La final más larga del mundo, capítulo 4: no hay fallo

La final más larga del mundo, capítulo 4: no hay fallo

Este miércoles no saldría la resolución de la Unidad Disciplinaria; sigue la novela River-Boca.

Alejandro Domínguez

Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol.

Foto:

EFE

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de noviembre 2018 , 10:49 p.m.

Cada día que pasa sin que se conozca el campeón de la Copa Libertadores aumenta el novelón en que se ha convertido la definición del título. En el capítulo de este martes, los dirigentes de River Plate y Boca Juniors fueron a Asunción para, supuestamente, hablar con el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, y terminaron recibiendo una notificación: el partido se juega, sea el 8 o el 9 de diciembre, no sabe en dónde, no se sabe a qué hora, pero se juega. Eso sí, afuera de la cancha de River. Sin embargo, trascendió, según el diario La Nación, que el presidente de Argentina, Mauricio Macri, insiste en que el partido se juegue en el Monumental y para ello envió un emisario.

Ese documento que les entregó Domínguez a los dos clubes y que luego hizo público la Conmebol en su página tiene un asterisco, y ese asterisco es el que mantiene la final en el limbo y el novelón a la espera de un nuevo capítulo: “* Sujeto al fallo del Tribunal Disciplinario”.

En la Confederación Suramericana, al parecer, se están acostumbrando a que sus anuncios siempre tengan un otrosí que pueda cambiar todo. Sucedió antes de la final, cuando anunció las fechas y horarios de los dos partidos, a la espera de una reclamación de Gremio por la aparición del DT de River, Marcelo Gallardo, en el camerino de su equipo, cuando estaba suspendido. El tema no prosperó.

Ahora no se sabe. Todo juega en el terreno de las especulaciones, y más cuando hubo tres elementos que las alimentaron: el primero, el reclamo de Boca Juniors; el segundo, la apertura de un expediente disciplinario a River (anunciado, además, en el inusual horario de la medianoche del lunes en Paraguay y Argentina), y el tercero, un agregado a la demanda de Boca, que obligó al Tribunal a sacar otro comunicado en el que alarga la decisión al menos un día más.

Los argumentos

Las nuevas pruebas que aportó Boca, en las que, directamente, piden que se descalifique a River de la Libertadores y se le entregue el título al club xeneize, entraron a las oficinas de la Conmebol a las 11 de la mañana de este martes (horario local), a la misma hora en que Domínguez citó en sus oficinas a Rodolfo D’Onofrio, el presidente de River, y a Daniel Angelici, su homólogo de Boca. A partir de ese momento, concedió 24 horas a River a presentar sus descargos.

Boca se mantiene en su postura de aplicar la reglamentación tal como se hizo en 2015, cuando ellos fueron los descalificados, en octavos de final, por el ataque con gas pimienta de algunos fanáticos auriazules a los jugadores de River, antes de comenzar el segundo tiempo en La Bombonera. En esa ocasión, la Conmebol le dio el partido por perdido a Boca, lo multó con 200.000 dólares y lo obligó a jugar los siguientes 4 partidos en torneos de Conmebol a puerta cerrada.

La ampliación de la demanda, que consta de 40 páginas, incluyó una serie de videos y audios en los que pretenden demostrar que las agresiones se dieron, incluso, mucho más cerca del estadio Monumental. Además aportó pruebas de peleas e incidentes entre los propios hinchas de River en los alrededores del escenario.

Además, en el documento hay una alusión directa hacia Alejandro Domínguez, quien, en una carta abierta publicada el lunes por la noche, insistió en que la Copa debe resolverse en la cancha. “En la Conmebol que presido, el fútbol no se gana con piedras o agresiones. Lo ganan los jugadores en la cancha”, escribió Domínguez. Y Boca replicó: “Si ello es así, ¿por qué existe el inciso 1 del art. 18 del Reglamento Disciplinario, que prevé entre las sanciones posibles la descalificación de una competición?”. Y agregó: “La prudencia debe prevalecer en estas situaciones, y el presidente de la Conmebol debiera abstenerse de opinar públicamente sobre esta cuestión, ya que de esta manera está afectando gravemente la independencia del órgano disciplinario que debe resolver esta cuestión”. Boca quiere ir hasta las últimas consecuencias. Si el fallo no sale a su favor, está dispuesto a ir al TAS (Tribunal Arbitral del Deporte), así se demore el tema.

La defensa

Si Boca apela al antecedente de 2015 y agrega pruebas, River se remite a un fallo más reciente del mismo tribunal: el castigo que recibió Flamengo después de disputar, y perder, la final de la Copa Suramericana, frente a Independiente. Antes de ese partido, fanáticos del club brasileño protagonizaron incidentes en los alrededores del hotel de concentración del equipo argentino y lanzaron petardos. Al día siguiente, el bus que llevó a Independiente al Maracaná también fue atacado con piedras, y los jugadores quedaron afectados por los gases que usó la policía para dispersar a los fanáticos. El partido finalmente se disputó e Independiente ganó el título. El castigo para Flamengo fue una multa de 300.000 dólares y dos partidos a puerta cerrada.

Aún no se sabe si la final se juega. River insiste en jugar en su casa y la Conmebol estudia alternativas (véase módulo). El novelón sigue, y no parece que vaya a tener un final feliz.

DEPORTES

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.