Y tu nombre flotando en el adiós... (Opinión)

Y tu nombre flotando en el adiós... (Opinión)

Fue el homenaje de sus colegas de camiseta.

10 de agosto 2019 , 11:05 p.m.

Noche de copa en Avellaneda… Las caravanas llegan desde distintos puntos de Buenos Aires a ese arrabal industrioso, cruzando el puente que une la Capital Federal con la Provincia de Buenos Aires. Es todo lo mismo, una continuación de la inmensa urbe, pero juridisdiccionalmente son comarcas diferentes. Avellaneda, antiguo extramuro de la gran ciudad, inundada de frigoríficos, curtiembres, metalúrgicas, talleres y depósitos, hogar de clase trabajadora, es la cuna de dos grandes del fútbol argentino: Independiente y Racing.

Uno a doscientos metros del otro. Dos moles de concreto separadas apenas por una calle. La rivalidad hizo imposible pensar en un único estadio para ambos. Cada cual tiene su leonera. Y esa calle que los divide también tiene prosapia de número cinco: se llama Ricardo Enrique Bochini, el máximo orgullo rojo. Veinte cuadras a la izquierda hay otro club, Arsenal, veinte más a la derecha, El Porvenir. Avellaneda respira fútbol por sus cuatro puntos cardinales.

Ahí, metido entre las casas, al fondo de ellas, como escondiendo su silueta, está el Libertadores de América, renacido en 2009 después de haber sido derrumbado para hacerlo nuevo. Nadie que pase por la calle lateral -Alsina- diría que detrás de esas viviendas hay un enorme coliseo. Los extranjeros se asombran: “¿Y acá hay un estadio…?” Sí, ahí atrás. Independiente era dueño de todos esos terrenos, sin embargo, en una época de grave estrechez económica, loteó y vendió el predio que da a la calle y se construyeron casas. Ahora, lentamente, las está recomprando de a una.

Fue a comienzos de los ’60 cuando Independiente instauró esta tradición de las noches coperas. Noches festivas. Miles llegando desde el sur: Lanús, Banfield, Temperley, Sarandí, Bernal, Quilmes, zonas de fuerte influencia roja; miles llegando desde Capital y distintos puntos del Gran Buenos Aires. Los boliches desbordantes, el humo de las parrilladas, los cuidacoches haciendo su agosto, aunque no cuidan nada, apenas empieza el partido se meten a verlo. Y la promesa siempre latente de una nueva hazaña del Rey de Copas. Tenga buen equipo o no, lo obliga la historia a Independiente. Hay que ganar, jugar buen fútbol y meter suela, dejar todo, lo exige el aliento de la gente. Y el cuadro intenta mantener ese orgullo enhiesto. “Soy de un club que jugó siete finales de América y ganó las siete”, dice emocionado un hincha veterano. “Y nunca por penales”. Es lo edificante del fútbol: la pertenencia y la ilusión están siempre intactas.

Entramos. Por ahí le están haciendo un homenaje al Palomo Usuriaga, ídolo rojo. Ídolo instantáneo, fulminante, llegó y lo amaron. Ha venido su hermana Yolanda desde Cali. Acompañan el acto otras exglorias: Jorge Burruchaga, Luis Islas, el Beto Alfaro Moreno, por ahí anda el Chivo Pavoni, uruguayo de oro. También Ricardo Bochini. Sí, el sujeto que figura en la nomenclatura catastral está ahí, sentado en un palco con Bertoni para ver el juego. No falta nunca. Tiene el palco principal del estadio, homenaje del club a quien tanto le dio, pero no va nunca al suyo, de todos los demás palcos lo invitan: “Vení, Bocha, vení a verlo desde acá…” Todos quieren agasajar al Maestro. Lindo ambiente, muy emotivo…

Yolanda llegó junto a César Polanía, periodista caleño y miembro del equipo de producción de un documental sobre la vida del Palomo que dirige Carlos Moreno, brillante compositor de Perro come perro y Escobar, el patrón del mal. Yolanda llegó entre signos de interrogación a la Argentina, envuelta en curiosidad, preguntándose si sería cierta esa fama de ídolo de Albeiro. Recorrió los pasos de su hermano y recibió su herencia, el cariño eterno de los hinchas rojos, besos, abrazos, una plaqueta, una camiseta con su apellido. Y muestras de afecto de todo tipo, a cada paso. Exudaba felicidad. Un hincha le llevó a su hijo y le mostró el documento del niño: Albeiro Peralta. “Se lo puse por su hermano”. No lo podía creer ella.

El presidente de Independiente recibió a Yolanda, el club publicó en Twitter una brillante caricatura del crack y la cuenta explotó con los mensajes. Centenares, uno más emotivo que el otro. “Me acuerdo cuando le metió tres goles a Gimnasia en La Plata... Y ya lo ve, y ya lo ve, es el hermano de Pelé… le cantábamos. Grande, Palomo, gracias por el fútbol y la alegría que dejaste”, escribió Nando. “Negro querido, qué jugador, ¡por Dios!! Otro que está en la platea preferencial junto a Dios mirando los partidos del Rey de Copas!!”, puso Mario. Los que bordean los 40 para arriba lo adoran.

Pablo recuerda un cantito más: “Aplaudan, aplaudan, no dejen de aplaudir, los goles del Palomo que ya van a venir”. Otro tuit, de Daniel: “Un placer verlo jugar, esos enganches dentro del área, esas zancadas que dejaban parados a los defensores, fue un lujo tener semejante delantero, para mí es más ídolo el Palomo que el Kun (Agüero) sin dudas. Lástima que lo disfrutamos poco tiempo. Un abrazo, Palomo, estés donde estés”. Sebastián: “Encerrado por dos defensores en la esquina, en una baldosa y de media vuelta, sacaba un centro de gol...” Niki del Rojo: “Crack, crack, crack, ídolo de mi infancia”.

Si él supiera… Pero Yolanda sí supo, se enteró ahora. Volvió a Cali con exceso de equipaje, se llevó una tonelada de amor que había sembrado Albeiro. Todo se lo ganó él en buena ley, con la espectacularidad de su juego, con su blanquísima y diáfana sonrisa. Después hubo un partido y el Rojo, por la Copa Sudamericana, le ganó a su homónimo ecuatoriano jugando a lo Independiente, atacando con furia. Fue el homenaje de sus colegas de camiseta.

Último tango...

JORGE BARRAZA
Para EL TIEMPO
EN Twitter: @JorgeBarrazaOK

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.