Yerry Mina: listo para regresar, en un año de altas y bajas

Yerry Mina: listo para regresar, en un año de altas y bajas

Este domingo podría ser su estreno con el Everton, luego de tres meses y medio sin jugar.

Yerry Mina

Yerry Mina, defensor del Everton.

Foto:

Tomado de @Everton

Por: PABLO ROMERO
20 de octubre 2018 , 09:20 p.m.

Un día de enero, Yerry Mina dormía en la cama del Palmeiras. Al siguiente, amaneció en la comodidad del Barcelona. Se enteró de que no era un sueño cuando le estrechó la mano a Messi. Pero allí tuvo meses de pesadillas, porque no jugaba. Llegó el Mundial de Russia, y desde lo alto, desde donde mete sus cabezazos de gol, tuvo brillo de estrella. Pero cuando despertó de ese sueño dulce y real, el Barça ya no lo quería. Llegó al Everton, donde aún no comienza su historia. Este domingo, al fin, podría jugar su primer partido en Inglaterra. Ha tenido un año especial y contradictorio.

El viernes pasado, el técnico del Everton, Marco Silva, confirmó que Yerry Mina está listo para jugar su primer partido en el club, el primero desde que llegó, hace dos meses y medio. Su debut se ha aplazado más de la cuenta porque Mina ha tenido lesiones y recaídas. Su semestre ha sido de paciencia e impaciencia. Lejos de la competencia.

Ya lleva más de tres meses sin jugar, desde aquel duelo contra Inglaterra en el Mundial, cuando se levantó para gritar un gol que aún tiene ecos. Se lesionó justo cuando celebró. “Salí con un aductor reventado”, dijo ese día Mina. Llegó lesionado al Everton, y allí comenzó su recuperación, pero los partidos fueron pasando y él seguía ausente. Cuando ya estaba listo para jugar, en septiembre, sufrió una nueva lesión en un entrenamiento; extraoficialmente se dijo que fue una fisura en un dedo del pie. Le tocó seguir con la espera, que ha sido larga y quizá desesperante, hasta hoy, cuando está convocado para el partido contra Crystal Palace. Al fin, Mina podría estrenarse en la Liga Premier inglesa.

El año contradictorio

Yerry Mina debería estar todavía flotando en el estadio Spartak de Moscu, cuando les metió ese gol de cabeza a los ingleses, que puede estar entre los más gritados de todo el Mundial. Su estadía en Rusia fue fantástica. Hizo tres goles y fue el goleador de la Selección. Demostró que es un defensor que domina el pasto y las alturas. De su mano y por su cabeza, Colombia llegó a octavos y casi pasa a cuartos.

El mundo habló de ese zaguero de 1,96 metros de estatura que brillaba con Colombia y pertenecía al Barcelona. Eso pudo haber entusiasmado al club catalán para conservarlo, para darle más tiempo, para darle oportunidades, para que su paso por allí no fueran tan efímero. Pero no.

Su travesía por Barcelona fue fugaz: se confirmó su contratación el 11 de enero, y dos días después ya tenía puesta la camiseta blaugrana. El día de su presentación pudo ser el más feliz: entró al césped del Camp Nou, las cámaras lo asediaban, algunas banderas colombianas ondeaban en las tribunas, que tuvieron una buena cantidad de fanáticos dándole la bienvenida. Yerry sonreía y parecía disimular nerviosismo, levantaba los pulgares.

El público esperaba que cogiera la pelota, como en todas las presentaciones, pero Mina primero se quitó los guayos y las medias para caminar descalzo por una hierba que quería hacer suya; luego se calzó y complació a los que esperaban que tocara el balón. Después lanzó un gritó de batalla: “¡Visca Barça!”. Sin duda, Mina tenía sueños y expectativas allí. Pero todo pasó tan rápido como un ventarrón.

Jugó apenas siete partidos oficiales. No tuvo tiempo ni de demostrar que dominaba las alturas, que hacía goles. Sin embargo, nadie le quita que se dio el lujo de jugar en el Barcelona, al lado de Messi, ni que quedó en la lista del plantel que ganó la Liga de España y la Copa del Rey. Estuvo en el Barça, aunque no brilló en el Barça. Entonces llegó la medianoche y terminó el encanto.

El reto en Inglaterra

Qué iba a pensar Mina que tras anotarle a Inglaterra ese gol mágico no iba a convencer al Barcelona, sino a despertar el interés británico. Estuvo cerca del Manchester United y finalmente, después de mucha espera y zozobra, llegó al Everton, el último día del mercado de pases, por 30 millones de euros. Negocio redondo para los catalanes, que invirtieron casi 12 millones. “Sé que es un equipo competitivo. Un club que trabaja fuerte y lucha por alcanzar los objetivos”, dijo Mina al llegar.

Ser parte de una liga tan fuerte y competitiva como la inglesa no está nada mal para Mina, lo malo es que no ha podido jugar, y, por lo tanto, tampoco adaptarse. Se perdió el arranque de la Liga Premier, que ya va en la fecha nueve, y dos convocatorias de la Selección Colombia. El técnico Silva no lo confirmó para el juego de este domingo pero dio una luz de esperanza. “Mina podría estar en el enfrentamiento”, dijo, y lo convocó.

Así que todo está dado para que Mina al fin aparezca en el campo del Goodison Park, para que, seguramente,
se descalce y con la planta de los pies pise el pasto inglés y lo haga suyo.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @PabloRomeroET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.