close
close
Secciones
Síguenos en:
Meluk le cuenta... (Colombia: perder contra Brasil no da para dramas)

Meluk le cuenta... (Colombia: perder contra Brasil no da para dramas)

Tan cerca y tan lejos. Otra vez queda esa sensación de que se pudo, pero no... Finalmente no se pudo y Colombia cayó 1-0 contra Brasil en la visita al superlíder invicto de la eliminatoria suramericana del Mundial de Catar 2022.

Lo invitamos a leer: (A James Rodríguez le habrían hecho cancelar cenas en Brasil) 

Como pasó en la reciente Copa América, mejor dicho, como ha pasado y pasa casi siempre, Brasil impuso su jerarquía, su control, su poder y ganó merecidamente.
Para sacarle así sea un empate a Brasil hay que hacer un partido sin fallos en defensa, porque en un solo error se pierde esa milla extra que se corrió, esa patada que se pegó, esa amarilla que se permitió, ese carácter que se mostró, esa personalidad y entrega que se brindó.

Se luchó, pero no bastó. Colombia montó un plan muy interesante que sorprendió de entrada y que mantuvo un control general en el primer tiempo, con un 4-1-4-1 en la mitad con Barrios de cabeza de área y Yairo Moreno de interior con Lerma. Cuadrado y Díaz se encargaron de las bandas. Muchos en el medio para proteger a una defensa que por primera vez jugó junta y que, de base, se comportaba bien y con seguridad.

Los cambios aflojaron a Colombia
COlombia brasilColombia brasil
Foto:

Así, además, creó peligro en salidas rápidas que terminaron en remates de Barrios, Zapata (un latigazo apenas alto), Díaz (¡qué cerca estuvo!) y Cuadrado.

Pero Brasil tenía la pelota y tuvo la más clara opción con un tiro de Danilo que pegó en la base del vertical. A pesar de esa, y de un cabezazo de humo de Marquinhos en un córner, el primer tiempo ocurrió lejos del arco de Ospina. Parecía que, esta vez, el hijo le ponía a Guillermo Tell la manzana en la cabeza.

Pero el segundo tiempo cambió. Colombia pareció quedarse físicamente y Brasil despacito, pasito a pasito, suave suavecito, fue pegando a Colombia contra su arco poquito a poquito, pero sin ser una herradura, una avalancha. La amenaza de Brasil era latente, pero Colombia no sufría el partido, a pesar de que todos sus jugadores se pararon detrás de la línea de la pelota. El equipo pareció irse quedando sin piernas, sin oxígeno.

Los cambios de Rueda, en lugar de recuperar la seguridad, hicieron que la Selección aflojara. No le salieron. Sacó a Mojica y Yairo pasó a ser lateral: allá perdió tres veces. No fue tranca. Entró Cuéllar para ser cuña en el medio y por su zona Neymar y Paquetá armaron la jugada de gol en el minuto 72, con un puntazo final entre Dávinson y Tesillo, los centrales, que Ospina apenas manoteó.

Poco sirvió que cambiara todo el ataque. Primero relevó a Zapata y Díaz (¿Díaz, con poco eso sí, era la esperanza más próxima de que pasará algo en el ataque?) por Borja y Roger Martínez. No pasó nada. Para el remate del juego entraron James y Muriel, pero el equipo no reaccionó más, no hizo un solo tiro al arco en todo el segundo tiempo.

Así se consumó el dominio de un Brasil que fue suficiente, y al que para vencerlo o igualarlo se necesita más que actitud, garra, fuerza y un plan coherente: atrás no se puede fallar.

Puede ser de su interés: (El beso de Neymar al árbitro y los memes de Brasil vs. Colombia) 

Toca ganarle a Paraguay

La derrota no sella la suerte de Colombia en la eliminatoria. Además, no se perdió feo, ni jugando horrible ni por goleada. Nada de dramas, seguro. Las cuentas son claras y estrechas: toca –TOCA, ASÍ EN MAYÚSCULAS – ganarle a Paraguay (el martes), Perú y Bolivia en Barranquilla, y, de ser necesario, a Venezuela de visitantes en la última fecha.

Y aunque se den alaridos, también cabe perder con Argentina en Buenos Aires. Así es.
El déficit de puntos de Colombia está en la derrota contra Uruguay en casa (en la época de Queiroz), y los empates contra Bolivia (en La Paz) y Ecuador (en Barranquilla) en esta era de Rueda.

Colombia pareció estar cerca de la hazaña por su primer tiempo, pero estuvo lejos por la superioridad de Brasil en el segundo.

Guillermo Tell no le hizo caso a su hijo y le puso, otra vez, la manzana en la cabeza...

Meluk le cuenta....

Gabriel Meluk
Editor de Deportes
En Twitter: @MelukLeCuenta

Más de Gabriel Meluk

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.