con mujeres que secretan la citada hormona en cantidades mucho menores”, comentó José María Odriozola, expresidente de la Federación Española de Atletismo y miembro del Consejo Directivo de la Iaaf.

“La decisión no es amigable, como la presenta la deportista. Es controversial, pero buena en el sentido que sí debe haber unos límites en los niveles de testosterona”
, le dijo a EL TIEMPO, en entrevista, Orlando Reyes, coordinador del Grupo Nacional Antidopaje de Coldeportes.

¿Es justo? Ella es una mujer natural, tal y como es...
Es un tema de debate, y debe darse porque desborda la sociología, las patologías, el dopaje y se convierte en un tema que tiene que ver con la ética en el deporte en condiciones especiales. Para mí, es claro que el hiperandrogenismo es patológico, es una enfermedad producida por alteraciones genéticas u otras condiciones, como los ovarios poliquísticos, en las que se produce más testosterona.
Es una patología que debe ser tratada. En el debate ético, debe predominar la salud del deportista por encima de todo. La atleta con hiperandrogenismo tendrá complicaciones. Insisto: es una enfermedad que debe tratarse médicamente, como cualquier otra.

Entonces, está de acuerdo con el TAS...
Estoy de acuerdo porque deben mantenerse unas normas para que se compita en las mismas condiciones. Unos niveles de testosterona en una mujer más de elevados de lo normal, producidos por una patología, dan, evidentemente, una posible ventaja sobre las demás competidoras. La testosterona es una hormona que aumenta la fibra muscular, aumenta probablemente la fuerza muscular y aumenta la hemoglobina, lo que redunda en una mejoría deportiva.

Así sea una enfermedad, en Semenya, esa testosterona extra se produce naturalmente. En los hombres, si se demuestra que eso ocurre de modo natural, pues no pasa nada...
En ese caso, hay que diferenciar muy bien cuándo es una condición fisiológica y cuándo es una condición patológica, y eso no es tan fácil. Hay hombres que pueden producir exagerada testosterona y eso sería una patología, o tener niveles un poquito más altos.

El código de dopaje da un concepto muy claro sobre eso, en el tema del examen internacional de uso terapéutico, con un margen para las hormonas. Todos tenemos una cantidad de hormonas dentro de unos márgenes que se consideran normales, por debajo o por encima de ellos es posible que suceda una condición patológica. No se pueden aumentar los niveles normales bajos...

Aumentar esos niveles es dopaje, pero a Semenya le dicen que puede competir si se medica y los disminuye. ¿Eso suena a contradopaje?
Este tema es ético. Más que cerrar un capítulo lo que está es abriendo otro de discusión. Lo que yo digo es que hay unas patologías que están marcando, y lo primero es preocuparse por la salud del deportista. Y, segundo, que está compitiendo en una condición de franca diferencia con respecto a sus rivales.

En ese marco, ¿Semenya se considera, hoy por hoy, como un hombre en el deporte?
Yo no lo pondría así. Lo que sí puedo decir es que es muy posible que tenga ventajas sobre las demás personas de su género.

Hay personas que son naturalmente más altas y juegan baloncesto. ¿La decisión tomada se puede equiparar a pensar que hay que medicar a esos altos para evitarles su crecimiento natural y que así haya igualdad de competencia con los bajitos?
Estamos hablando dos temas diferentes. El tema de la altura es de variabilidad genética. El otro, el del hiperandrogenismo de Semenya, es de patología, de enfermedad. Es allí cuando el manejo de esas dos condiciones es totalmente diferente. La variabilidad genética de las personas, por supuesto, influye toda la condición que tienen y los cruces genéticos que se han hecho en el camino para eso. De tal manera que usted tiene una variabilidad genética, unos más que otros, porque son menos altos o bajos.

¿Y esa variabilidad genética no puede influir en la producción exagerada de testosterona en Semenya?
Creo que toda patología también tiene una base genética. Las patologías que uno sufre o va a sufrir en el curso de la vida tienen una base genética: se les disparan a unas personas y a otras, no; en unas, se presentan a una edad más temprana, dependiendo de la patología, y a otras, a una edad mayor. No conozco la historia clínica de Semenya, pero esa patología del hiperandrogenismo se puede ver claramente en el genotipo, en la forma corporal de esa atleta con respecto a las otras competidoras.

¿Cómo entender que una persona que está enferma es la mejor atleta en su modalidad?
Su condición le da para serlo. Una de las características de esta enfermedad es que los ingresos de testosterona son altos. La testosterona le da más masa muscular. Yo le preguntaría al atleta: ¿por qué no se está tratando su condición patológica? Me gustaría saber eso.

El debate ético que se ha abierto con este caso pasa por la igualdad entre las mujeres, en la equidad de género, pues hay deportistas hombres con sobreproducción natural de testosterona y, obvio, de paridad deportiva...
El deporte por sí mismo genera unas diferencias: un atleta que gana, que está bien entrenado, alimentado, sano y todo, tiene más condiciones genéticas para ganar. Esa condición genética le da unas ventajas sobre otros. Eso genera ya, por decirlo así, las desigualdades.

¿Por qué hay atletas campeones, ganadores de medallas de oro, de plata y de bronce, y otros que no están en el mismo lugar o que no las ganan nunca?
Y el deporte de rendimiento no genera desigualdades por sí mismo. Hay unas reglas que se establecen, en las cuales se tratan de homogeneizar las condiciones en las que participan los atletas: corren en la misma pista, en la misma distancia, a la misma velocidad del viento... corren en las mismas condiciones. Pero hay desigualdades que no dependen de las reglas. Por eso, y si no dependen de una variabilidad genética, sino que van más allá, son una patología que dan o producen una ventaja, como parece ser el caso de Semenya.

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.