‘El resultado no nos deja para nada satisfechos’: Comité Olímpico

‘El resultado no nos deja para nada satisfechos’: Comité Olímpico

La delegación de Colombia quedó en deuda en Centroamericanos y del Caribe.

Leidy Solís

Leidy Solís ganó un oro, pero perdió otro, en los 75 de las pesas, deporte que cumplió, pero dejó de ganar.

Foto:

Guillermo González /EL TIEMPO

04 de agosto 2018 , 08:39 p.m.

No hay caras de satisfacción en la delegación colombiana. Ninguno de sus directivos ha tapado el sol con un dedo tras la actuación de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018, que no fue buena, en la que se esperaba un mejor resultado, porque hasta se pensó con un título.

En principio se habló de recortarle camino a México, algo que fue imposible porque la delegación arrasó en las justas, no se detuvo nunca y todos los días superó a sus rivales con varios oros.

Era claro que superar los 72 oros que se consiguieron hace 4 años en Veracruz (México) se cumpliría, pero gracias al triunfo de la delegación nacional en los Juegos Bolivarianos y en los Suramericanos, todo indicaba que en condición de locales, la actuación sería histórica, pero no fue así. En las cuentas, para estar cerca de México y Cuba había que obtener entre 90 y 100 oros, y solo se lograron 79.

Desde el arranque de los Juegos, los mexicanos se pusieron al frente y día a día se hicieron más fuertes, no solo por su buena preparación y presentación, sino porque se aprovecharon del mal momento de Cuba y Colombia.

Ya en el quinto día de competencias, en Colombia se acabaron las cuentas alegres, y la opción de ganar las justas se fue al suelo porque ya se perdían oros en deportes fuertes como ciclismo y patinaje; las cuentas no cuadraban.

Y, la segunda semana, el conteo sí que se vino al piso porque, además del repunte cubano y de que México no bajaba los brazos, Colombia no reaccionó como era de esperarse. “El resultado no nos deja para nada satisfechos. La idea era hacer la mejor participación histórica por los antecedentes que traíamos y por la localía, pero no se nos dio”, dijo públicamente Baltazar Medina, presidente del Comité Olímpico Colombiano.

El dirigente aseguró que la participación en las justas será analizada y que se tomarán correctivos.

“Después de lo que pasó nos reuniremos, analizaremos paso por paso lo que pasó y tomaremos determinaciones”, dijo.

Para Medina, tal vez una de las causas del bajón deportivo fue el poco tiempo que ser tuvo entre la finalización de los Juegos Suramericanos (8 de junio) y el arranque de los Centroamericanos y del Caribe (19 de julio). “No es ninguna disculpa, pero hay que tenerlo en cuenta. La otra: participamos sin deportistas que por lesiones no pudieron estar, como Yuri Alvear, Mariana Pajón y Óscar Figueroa”, precisó.

Si analizamos este punto, hay que decir que el tiempo corto de recuperación pasa en los deportes de fondo, no en los de las distancias cortas o de velocidad.

Helmuth Bellingrodt, el jefe de misión de Colombia, señaló que deportes como ciclismo, tiro con arco, boxeo tuvieron un bajón, no respondieron.

“Hay que mirar de acá en adelante. Que nos pase esto en la mitad del ciclo es bueno, pero hay que decir que éramos locales y la idea era responder”, señaló Bellingrodt.

En el 2014, Colombia perdió el segundo lugar con México por 53 títulos; esta vez, la diferencia fue de 52. Con Cuba, la cuenta sí cambió: en Veracruz se perdió por 51 metales dorados, y esta vez se terminó a 23; claro, los deportistas de la isla tampoco están contentos, bajaron respecto a las justas anteriores, y Colombia no lo supo aprovechar.

El ciclismo es el deporte señalado. Cada vez que en la delegación hablan de lo ocurrido, las ruedas y los pedales se ganan las críticas más fuertes. Y no es para menos.

La pista, en Veracruz, aportó 7 oros; el BMX, uno; la ruta, dos y el ciclomontañismo, uno, para 11 títulos, pero esta vez se quedó corto: solo 5. Entre cuentas se dejaron de ganar 7 medallas doradas.

Pesas cumplió, como siempre. Fue el deporte que más aportó primeros puestos: 13, pero cuatro primeros lugares quedaron en el aire.

“Respondimos. Ahora podemos hablar de lo que se dejó de ganar, pero las pesas cumplieron”, señaló Oswaldo Pinilla, el técnico.

Acá lo que hay que analizar es que tanto ciclismo como pesas son bien importantes en la segunda y más dura parte de este ciclo olímpico: Juegos Panamericanos 2019 (Lima) y Juegos Olímpicos 2020 (Tokio), pues son deportes en los que se confía para superar lo que se hizo en el ciclo anterior.

El atletismo tuvo un buen progreso; de 5 oros pasó a 11, aunque se dejaron de ganar unas tres.

Bernardo Baloyes

Bernardo Baloyes, atleta colombiano

Foto:

Comité Olímpico Colombiano

Acá, entre otras causas, hay deportistas que se han quedado, pruebas en las que no se ha mejorado y siguen en deuda, como la velocidad femenina, que en Barranquilla no logró acercarse a sus rivales.

Caterine Ibargüen (oro en salto largo y triple) y Éider Arévalo se consolidaron. Además, contó con el oro técnico más valioso de Colombia en los Juegos: Bernardo Baloyes en los 200 metros planos.

Tiro con arco tenía gran expectativa: entre 4 y 5 oros era el presupuesto, pero aportaron dos. El grupo es el mismo que se ha ganado un espacio en el mundo de esta complicada disciplina. “Se nos escaparon varios oros, la actuación pudo ser mejor”, señaló Sara López tras obtener el título en el arco compuesto individual.

Sara López

Sara López, arquera colombiana.

Foto:

AFP

El boxeo mejoró, pero se esperaba más. En la cuerda colombiana se dejaron de ganar 4 finales. Fueron también importantes los triunfos de Yuberjen Martínez (49 kg), Íngrit Valencia (51) y Céiber Ávila (52); los dos primeros, medallistas olímpicos en Río, y el tercero, muy cerca del bronce en esa ocasión.

Y, siguiendo con los deportes de combate, pues siguen en deuda: su respuesta no fue la esperada, y entre lucha, judo, karate y taekwondo se dejaron escapar al menos 5 primeros lugares. Jackeline Rentería, en lucha, no encuentra su camino, y esta vez Yuri Alvear (judo) no estuvo por lesión.

“Se analizará por cada federación su participación. A cada una se le dio lo que pidió para la preparación, ajustado al criterio de la parte técnica del comité”, declaró Medina.

Paro es injusto reclamarle al atletismo y a las pesas, que dieron buenos oros, ¿y los demás qué? ¿Dónde está el progreso? ¿Dónde están los avances?

Lo bueno

De ahí en adelante habría que mirar con pinzas las actuaciones de otros deportes que habían estado en el filo de la navaja, cumplieron con lo mínimo, se estancaron y lograron lo mismo que en el 2014 o quedaron en deuda con pocos oros, como la natación, clavados, gimnasia artística, esgrima, nado sincronizado.

En la natación carreras hay que destacar a Isabella Arcila, que fue la multimedallista, con cuatro oros (5 y 100 estilo libre, 50 y 100 espalda), preseas con las que llegó a 11 en este ciclo.

Isabella Arcila

Isabella Arcila, nadadora colombiana.

Foto:

Vanexa Romero/EL TIEMPO

Buena recuperación mostró el bolo, que se había quedado, pero esta vez puso sobre la mesa cinco medallas de oro.

Un capítulo aparte merecen los deportes de conjunto. Disputaron cinco finales y se ganó el oro en el baloncesto femenino, el fútbol masculino, en polo acuático y el rugby masculino y femenino; lo anterior, para esta primera parte del ciclo, es excelente.

El baloncesto masculino y el voleibol de damas y varones llegaron a la final, pero aunque perdieron salvaron su participación porque por primera vez se acercaron a una final.

A la hora de los balances, los números hacen que no se pierda la realidad, y en este ciclo tiene los suyos. En los Juegos Bolivarianos, la delegación pasó de ganar 166 oros en las justas del 2013 a 213 en el 2017; eso equivale al 28 por ciento. En los Juegos Suramericanos del 2014 se obtuvieron 53 primeros puestos por 94 en el 2018, un 77 por ciento más alto, mientras que en los Centroamericanos y del Caribe del 2014 se ganaron 72 metales dorados por 79 en Barranquilla, el nueve por ciento, comparaciones que se deben tener en cuenta a la hora de los análisis.

“El pronóstico está por debajo de lo que se hizo en Veracruz; eso nos da la opción de reunirnos con todas las federaciones, sin importar si cumplieron en barranquilla o no. La idea debe ser mirar lo que pasó y ajustar en todos los sentidos en busca de no perder el camino”, precisó el dirigente.

Es mejor que esta actuación hubiera pasado en ahora, porque hay manera de replantear, y no en los Panamericanos o en Olímpicos, donde no hay dónde reaccionar. Los resultados dicen que se falló, pero hay tiempo para analizar y tomar correctivos.

LISANDRO RENGIFO
Enviado especial de EL TIEMPO
Barranquilla
En Twitter: @lisandroabel

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.