Así fue como empezó a correr la nueva reina del maratón

Así fue como empezó a correr la nueva reina del maratón

Brigid Kosgei impuso una marca de 2 h 14 min 04 s, con la que destronó a Paula Radcliffe.

Brigid Kosgei

Brigid Kosgei

Foto:

AFP

Por: Lisandro Rengifo
18 de octubre 2019 , 09:40 p.m.

Paula Radcliffe estaba en la transmisión de la Maratón de Chicago el domingo pasado. Pasó de ser una reconocida atleta a ser invitada para analizar la competencia. Pero cuando la carrera de las damas llegó al kilómetro 21, los nervios se apoderaron de esta británica de 45 años, que pensó que ese día se le acabaría el reinado que comenzó hace 16 años, cuando –con un tiempo de 2 h 15 min 25 s– no solo ganó la Maratón de Londres, sino que impuso nuevo récord mundial para la distancia de los 42 kilómetros 192 metros.

Cada vez que se cantaba el tiempo de la keniata Brigid Kosgei, Radcliffe se acordaba de sus viejos triunfos, de ese día cuando obtuvo el registro, de todo lo que le había beneficiado haber sido la reina de la distancia durante tantos años, pero todo tiene su final.

Se calmó, siguió analizando la competencia para la BBC, y cuando Kosgei cruzó la meta, a Radcliffe solo le quedó la opción de bajarse de la tribuna de prensa, dirigirse hacia la llegada y saludar a la nueva campeona, a la que le quitó su marca, a la que con un tiempo de 2 h 14 min 04 s destrozó su registro y se convirtió en la nueva marca del mundo.

Kosgei la saludó. Le dio la mano y le agradeció la felicitación, pero no sabía quién era, no conocía a Radcliffe. Sabía que había bajado la marca que tenía la británica, pero era la primera vez que la tenía frente a frente, por eso no la reconoció.

“Es realmente admirable. Sabía que algún día mi marca caería, y qué bueno que fue en Chicago, una carrera de años, importante y en la que grandes fondistas se han
quedado con la victoria”, señaló Radcliffe.

La verdad es que poco se sabe de Kosgei, una corredora de solo 25 años y que se ha metido en la historia del atletismo. Comenzó en el deporte por necesidad, porque la pobreza la obligó.

Su familia no tenía cómo ayudarle a pagar los estudios, se colgaron en el pago de la cuota en la escuela y fue expulsada del centro de estudios. Ya sin la opción de encontrar un futuro en los cuadernos y los libros, Kosgei, en el 2012, salió de la escuela y se fue a correr, invitada por algunos amigos en Kapsowar.

Brigid Kosgei

Brigid Kosgei

Foto:

Reuters


Poco entrenó y compitió en la pista. Pero pronto llegó a las carreras de calle acompañada por su esposo. Mathew Kosgei, con el que pasaba horas y horas entrenando.

Su mamá le dijo que volviera a estudiar y ella no quiso. Reveló que sus planes eran otros y que quería dedicarse al deporte, que esa etapa de estudiante ya la había quemado.

Alguna vez confesó que no le gustaba disputar la maratón, que no era su distancia preferida, porque le parecía una carrera complicada, exigente, pero al poco tiempo se dio cuenta de que tenía capacidades para resistir, que contaba con un buen ritmo de carrera y las condiciones idóneas para ganar en esa distancia.

Su carrera se interrumpió dos años más tarde. En el 2014 fue mamá de dos gemelos, a quienes llamó Kaith y Brian, por los que corre, entrena duro y se sacrifica. Tiempo después conoció a Enrick Kimaiyo, quien hoy es su entrenador, y bajo su estructura comenzó a perfeccionar el modo de competir.

Primero experimentó en las carreras cortas, las medias maratones la vieron ganadora y dio el paso a la competencia de los 42 kilómetros convencida por su entrenador.
Kimaiyo tenía una especie de club, dirigía a un grupo de atletas y la invitó a unirse al campamento en Kapsait (Kenia), un lugar ideal para entrenar, un terreno del que Kosgei se siente orgullosa y una y otra vez ha reiterado que no lo cambiaría por nada.
Tiene un estilo raro para correr pero efectivo. Los críticos advierten que ella utiliza un movimiento de brazos exagerado, pero que le ha dado resultados.

El año pasado ganó en Chicago, por eso el reto no era conseguir la marca. El primer objetivo era reeditar lo que consiguió en el 2018.

Kosgei cruzó la línea de meta sola, con las etíopes Ababel Yeshaneh (2 h 20 min 51 s) y Gelete Burka (2 h 20 min 55 s) distantes en el segundo y tercer lugar. ¡Una diferencia abismal!

“Ella mostró que es increíble. Vi la competencia, no me la perdí, porque sabía que ese día habría algo especial. Es de admirar lo que hizo. Si comparamos el tiempo que hizo con lo que marcamos en Colombia, pues muchos hombres no han llegado a ese registro, eso indica su poderío”, le contó a EL TIEMPO Kellys Arias, quien tiene en su palmarés el récord nacional de maratón con guarismos de 2 h 29 min 36 s.

“He corrido a su lado varias veces. Es una atleta muy profesional, de un alto nivel y superior al resto”, agregó Arias.

Es de admirar lo que hizo. Si comparamos el tiempo que hizo con lo que marcamos en Colombia, pues muchos hombres no han llegado a ese registro, eso indica su poderí


Brigid Kosgei, el domingo, utilizó a dos liebres hombres, quienes le prepararon su asalto al triunfo y al récord. La keniata usó unas zapatillas que hacen parte de la discordia. Son los zapatos con efecto muelle, fabricados por Nike, de los mismos Vaporfly Next % que usó un día antes Eliud Kipchoge para romper la barrera de las dos horas del maratón, registro que no será homologado.

Calentó motores

En Londres, en abril pasado, Kosgei corrió con el anterior modelo de zapatillas y su registro fue de 2 h 18 min 20 s, mucho menor al que logró en Chicago.

“Es increíble, pues si nadie lo había podido batir. Era bien difícil hacerlo, entonces, por eso es que me doy cuenta de que lo que he conseguido fue un resultado muy bueno”, le dijo Kosgei a EL TIEMPO, unas horas después de haberse bajado del podio, tras lograr su hazaña.

Y agregó: “Tal vez sea yo misma la que pueda batir la marca de nuevo. No será fácil, pero eso es lo que pienso”.

Brigid Kosgei conoce Colombia. Ha sido figura de la Media Maratón de Bogotá, la competencia en la que en el 2017 se impuso y fue segunda un año después.

“Es una demostración de que se pueden conseguir esos resultados y que hay camino por recorrer. Sin embargo, analizando lo que ha pasado y pensando en que yo tengo una marca de 2 h 29 min, pues el camino es largo”, advirtió Arias.

Cuando la keniata cruzó por el quinto kilómetro en Chicago, anunció que estaría cerca de la marca de la británica, pues paró el reloj en 15,28 minutos, pero aún faltaba mucho terrero. La africana logró imponer un ritmo fuerte, ganar la competencia y establecer la nueva marca.

“Estoy feliz y me siento bien. La gente estaba animando durante toda la carrera, lo que me dio más energía. Sentí que mi cuerpo se movía, se movía, se movía, así que lo hice”, indicó una vez fue abordada por los medios de comunicación.

Luego se fue para el hotel. Tranquila, con los suyos, celebró con cautela, pero se fue a dormir rápido, estaba muy cansada.

Los que le hablan al oído dicen que es una persona de pocas palabras, que siempre anda en busca de más retos y así fue como consiguió la marca mundial.

Kosgei, con el registro mundial, entró en la élite. Ya hace parte del grupo selecto de atletas más importantes del planeta, los voladores, las gacelas, a los que será difícil ganarles.

Tal vez en Chicago comenzó una nueva era, la de una africana de tan solo 25 años que rompió el cronómetro. Pero ese resultado en Estados Unidos le abrió mucho más las puertas.

La World Athletics, como ahora se le conoce a la Federación Internacional de Atletismo, la nominó a la atleta del año, junto con Beatrice Chepkoech, Shelly-Ann Fraser-Pryce, Katarina Johnson-Thompson, Sifan Hassan, Mariya Lasitskene, Malaika Mihambo, Dalilah Muhammad, Salwa Eid Naser, Hellen Obiri y Yulimar Rojas.

Sin duda el nuevo registro mundial es un gran paso para tomar la delantera en las votaciones para la entrega del premio, y Kosgei acaricia la posibilidad de ser la elegida para conseguir el galardón que el año pasado obtuvo la colombiana, Caterine Ibargüen.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO@LIsandroAbel

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.